Di­les que no te ma­ten: nues­tra ve­ci­na “la bom­be­ra”

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ives Or­te­ga Poe­ta

El tiem­po de ca­lle le ha per­mi­ti­do ob­ser­var to­do cuan­to ha­ya que so­por­tar, tam­bién se tie­nen ne­ce­si­da­des, la men­di­ci­dad no es lo su­yo, no acu­de a la igle­sia, cuan­do fue ne­ce­sa­rio que exis­tie­ra se vino to­do de gol­pe y en­tre gol­pes de­ci­dió ves­tir­se así co­mo de ver­de­jo.

Ahí es­tá, un mon­tón de ha­ra­pos re­cu­bier­tos en ho­llín, dan­zan­do jun­to a la som­bra al com­pás de sus ma­nos oxi­da­das, ca­mi­na a ra­tos con des­con­fian­za, pe­ni­ten­te, per­pe­tua, yen­do y vi­nien­do, de aquí pa­ra allá, ni si­quie­ra es­ca­pan­do del sol; ni si­quie­ra es­ca­pan­do de los fe­li­gre­ses ci­ta­di­nos y lla­nos a quie­nes les lla­ma la aten­ción, se ve sen­ta­da en la es­tre­chez de ese in­fi­ni­to y pa­ten­ta­do te­rri­to­rio don­de ha­bi­ta. A me­dio día le vi en­fi­la­do ha­cia el sur; por ca­lle Co­lón, sor­tean­do los ves­ti­gios del pre­ten­cio­so bu­le­var que lle­va­mos den­tro; mur­mu­ran­do y re­zon­gan­do; de fren­te en al­to tran­si­ta por la ve­re­da orien­te ex­tra­via­da en la va­gua­da de es­ta ciu­da­de­la, car­ga so­bre sus hom­bros cos­tum­bres, abas­tos e ideas ne­ce­sa­rias pa­ra su exis­tir, no al­ma­ce­na, no aca­pa­ra, no obe­de­ce, no ejer­ce más que de ca­mi­nan­te o es­ta­cio­na­ria lle­va­da por la con­tem­pla­ción ha­cien­do mue­cas, el tiem­po de ca­lle le ha per­mi­ti­do ob­ser­var to­do cuan­to ha­ya que so­por­tar, tam­bién se tie­nen ne­ce­si­da­des, la men­di­ci­dad no es lo su­yo, no acu­de a la igle­sia, cuan­do fue ne­ce­sa­rio que exis­tie­ra se vino to­do de gol­pe y en­tre gol­pes de­ci­dió ves­tir­se así co­mo de ver­de­jo, to­da gris, to­da azul, to­da ocre, pro­cu­ran­do ocul­tar la be­lle­za de la mu­jer ba­jo la ca­pu­cha que re­sis­te do­li­da, la ob­ser­vo con los mis­mos ojos con que ob­ser­vo tam­bién a mi fa­mi­lia y no en­cuen­tro ma­yús­cu­las en su vo­ca­blo, en su rús­ti­ca mo­ral con que co­rri­ge a las mu­cha­chas en ve­rano. – Ahí es­tá la po­bre se­ño­ra-, di­cen al­gu­nos; la apun­tan con el de­do; res­pin­gan la na­riz; se ha­cen a un la­do, es tiem­po de mi­rar­la co­mo a una her­ma­na, co­mo a una ve­ci­na que ha dis­pues­to sus bie­nes tam­bién en el pai­sa­je en la co­mu­na de San­ta María de Los Án­ge­les, acá en las fron­te­ras con el Bío Bío, y con el res­to de las fron­te­ras im­pues­tas en nues­tro Chi­le; por el va­lor de las co­sas, el con­su­mo, las deu­das, y las tram­pas ci­vi­les y mi­li­ta­res que im­pi­den a to­da cos­ta que se res­pe­te La De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos: “to­da per­so­na tie­ne de­re­cho a un ni­vel de vi­da ade­cua­do que le ase­gu­re, así co­mo a su fa­mi­lia, la sa­lud, el bie­nes­tar, y en es­pe­cial la ali­men­ta­ción, el ves­ti­do, vi­vien­da, asis­ten­cia mé­di­ca y los ser­vi­cios so­cia­les ne­ce­sa­rios; tie­ne asi­mis­mo de­re­cho a los se­gu­ros en ca­so de des­em­pleo, en­fer­me­dad, in­va­li­dez, viu­dez, ve­jez u otros ca­sos de pér­di­da de sus me­dios de sub­sis­ten­cia por cir­cuns­tan­cias in­de­pen­dien­tes de su vo­lun­tad”. Nues­tra ve­ci­na no dis­ta de la po­bre­za en­cu­bier­ta en el pe­rí­me­tro cén­tri­co de la ciu­dad, se mul­ti­pli­ca día a día en pla­zas, ca­lles, ba­rrios, tam­bién, en los ex­tra­mu­ros y ni­chos lla­ma­dos ha­bi­ta­cio­na­les pa­ra que dor­mi­ten los obre­ros, tem­po­re­ros, em­plea­das de tien­da, de ser­vi­cios pú­bli­cos y pri­va­dos, pro­fe­sio­na­les to­dos de nues­tro Chi­le. Pe­ro no, aún no he­mos caí­do, he­mos es­ta­do, es­ta­mos y es­ta­re­mos aque­llos que ca­mi­na­mos por la vi­da y la dig­ni­dad, los que nos su­ma­mos en el sa­lu­do ho­nes­to, las mi­les de fa­mi­lias que cree­mos po­si­ble el que nos de­mos un tra­to de­cen­te, co­mo que exis­ta un “Sis­te­ma Digno y So­li­da­rio de Pen­sio­nes úni­co y pa­ra to­dos”. Por­que he­mos mar­cha­do, mar­cha­mos y mar­cha­re­mos por el sa­cri­fi­cio hu­mano im­pues­to a nues­tros ve­ci­nos aban­do­na­dos, co­mo nues­tra her­ma­na y ve­ci­na “la bom­be­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.