ABOR­TO

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Director: El abor­to ha ge­ne­ra­do dos pos­tu­ras, po­de­mos es­tar en con­tra o a fa­vor, no exis­te in­ter­me­dio de­bi­do a que la so­cie­dad ha pro­vo­ca­do ta­les con­cep­cio­nes so­bre el te­ma, que in­clu­so la gen­te cuan­do quie­re sa­ber lo que el otro pien­sa, no le pre­gun­ta ¿Qué pien­sas so­bre el abor­to? Sino que le pre­gun­ta ¿ Es­tas a fa­vor o en con­tra del abor­to? Lo que en­se­gui­da nos obli­ga a ele­gir por uno de los dos ban­dos pro­vo­can­do que mu­cha gen­te se de­je lle­var por la co­rrien­te y res­pon­da al­go que no pien­sa.

Al igual que la ma­yo­ría yo tam­bién ten­go una pos­tu­ra fren­te al abor­to, es­toy en bús­que­da de de­fen­der la vi­da por di­ver­sos mo­ti­vos, y no es al­go re­la­cio­na­do con mi re­li­gión, ten­go una mi­ra­da más am­plia, no pue­do en­ce­rrar­me en una bur­bu­ja cuan­do vi­vo en un país lai­co. En nues­tro país la Cons­ti­tu­ción de­fien­de la vi­da de la per­so­na y de “el que es­tá por na­cer”. Pe­ro no se tra­ta so­lo de ju­ris­dic­cio­nes den­tro de nues­tro Es­ta­do, sino que tam­bién hay ra­zo­nes hu­ma­nas. Sue­le es­cu­char­se que en los pri­me­ros días, es so­lo un con­jun­to de cé­lu­las y se pue­de ha­cer lo que que­ra­mos con ellas, pe­ro no es así pues des­de el mo­men­to de la con­cep­ción es­te ser vi­vo tie­ne un ADN úni­co y a las tres se­ma­nas su ce­re­bro, mé­du­la es­pi­nal y ojos co­mien­zan a for­mar­se, es de­cir, en tres se­ma­nas te­ne­mos una per­so­na que co­mien­za su desa­rro­llo, que sien­te do­lor al ser abor­ta­do. Te­ne­mos que pen­sar bien lo que es el abor­to, la res­pon­sa­bi­li­dad que car­ga­re­mos por siem­pre sa­bien­do que nues­tra de­ci­sión le qui­tó la vi­da a un in­de­fen­so hom­bre o mu­jer que te­nía una vi­da por de­lan­te, cuan­do bus­cá­ba­mos li­be­rar­nos de una per­so­na nos da­re­mos cuen­ta que ocu­rri­rá to­do lo con­tra­rio, es­ta­rá siem­pre en nues­tros pen­sa­mien­tos, por­que ex­pe­rien­cias trau­má­ti­cas co­mo es­tas no se ol­vi­dan.

Vi­vi­mos en un país con li­ber­tad de ex­pre­sión por es­to acep­to la opinión de los de­más y no me sien­to due­ño de la ver­dad, pe­ro hoy ten­go la po­si­bi­li­dad de mos­trar lo que pien­so y al mis­mo tiem­po ser la voz de es­tas in­de­fen­sas per­so­nas que no la tie­nen. Luis Mi­ran­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.