Mu­jer an­ge­li­na rue­ga por una pró­te­sis

Pa­ra po­der ca­mi­nar, ne­ce­si­ta más de un mi­llón y me­dio de pe­sos pa­ra ad­qui­rir­la.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Cuan­do se ha­bla de una vi­da ver­da­de­ra­men­te di­fí­cil, el ca­so de Nu­bia del Car­men Me­di­na Me­di­na, es el cua­dro per­fec­to.

Hoy y en la his­to­ria que de­ta­lla­re­mos a con­ti­nua­ción, le con­ta­re­mos las ra­zo­nes por las cua­les, es­ta mu­jer, ca­rac­te­ri­za­da por su son­ri­sa y ca­li­dez, pe­se a las vi­ci­si­tu­des que le ha to­ca­do vi­vir, de­ci­dió ha­cer pú­bli­ca su his­to­ria, pa­ra bus­car en­tre la co­mu­ni­dad la po­si­bi­li­dad de con­se­guir una pier­na or­to­pé­di­ca que le per­mi­ta vol­ver a ca­mi­nar.

Su fa­mi­lia no tie­ne una si­tua­ción eco­nó­mi­ca que le per­mi­ta com­prar­la, pues la pie­za más eco­nó­mi­ca fá­cil­men­te lle­ga al mi­llón y me­dio de pe­sos.

SU HIS­TO­RIA

Nu­bia, ha de­bi­do so­por­tar una vi­da car­ga­da de com­pli­ca­cio­nes y tris­te­zas, por ello la gran for­ta­le­za que tie­ne, es un ejem­plo pa­ra mu­chos.

La mu­jer, de aho­ra 52 años, tu­vo se­rias com­pli­ca­cio­nes al mo­men­to de na­cer. Su ma­dre fa­lle­ció du­ran­te el par­to y ella que­dó con un re­tra­so men­tal. Su pa­dre la aban­do­nó, ra­zón por la cual, que­dó a car­go de sus abue­los ma­ter­nos.

Cuan­do te­nía cin­co años, su abue­la fa­lle­ció, ra­zón por la cual que­dó a car­go de su abue­lo, y una de sus tías, María Me­di­na, quien la ayu­dó y acom­pa­ñó du­ran­te su crian­za.

LA TRA­GE­DIA

En una oca­sión se pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad de que la jo­ven pu­die­se asis­tir a un co­le­gio es­pe­cial en Con­cep­ción, don­de vi­vía una de sus tías, lo que por su­pues­to, fue una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra la pe­que­ña, que pa­ra ese en­ton­ces te­nía 9 años.

Su abue­lo -úni­ca ima­gen pa­ter­na­de­ci­dió lle­var­la. En esos años, co­rría el tren de Con­cep­ción a Chi­llán, y a la al­tu­ra de Ra­pel­co -cer­ca de Mul­chén- se iban ba­jan­do. Ahí, la vi­da de Nu­bia cam­bió pa­ra siem­pre. El tren no se de­tu­vo bien y si­guió su ca­mino, sin per­ca­tar­se que Nu­bia es­ta­ba aún en la ori­lla. La pe­que­ña ca­yó en las vías del tren y fue arro­lla­da. Per­dió su bra­zo de­re­cho, su mano iz­quier­da y una de sus pier­nas.

La tía de la pe­que­ña, María Me­di­na, con­tó a La Tri­bu­na, que en esa oca­sión el tren no se per­ca­tó que ella es­ta­ba ahí. “Por suer­te el es­po­so de una so­bri­na los en­con­tró, ella se es­ta­ba de­san­gran­do y sus ex­tre­mi­da­des es­ta­ban re­par­ti­das en el lu­gar. Nos avi­sa­ron y rá­pi­da­men­te mi ma­ri­do fue a bus­car­los y los lle­va­ron al hos­pi­tal de Mul­chén” con­tó.

Fue más de un año en el que Nu­bia es­tu­vo in­ter­na­da, deam­bu­lan­do de hos­pi­tal en hos­pi­tal, des­de Mul­chén fue tras­la­da­da a Con­cep­ción y des­de ahí a Los Án­ge­les.

