¿Qué va­lor im­por­ta más, la jus­ti­cia o la paz?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Cons­tan­za Fer­nán­dez Dan­cea­nu Abo­ga­da y ana­lis­ta internacional Di­rec­to­ra de Cien­cias Po­lí­ti­cas y Ges­tión Pú­bli­ca USS

Siem­pre des­pués de una gue­rra vie­ne una pre­gun­ta que di­vi­de a la so­cie­dad: ¿qué va­lor im­por­ta más, la jus­ti­cia o la paz? El do­min­go 2 de oc­tu­bre Co­lom­bia no vo­tó con­tra la paz. Vo­tó por la jus­ti­cia. El re­sul­ta­do de los 4 años de ne­go­cia­ción en­tre el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos y las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia (FARC) de­bía ser apro­ba­do por un ple­bis­ci­to a tra­vés de la pre­gun­ta “¿Apo­ya el acuer­do fi­nal pa­ra la ter­mi­na­ción del con­flic­to y la cons­truc­ción de una paz es­ta­ble y du­ra­de­ra?”. El 50,21% que vo­to ‘no’ cree que la ver­da­de­ra paz no pue­de al­can­zar­se si exis­te im­pu­ni­dad.

Uno de los ma­yo­res pro­ble­mas del acuer­do es que se in­dul­ta a quie­nes ha­yan co­me­ti­do de­li­tos me­no­res y só­lo se pe­na­li­za con tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio a los au­to­res de crí­me­nes gra­ves que coope­ren con la jus­ti­cia. Sin per­jui­cio de que se es­ta­ble­ce un me­ca­nis­mo de jus­ti­cia tran­si­cio­nal – la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz ( JEP)– que po­dría con­de­nar con cár­cel a aque­llos que no co­la­bo­ren y no se com­pro­me­tan a re­pa­rar a las víc­ti­mas, la per­cep­ción de im­pu­ni­dad ca­ló de­ma­sia­do hon­do. La con­tra­ca­ra de es­ta mo­ne­da se re­su­me en las pa­la­bras de la can­ci­ller co­lom­bia­na, María Án­ge­la Hol­guín: “Las FARC no van a de­jar las ar­mas pa­ra ir­se a la cár­cel”.

Otro gran pro­ble­ma del acuer­do es la ele­gi­bi­li­dad po­lí­ti­ca de los gue­rri­lle­ros. En­tre otras ga­ran­tías, en él se ase­gu­ra un par­ti­do po­lí­ti­co pa­ra las FARC con cin­co es­ca­ños ga­ran­ti­za­dos en el Se­na­do y otros cin­co en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, por dos pe­río­dos con­se­cu­ti­vos, sin im­por­tar los crí­me­nes que pue­da ha­ber co­me­ti­do quien os­ten­ta el car­go.

Ca­be re­cor­dar que la gue­rra en Co­lom­bia ha si­do el con­flic­to ar­ma­do más pro­lon­ga­do de Amé­ri­ca. Du­ró más de cin­co dé­ca­das. Se es­ti­man 220.000 muer­tos, 45.000 des­apa­re­ci­dos, 27.000 se­cues­tra­dos y cer­ca de 6 mi­llo­nes de des­pla­za­dos in­ter­nos. Con es­to en men­te es di­fí­cil es­pe­rar que el país pue­da sim­ple­men­te ol­vi­dar.

Juan Ma­nuel San­tos re­ci­bió el Pre­mio No­bel de la Paz. Las ra­zo­nes del Co­mi­té pa­ra en­tre­gar el ga­lar­dón son pre­miar los es­fuer­zos del man­da­ta­rio en el pro­ce­so de paz con las FARC e ins­tar a la con­ti­nua­ción del diá­lo­go pa­ra que el pro­ce­so no mue­ra tras el fra­ca­so del re­fe­ren­do. Aun­que el pre­mio ha­ya si­do di­ri­gi­do al pre­si­den­te, su real des­ti­na­ta­rio es el pue­blo de Co­lom­bia. Más allá de la for­ma en que se adop­te un acuer­do o in­clu­so más allá de su con­te­ni­do, la vo­lun­tad po­lí­ti­ca y so­cial pa­ra que rei­ne la paz es ab­so­lu­ta­men­te des­ta­ca­ble. Que­da úni­ca­men­te es­pe­rar que efec­ti­va­men­te se lo­gre un acuer­do, ya que si se rom­pe el ce­se al fue­go, con­ti­nuar con las ne­go­cia­cio­nes se ha­ce prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble.

Aun­que el pre­mio ha­ya si­do di­ri­gi­do al pre­si­den­te, su real des­ti­na­ta­rio es el pue­blo de Co­lom­bia. Más allá de la for­ma en que se adop­te un acuer­do […], la vo­lun­tad po­lí­ti­ca y so­cial pa­ra que rei­ne la paz es ab­so­lu­ta­men­te des­ta­ca­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.