So­cie­dad in­clu­si­va, jus­ta y desa­rro­lla­da

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Re­na­to Se­gu­ra

Cons­truir una so­cie­dad in­clu­si­va, don­de la jus­ti­cia so­cial y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co co­exis­tan en for­ma ar­mó­ni­ca y vir­tuo­sa, ha si­do la es­tra­te­gia do­mi­nan­te en la vi­sión de po­lí­ti­ca pú­bli­ca, al me­nos en el pa­pel.

La pra­xis de di­cha po­lí­ti­ca, sin em­bar­go, mues­tra otra co­sa, en la cual pri­ma la vi­sión par­ti­cu­lar del mo­de­lo de so­cie­dad. Por ejem­plo, la in­clu­si­vi­dad so­cial que­da en en­tre­di­cho cuan­do se ob­ser­va in­con­gruen­cia en el ac­tuar de la au­to­ri­dad. Los ac­tos pú­bli­cos de go­bierno es­tán col­ma­dos de emo­ción, cuan­do se re­cuer­da las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos ocu­rri­dos en el Chi­le de ha­ce más de 30 años, lo que con­tras­ta con la frial­dad y dis­tan­cia que la au­to­ri­dad asu­me al mo­men­to de en­fren­tar los re­pro­ches so­cia­les por su in­sen­si­bi­li­dad fren­te a los ac­tos ac­ción u omi­sión, de los or­ga­nis­mos pú­bli­cos, fren­te a su no­ta­ble aban­dono del de­ber cons­ti­tu­cio­nal en pro­te­ger la vi­da de cen­te­na­res de per­so­nas fa­lle­ci­das que es­ta­ban ba­jo su cui­da­do y res­pon­sa­bi­li­dad.

El re­pro­cha­ble com­por­ta­mien­to de la au­to­ri­dad, sin em­bar­go, es el re­fle­jo de una so­cie­dad que ha in­vo­lu­cio­na­do ha­cia el in­di­vi­dua­lis­mo de­sen­fre­na­do. De­fi­ni­ti­va­men­te, se ha atro­fia­do la ca­pa­ci­dad de las per­so­nas pa­ra po­ner­se en el lu­gar de los de­más. Al pa­re­cer, el yo in­ma­nen­te ha ga­na­do la ba­ta­lla al yo tras­cen­den­te. La vi­sión par­ti­cu­lar del mo­de­lo de so­cie­dad, do­mi­na so­bre la vi­sión de una so­cie­dad in­clu­si­va y ami­ga­ble. Le­jos de apren­der de los erro­res pa­sa­dos, Chi­le ha re­to­ma­do el ca­mino de las vi­sio­nes par­ti­cu­la­res por en­ci­ma del prin­ci­pio del bie­nes­tar so­cial.

Pe­ro es­te par­ti­cu­lar com­por­ta­mien­to de la so­cie­dad chi­le­na, no so­lo es pa­tri­mo­nio del país. Las vi­sio­nes par­ti­cu­la­res de so­cie­dad, han ge­ne­ra­do si­tua­cio­nes im­pen­sa­das en el mun­do ac­tual. Bas­ta só­lo ob­ser­var el inusual gra­do de des­ca­li­fi­ca­ción que se ha pro­du­ci­do en­tre los as­pi­ran­tes a con­du­cir la ma­yor po­ten­cia mun­dial, Es­ta­dos Uni­dos. Una pa­ra­do­ja si se con­si­de­ra que la gran­de­za de di­cho país, se ba­só fun­da­men­tal­men­te en una so­cie­dad in­clu­si­va con ca­bi­da a un am­plio aba­ni­co de vi­sio­nes de so­cie­dad.

Ad por­tas de una nue­va elec­ción pre­si­den­cial en Chi­le, la fal­ta de re­no­va­ción de liderazgos, muy pro­pia de una so­cie­dad an­cla­da en sus vi­cios y vir­tu­des del pa­sa­do, dan cuen­ta de una en­fer­me­dad que, a ni­vel local, man­tie­ne a Chi­le an­cla­do al sub­de­sa­rro­llo.

Es por ello que, a quie­nes tie­nen la pre­dis­po­si­ción a im­po­ner su vi­sión par­ti­cu­lar de so­cie­dad, se es­pe­ra que se­pan re­co­no­cer a tiem­po que, de al­can­zar su ob­je­ti­vo par­ti­cu­lar, es­tán se­pul­tan­do la so­cie­dad in­clu­si­va, más jus­ta y desa­rro­lla­da al que as­pi­ra la gran ma­yo­ría de los chi­le­nos y chi­le­nas.

La vi­sión par­ti­cu­lar del mo­de­lo de so­cie­dad, do­mi­na so­bre la vi­sión de una so­cie­dad in­clu­si­va y ami­ga­ble. Le­jos de apren­der de los erro­res pa­sa­dos, Chi­le ha re­to­ma­do el ca­mino de las vi­sio­nes par­ti­cu­la­res por en­ci­ma […] del bie­nes­tar so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.