Ade­más, María de­ta­lló que es­tu­vo preo­cu­pa­da de ha­cer los trá­mi­tes co­rres­pon­dien­tes a una si­tua­ción así, pe­ro al mo­men­to de pre­sen­tar­se a rea­li­zar la de­nun­cia del ca­so, se en­con­tró con que só­lo la po­dían ha­cer­lo quie­nes es­ta­ban a car­go de la ni­ña. “Cuan­do ha­blé con mis her­ma­nos so­bre ha­cer la de­nun­cia, me tra­ta­ron pé­si­mo, di­cién­do­me que era una ig­no­ran­te, y que eso era pa­ra las per­so­nas huér­fa­nas y ella te­nía fa­mi­lia. Me sen­tí muy mal al no po­der ha­cer na­da por mi so­bri­na”, sos­tu­vo.

NI EDU­CA­CIÓN, NI TRA­TA­MIEN­TO

Lue­go del ac­ci­den­te de Nu­bia, su tía María in­ten­tó que­dar­se al cui­da­do de ella, pe­ro no qui­sie­ron pa­sár­se­la. “Con mi es­po­so in­ten­ta­mos que­dar­nos con ella, pe­ro fue inú­til, mis her­ma­nos me de­cían que no y que con ellos es­ta­ba bien”, ex­pre­só.

Si pen­só que ahí ter­mi­na­ba su ma­la for­tu­na, no es así.

La pe­que­ña, se­gún con­ta­ron a La Tri­bu­na, si­guió a car­go de unos tíos, tiem­po en el que ella no tu­vo ac­ce­so a edu­ca­ción, ni me­nos al tra­ta­mien­to de re­cu­pe­ra­ción que ella ne­ce­si­ta­ba por la pér­di­da de sus ex­tre­mi­da­des.

María Me­di­na ex­pli­có que “mis her­ma­nos no la qui­sie­ron man­dar al co­le­gio, y no la en­via­ron a tra­ta­mien­to, y co­mo el mé­di­co que la ha­bía vis­to me di­jo que ne­ce­si­ta­ba una reha­bi­li­ta­ción, yo hi­ce to­dos los trá­mi­tes, y don­de fue acep­ta­da, pe­ro al mo­men­to en que la fue­ron a bus­car pa­ra lle­var­la a la Te­le­tón, se me vi­nie­ron mis her­ma­nos en­ci­ma y no qui­sie­ron pa­sár­me­la. Per­dí to­do eso”.

Lue­go de un tiem­po, Nu­bia fue lle­va­da a vi­vir a Mul­chén, a la ca­sa de un tío, y la es­po­sa de es­te le pres­ta­ba to­dos los cui­da­dos que re­que­ría la jo­ven. María Me­di­na te­nía más tran­qui­li­dad, ya que pen­só que aho­ra ella es­ta­ría bien, pe­ro no fue así, ya que la mu­jer ter­mi­nó vi­vien­do en con­di­cio­nes muy pre­ca­rias, ca­si in­hu­ma­nas.

“Cuan­do se fue a Mul­chén, ahí es­ta­ba bien has­ta que fa­lle­ció mi nue­ra, ella la que­ría mu­cho y la cui­da­ba, des­pués de eso mi her­mano se vol­vió a ca­sar y la nue­va es­po­sa la tra­ta­ba muy mal”.

Tras es­to, agre­gó que la te­nían vi­vien­do en con­di­cio­nes de­plo­ra­bles. No le ha­cían aseo, dor­mía de­ba­jo de la es­ca­le­ra en una al­fom­bra, “ellos sa­lían se­ma­nas en­te­ras, que­da­ba so­la en la ca­sa en­ce­rra­da, le de­ja­ban pan y agua pa­ra co­mer, y ella con­ta­ba que co­mía con los ga­tos, por­que se subían a la me­sa a co­mer lo que le ha­bían de­ja­do a ella”.

Igual­men­te, aña­dió que fue una ve­ci­na de la mu­jer, la que se trans­for­mó en una es­pe­cie de án­gel de la guar­da, ya que ella la es­cu­cha­ba llo­rar, ra­zón por la cual la vi­si­ta­ba pa­ra po­der dar­le un po­co de co­mi­da, ta­par­la en la no­che y acos­tar­la.

“Yo em­pe­cé a ir a ver­la, le lle­va­ba ro­pa y co­mi­da, de to­do, y el ra­ti­to que es­tá­ba­mos no­so­tros le dá­ba­mos de co­mer, y cuan­do des­pa­re­cía­mos di­ce ella que no le da­ban na­da”, ase­gu­ró María.

Ade­más, has­ta ese mo­men­to Nu­bia es­ta­ba sin tra­ta­mien­to al­guno, no la lle­va­ban a sus con­tro­les, des­preo­cu­pán­do­se com­ple­ta­men­te de ella. “Le ha­bían en­tre­ga­do un gan­cho pa­ra que pu­die­ra co­mer, y se lo bo­ta­ron, le po­nían co­mi­da y co­mía co­mo un pe­rri­to”, con­tó.

