Pág. 21

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Finde -

NUE­VA YORK _ Mark y Pe­né­lo­pe Gree­ne to­ma­ron lo que an­tes se con­si­de­ra­ba un ca­mino bas­tan­te tra­di­cio­nal en el ma­tri­mo­nio. Am­bos tra­ba­ja­ron fue­ra de ca­sa has­ta que tu­vie­ron hi­jos. Lue­go Pe­né­lo­pe Gree­ne se que­dó en ca­sa, ad­mi­nis­tran­do un pe­que­ño ne­go­cio de con­sul­to­rías en­tre sus obli­ga­cio­nes ma­ter­nas, y Mark Gree­ne con­ti­nuó tra­ba­jan­do co­mo eco­no­mis­ta.

Dé­ca­das des­pués, él se con­vir­tió en di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fair Isaac Corp. _ la com­pa­ñía de­trás de la ca­li­fi­ca­ción de cré­di­to FICO _ y pos­te­rior­men­te en di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Open­link Fi­nan­cial, una com­pa­ñía de soft­wa­re. Mien­tras ella ges­tio­na­ba su vi­da fa­mi­liar, él tí­pi­ca­men­te ma­ne­ja­ba las fi­nan­zas.

Pe­ro re­cien­te­men­te, di­jo Mark Gree­ne, él em­pe­zó a pen­sar más en ha­cer cam­bios a sus fi­nan­zas per­so­na­les. Di­jo que no que­ría ser el úni­co que su­pie­ra lo que es­ta­ba su­ce­dien­do y que­ría que su es­po­sa se in­vo­lu­cra­ra más.

Y ese, di­je­ron los Gree­ne, fue el im­pul­so pa­ra pa­sar la ma­yor par­te de cin­co años ase­gu­rán­do­se de que am­bos com­pren­die­ran las fi­nan­zas de la fa­mi­lia. Aho­ra, a los se­sen­ta y tan­tos años y vi­vien­do en Min­nea­po­lis, Min­ne­so­ta, la pa­re­ja di­jo que Pe­né­lo­pe Gree­ne po­día ma­ne­jar so­la la ri­que­za de la fa­mi­lia.

“No ne­ce­si­té in­vo­lu­crar­me an­tes, y me sen­tí agra­de­ci­da por eso”, di­jo ella. “Pe­ro ese mo­men­to en que se tie­ne to­do pre­pa­ra­do pa­ra el re­ti­ro, ¿có­mo vas a ma­ne­jar to­das las op­cio­nes ac­cio­na­rias sino tam­bién to­do lo de­más? ¿Có­mo vas a pre­pa­rar­te pa­ra el si­guien­te pa­so, esa par­te de la vi­da con un in­gre­so fi­jo? Ese es un mo­men­to que da que pen­sar a cual­quie­ra”.

Mu­cho se es­cri­be so­bre la ne­ce­si­dad de la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra pa­ra los ni­ños y los adul­tos jó­ve­nes. Y hay mu­cho más es­cri­to so­bre la ne­ce­si­dad de trans­pa­ren­cia fi­nan­cie­ra y aper­tu­ra en los ma­tri­mo­nios.

Pe­ro mu­chas pa­re­jas ape­nas com­par­ten in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra en­tre sí. En oca­sio­nes, es­to es por de­ci­sión. Otras ve­ces, su­ce­de por­que la vi­da se com­pli­ca con los hi­jos y las ca­rre­ras, y es sim­ple­men­te más fá­cil re­par­tir las res­pon­sa­bi­li­da­des y con­fiar en que el otro se ocu­pe de ello.

Es bas­tan­te ob­vio co­mo es­to pue­de sa­lir mal, des­de la muer­te o la dis­ca­pa­ci­dad del que sabe to­do has­ta un di­vor­cio en el cual un cón­yu­ge se que­de en el des­co­no­ci­mien­to so­bre el pa­no­ra­ma fi­nan­cie­ro. Pe­ro a me­nu­do no es fá­cil pa­ra las pa­re­jas que quie­ren cam­biar la for­ma en que han ha­bla­do so­bre el di­ne­ro du­ran­te dé­ca­das de ma­tri­mo­nio. Des­pués de to­do, en­con­tra­ron un mo­de­lo que les fun­cio­nó y, aho­ra que se re­ve­la la som­bría pro­ba­bi­li­dad de que uno mue­ra an­tes que el otro, se ven for­za­dos a cam­biar.

“El ideal es que la mujer es­té dis­pues­ta a sen­tar­se a la me­sa y es­cu­char las con­ver­sa­cio­nes fi­nan­cie­ras”, di­jo Mart­ha Po­me­rantz, so­cia y ad­mi­nis­tra­do­ra de car­te­ra en la ofi­ci­na de Min­nea­po­lis de Ever­co­re Wealth Ma­na­ge­ment. “Hay al­gu­nas mu­je- res ma­yo­res, de 70 u 80 años, que sim­ple­men­te no quie­ren te­ner na­da que ver con eso. Pu­die­ran so­bre­vi­vir a su cón­yu­ge y que­dar­se con un lío enor­me”.

