Can­di­da­tos lim­pios: la pri­me­ra nor­ma

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Re­sul­ta cu­rio­so que exis­tan can­di­da­tos al “ho­no­ra­ble” con­ce­jo mu­ni­ci­pal, que con un pa­sa­do os­cu­ro y con ilí­ci­tos con­de­na­dos por la jus­ti­cia, ten­gan aún el des­ca­ro de pre­sen­tar­se pa­ra los co­mi­cios. Sí, la ley se los per­mi­te, pe­ro es irra­zo­na­ble.

La si­tua­ción ac­tual de la po­lí­ti­ca: des­pres­ti­gia­da y con una gran pér­di­da de con­fian­za, trae co­mo con­se­cuen­cia, el de­sin­te­rés. De ahí la ne­ce­si­dad que los par­ti­dos po­lí­ti­cos cum­plan una mi­sión ex­haus­ti­va al mo­men­to de pre­sen­tar sus di­ver­sos can­di­da­tos.

La mí­ni­ma con­duc­ta fue­ra de nor­ma, de­be ser cláu­su­la prin­ci­pal -in­de­pen­dien­te de lo que ma­ni­fies­te la ley- pa­ra to­mar la de­ci­sión de no apo­yar even­tua­les per­so­nas con as­pi­ra­cio­nes a car­gos de elec­ción po­pu­lar. Así de­be ser o así co­rres­pon­de­ría.

La úni­ca op­ción de re­en­can­tar a la ciu­da­da­nía, es ba­jo la pre­mi­sa que la ho­nes­ti­dad y la trans­pa­ren­cia, se de­be vi­sua­li­zar en los ac­to­res que ma­ne­jan el po­der. Es­to re­que­ri­ría de un cam­bio de pen­sa­mien­to y com­por­ta­mien­to que es muy di­fí­cil de pen­sar que se po­dría cum­plir sin le­yes. No so­mos lo su­fi­cien­te­men­te desa­rro­lla­dos co­mo pa­ra ac­tuar con pro­bi­dad y éti­ca si una ley no lo in­di­ca.

Pe­ro, por otro la­do, re­sul­ta cu­rio­so que exis­tan can­di­da­tos al “ho­no­ra­ble” con­ce­jo mu­ni­ci­pal, que con un pa­sa­do os­cu­ro y con ilí­ci­tos con­de­na­dos por la jus­ti­cia, ten­gan aún el des­ca­ro de pre­sen­tar­se pa­ra los co­mi­cios. Sí, la ley se los per­mi­te, pe­ro es irra­zo­na­ble.

Pa­ra ser po­lí­ti­co, hay que te­ner un pen­sa­mien­to di­fe­ren­te, en don­de ese en­su­cia­do con­cep­to de la vo­ca­ción de ser­vi­cio pú­bli­co, se apli­que, no só­lo cuan­do se es­tá en los car­gos,

tam­bién en la fa­mi­lia, en las or­ga­ni­za­cio­nes y en el tra­ba­jo, es de­cir, en to­da ho­ra del día a lo lar­go de la vi­da.

El go­bierno de Pi­ñe­ra y de Ba­che­let, han sa­bi­do de ello. Va­rios de sus mi­nis­tros, go­ber­na­do­res o car­gos de­sig­na­dos por es­tas au­to­ri­da­des, tu­vie­ron que de­jar sus res­pon­sa­bi­li­da­des de for­ma abrup­ta al des­cu­brir­se víncu­los pa­sa­dos con he­chos cues­tio­na­bles. In­clu­so mu­chos de ellos ni si­quie­ra ha­bían si­do pro­ba­dos, pe­ro la fuer­za de los ru­mo­res, pro­vo­ca­ron lo con­tra­rio.

Por eso, ex­tra­ña que en Los Án­ge­les, se per­mi­ta que exis­tan can­di­da­tos a con­ce­ja­les que han te­ni­do se­rios pro­ble­mas con la jus­ti­cia, so­bre to­do por con­duc­tas irres­pon­sa­bles y fal­tas a to­da éti­ca.

Por es­tas ra­zo­nes es im­por­tan­te que us­ted vo­te, por­que si no lo ha­ce, exis­te la po­si­bi­li­dad que el mal com­por­ta­mien­to y la co­rrup­ción si­ga cre­cien­do. La ciu­da­da­nía es la úni­ca ca­paz de sa­car a esa gen­te del ca­mino e ins­ta­lar po­lí­ti­cos a la al­tu­ra de lo que se es­pe­re, más allá si son de iz­quier­da, cen­tro o de­re­cha. Eso hoy es prác­ti­ca­men­te un de­ta­lle. Son las per­so­nas y los equi­pos de tra­ba­jo los que va­len. Cuan­do hay una ver­da­de­ra vo­lun­tad de ha­cer cre­cer y desa­rro­llar una co­mu­ni­dad, los cam­bios son po­si­bles. Vo­te. Há­ga­lo por sus hi­jos, su fu­tu­ro y el de su en­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.