A pe­sar de es­to, una de las her­ma­nas de María que se en­con­tra­ba en Santiago, lo­gró lle­vár­se­la pa­ra re­ci­bir reha­bi­li­ta­ción en la Te­le­tón, lo que no du­ró mu­cho, ya que su her­mano la fue a bus­car pa­ra lle­var­la nue­va­men­te de vuel­ta a Mul­chén. “Mi her­mano via­jó a bus­car­la por­que ne­ce­si­ta­ba que le fir­ma­ra pa­ra dar­le el po­der a su es­po­sa y si­guie­ran co­bran­do la pla­ta de la pen­sión de Nu­bia”, en­fa­ti­zó.

LA LU­CHA POR QUE­DAR­SE AL CUI­DA­DO DE NU­BIA

Des­pués que el her­mano de María fa­lle­ció, es­ta ha­blo con su ma­ri­do pa­ra pe­lear por te­ner a Nu­bia ba­jo su cui­da­do y lle­vár­se­la a vi­vir con ellos.

Ya de­ci­di­da, y con­tan­do con el apo­yo de su es­po­so, María par­tió rum­bo a Mul­chén a bus­car a su so­bri­na.

“Ha­blé con una asis­ten­te so­cial del hos­pi­tal de Mul­chén, me en­tre­gó un pa­pel pa­ra lle­var­lo a Ca­ra­bi­ne­ros y me la en­tre­ga­ran. Ob­via­men­te me sa­lió pe­lea con mi cu­ña­da, fi­nal­men­te me la en­tre­gó, lu­ché har­to, pe­ro me la tra­je, lle­gué a los Án­ge­les e hi­ce to­dos los trá­mi­tes pa­ra que­dar­me con ella”, se­ña­ló.

Ape­nas lle­ga­ron, Nu­bia fue lle­va­da al con­sul­to­rio pa­ra que la exa­mi­na­ran y ver en las con­di­cio­nes que es­ta­ba, el diag­nós­ti­co no fue muy alen­ta­dor, ya que pre­sen­ta­ba una se­ve­ra des­nu­tri­ción -no al­can­za­ba a pe­sar 40 ki­los-, ya no te­nía dien­tes y pre­sen­ta­ba mal olor, pro­duc­to de no preo­cu­par­se de su cui­da­do per­so­nal, ade­más la pró­te­sis de su pier­na ya le ha­bía he­cho una he­ri­da que le es­ta­ba pu­drien­do la piel.

“El doc­tor la vio, le dio unas pas­ti­llas por­que, ade­más ella pre­sen­ta­ba ata­ques de epi­lep­sia, y tam­po­co le da­ban los re­me­dios, se los de­ja­ban en­ci­ma de la me­sa, ella a ve­ces se to­ma­ba tres o cua­tro, qui­zás cuán­to se to­ma­ba y si es que lo ha­cía”, de­cla­ró Me­di­na.

Aho­ra Nu­bia es­tá - ha­ce 20 años- le­gal­men­te ba­jo el cui­da­do de María, con sus re­me­dios y con­tro­les al día.

UNA NUE­VA PRÓ­TE­SIS

Si bien du­ran­te es­tos 20 años que Nu­bia es­tá jun­to a su tía María ha lo­gra­do re­cu­pe­rar su sa­lud, su son­ri­sa y man­te­ner las con­di­cio­nes que su en­fer­me­dad y pér­di­da re­quie­ren, tie­ne la ur­gen­te ne­ce­si­dad de ad­qui­rir una nue­va pró­te­sis pa­ra po­der ca­mi­nar.

Por tal mo­ti­vo, su tía ex­pli­có que la mu­jer aho­ra se en­cuen­tra en si­lla de rue­das.

Su pró­te­sis es­tá en muy mal es­ta­do y ne­ce­si­ta ur­gen­te que la ayu­den.

Es­pe­ran­za­da de te­ner una ayu­da de la gen­te, fi­nal­men­te, María re­cal­có que “es­pe­ro que Dios me de vi­da su­fi­cien­te pa­ra que pue­da acom­pa­ñar a la Nu­bia el res­to de su vi­da y que sea fe­liz”.

QUIE­NES QUIE­RAN con­tac­tar­se con Nu­bia, pue­den ob­te­ner los da­tos en el te­lé­fono de dia­rio La Tri­bu­na 43-2311115.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.