En el nom­bre de Dios… ¡se abre el de­ba­te!

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Por es­tos días se ha ins­ta­la­do una po­lé­mi­ca en torno a la pro­pues­ta le­gis­la­ti­va de la dipu­tada Ca­mi­la Va­lle­jo, quien pre­sen­ta una mo­ción pa­ra que al ini­cio de las se­sio­nes de la cá­ma­ra, se eli­mi­ne la men­ción re­li­gio­sa. ”En el nom­bre de Dios y de la Pa­tria…, con ello, más allá de la sim­ple pro­pues­ta, se ins­ta­la, nue­va­men­te en nues­tro país, el te­ma de si efec­ti­va­men­te Chi­le es o no un país lai­co, o qué tan­to in­flu­yen las igle­sias en el ám­bi­to de lo pú­bli­co. Se en­tien­de que des­de la Cons­ti­tu­ción de 1925, Chi­le se de­cla­ra un país lai­co, es de­cir, un Es­ta­do se­pa­ra­do de la Igle­sia y que es to­le­ran­te a to­da ma­ni­fes­ta­ción re­li­gio­sa, siem­pre y cuan­do es­ta no afec­te a ter­ce­ros, por lo que la re­li­gión de­be ser con­si­de­ra­da co­mo una op­ción per­so­nal vá­li­da, ga­ran­ti­za­da en el ám­bi­to pri­va­do, en tem­plos des­ti­na­dos a ta­les fi­nes, o in­clu­so en es­pa­cios pú­bli­cos, mien­tras no coar­ten la li­ber­tad de otras per­so­nas con las que com­par­tan ese si­tio.

Aho­ra, lo que es al­go preo­cu­pan­te, es que des­de di­ver­sos sec­to­res po­lí­ti­cos se cues­tio­ne es­ta pro­pues­ta le­gis­la­ti­va, se­ña­lan­do que los par­la­men­ta­rios de­ben es­tar preo­cu­pa­dos de cues­tio­nes más im­por­tan­tes, co­mo, por ejem­plo, ge­ne­rar le­yes en el ám­bi­to eco­nó­mi­co, co­sa en la que es­toy ab­so­lu­ta­men­te de acuer­do, siem­pre que es­to no sig­ni­fi­que que las mo­di­fi­ca­cio- nes cul­tu­ra­les de nues­tra le­gis­la­ción que­den re­du­ci­das o sean lla­na­men­te “nin­gu­nea­das”, en fa­vor de “lo im­por­tan­te”, o ar­gu­men­tos que til­dan la pro­pues­ta de la dipu­tada Va­lle­jo, de in­to­le­ran­te, cuan­do jus­ta­men­te, el im­po­ner una ci­ta re­li­gio­sa a to­da una na­ción, pue­de ser aún más in­to­le­ran­te y fran­ca­men­te de­ci­mo­nó­ni­ca. En­ton­ces, Chi­le ¿es o no un país lai­co? La cues­tión si­gue sin ser res­pon­di­da, por lo que, a mi jui­cio, aho­ra co­bra aún más im­por­tan­cia el de­ba­te acer­ca de una nue­va Cons­ti­tu­ción, que se pro­nun­cie sin am­bi­güe­da­des, por ejem­plo, res­pec­to a la lai­ci­dad del Es­ta­do. Chi­le, co­mo cual­quier país mo­derno y desarro- lla­do, de­be es­ta­ble­cer con cla­ri­dad que es un Es­ta­do lai­co, y edu­car a sus ciu­da­da­nos con una im­pron­ta lai­ca, plu­ra­lis­ta e igua­li­ta­ria.

Así co­mo en el nom­bre de dios se abre la se­sión, oja­lá que quie­nes se con­fie­san re­li­gio­sos, en el nom­bre de dios, sean to­le­ran­tes y no nos im­pon­gan su ver­dad a quie­nes, con to­do de­re­cho, pen­sa­mos o sen­ti­mos dis­tin­to. Uli­ses Pas­tén Ve­ne­gas Mi­li­tan­te Par­ti­do So­cia­lis­ta de Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.