Los ase­so­res cier­ta­men­te pue­den ayu­dar a ini­ciar una con­ver­sa­ción. Po­me­rantz di­jo que su em­pre­sa or­ga­ni­za se­mi­na­rios pa­ra ayu­dar a los es­po­sos a com­pren­der sus fi­nan­zas, in­clui­do uno lla­ma­do Mu­je­res Sa­bias, pa­ra las es­po­sas que ne­ce­si­tan apren­der más.

Po­me­rantz di­jo que ella se es­fuer­za por di­ri­gir­se al cón­yu­ge, hom­bre o mujer, que pa­re­ce sa­ber me­nos.

“Me ase­gu­ro que se in­clu­yan los sen­ti­mien­tos del otro cón­yu­ge”, di­jo. “Pre­sen­ta­mos el ma­te­rial de ma­ne­ra sen­ci­lla; una pá­gi­na que ten­ga to­da la in­for­ma­ción, no el lar­go dis­cur­so so­bre lo que es­tá ocu­rrien­do en el mun­do de las in­ver­sio­nes. Gi­ra más en torno de lo que es im­por­tan­te pa­ra la fa­mi­lia”.

Pe­né­lo­pe Gree­ne di­jo que la fa­mi­lia ha­bía es­ta­do tra­ba­jan­do con un ase­sor que le ha­bía he­cho sen­tir in­clui­da.

Un im­pul­so pa­ra los Gree­ne fue ver lo que ha­bían ex­pe­ri­men­ta­do ami­gos su­yos.

“Co­noz­co a mu­chas mu­je­res que es­tán en si­tua­cio­nes don­de di­cen: ‘Oh, no, to­do es un lío’”, di­jo Pe­né­lo­pe Gree­ne. “No sé qué es­tén ha­cien­do”.

Sin em­bar­go, no to­das es­tas con­ver­sa­cio­nes sa­len co­mo se pla­nean.

“Es una si­tua­ción com­pli­ca­da si no ha ha­bi­do in­vo­lu­cra­mien­to de am­bas par­tes cuan­do se tra­ta de ha­blar de di­ne­ro”, di­jo Kristy Ar­chu­le­ta, con­sul­to­ra del Pa­nel de Co­no­ci­mien­tos Cen­tra­dos en el Ser Hu­mano de Hart­ford Funds y pro­fe­so­ra aso­cia­da del Ins­ti­tu­to de Pla­nea­ción Fi­nan­cie­ra Per­so­nal de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Kan­sas.

Aun­que ha­blar de in­ver­sio­nes es im­por­tan­te, cuánto una pa­re­ja gas­ta, do­na o de­ja a sus hi­jos va a te­ner un ma­yor im­pac­to en sus vi­das fi­nan­cie­ras con­for­me en­ve­jez­ca.

Ar­chu­le­ta di­jo que se­ría me­jor que las per­so­nas abor­da­ran es­ta ta­rea gra­dual­men­te.

“Pri­me­ro, de­be­rían ubi­car dón­de es­tán las cuen­tas y pre­gun­tar: ‘¿Có­mo se pa­gan las fac­tu­ras?’”, di­jo. “Tam­bién de­be­ría ser en se­sio­nes se­pa­ra­das. No se quie­re so­bre­car­gar a la per­so­na que no ha es­ta­do in­vo­lu­cra­da”.

En cier­tos ca­sos, se ne­ce­si­ta orien­ta­ción cuan­do un cón­yu­ge es con­tro­la­dor o in­sis­te en que él o ella ga­nó el di­ne­ro así que de­be­ría to­mar las de­ci­sio­nes.

“Qui­zá no se­pan có­mo usar su voz y có­mo in­vo­lu­crar­se”, di­jo, re­fi­rién­do­se al cón­yu­ge con me­nos co­no­ci­mien­to.

Su­zan­ne Whee­ler, so­cia y ase­so­ra de ad­mi­nis­tra­ción de ri­que­za en Ma­ri­ner Wealth Ad­vi­sors en Tul­sa, Oklaho­ma, di­jo que aun cuan­do las pa­re­jas quie­ran com­par­tir in­for­ma­ción, sus es­ti­los de co­mu­ni­ca­ción qui­zá sean tan di­fe­ren­tes que un ase­sor ne­ce­si­te ayu­da con la dis­cu­sión.

“Al­gu­nas pa­re­jas con las que tra­ba­jo real­men­te quie­ren en­trar en de­ta­lles”, di­jo. “Al­gu­nas son per­so­nas cen­tra­das en el ba­lan­ce fi­nal. Cuan­do se les junta, pue­de ser frus­tran­te”.

Di­jo que a me­nu­do tra­ba­ja a par­tir de es­ta­ble­cer lo que más les im­por­ta a los in­di­vi­duos. A par­tir de ahí, en­tra en una dis­cu­sión más pro­fun­da so­bre las fi­nan­zas de la fa­mi­lia. Pe­né­lo­pe Gree­ne di­jo que se sien­te com­ple­ta­men­te tran­qui­la con la si­tua­ción fi­nan­cie­ra de la fa­mi­lia aho­ra, pe­ro la­men­ta una co­sa. “No fue real­men­te sino has­ta que Mark pu­do re­ti­rar­se” que lo ana­li­za­ron, di­jo. Afir­mó que desea­ría ha­ber com­par­ti­do es­to an­tes “por­que se po­drían ha­ber to­ma­do me­jo­res de­ci­sio­nes”.

Pe­ro al me­nos lo sa­ben aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.