Es­tu­dian­tes me­xi­ca­nos si­guen bus­can­do res­pues­tas

Dos años des­pués de una no­che de ho­rror

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Portada - Kirk Sem­ple y Pau­li­na Vi­lle­gas / © 2016 New York Ti­mes News Ser­vi­ce

CIU­DAD DE MÉXICO _ Dos años des­pués de que des­apa­re­cie­ron 43 es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios du­ran­te una no­che de vio­len­cia co­me­ti­da, en par­te, por fuer­zas de se­gu­ri­dad, el mis­te­rio de su des­tino si­gue sin re­sol­ver­se.

Un co­mi­té in­ter­na­cio­nal de ex­per­tos le­ga­les y en de­re­chos hu­ma­nos que pa­só un año es­tu­dian­do el ca­so cues­tio­nó la ca­pa­ci­dad y la dis­po­si­ción del go­bierno mexicano pa­ra lle­gar al fon­do del asun­to.

Des­de que par­tie­ron los ex­per­tos en abril, el go­bierno ha am­plia­do su in­ves­ti­ga­ción pa­ra in­cluir una va­rie­dad más am­plia de po­si­bles sos­pe­cho­sos. Ade­más, el prin­ci­pal in­ves­ti­ga­dor de la pro­cu­ra­du­ría ge­ne­ral re­nun­ció en me­dio de una ave­ri­gua­ción de asun­tos in­ter­nos so­bre su ma­ne­jo del ca­so.

Sin em­bar­go, hay una sen­sa­ción pre­va­le­cien­te aquí y en el ex­tran­je­ro de que no se pue­de de­jar al go­bierno mexicano de­ter­mi­nar quién es­tu­vo de­trás de la vio­len­cia en Igua­la, en el es­ta­do de Gue­rre­ro, la no­che del 26 de sep­tiem­bre de 2014, y lo que su­ce­dió a los es­tu­dian­tes, la ma­yo­ría de ellos de pri­mer año. Mu­chos ob­ser­va­do­res es­tán de­po­si­tan­do sus es­pe­ran­zas de jus­ti­cia en la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na so­bre De­re­chos Hu­ma­nos con se­de en Was­hing­ton, la cual des­ple­ga­rá un equi­po que si­ga de cer­ca la in­ves­ti­ga­ción.

Los pa­dres de los des­apa­re­ci­dos y los muer­tos, la ma­yo­ría de ellos de cla­se obre­ra, han sos­te­ni­do su in­ce­san­te ca­bil­deo en bus­ca de res­pues­tas. Les han acom­pa­ña­do do­ce­nas de es­tu­dian­tes que so­bre­vi­vie­ron a esa no­che pe­ro por siem­pre li­dia­rán con las ci­ca­tri­ces que la mis­ma de­jó. He aquí tres de ellos.

ED­GAR AN­DRÉS VAR­GAS

Re­cien­te­men­te, An­drés se so­me­tió a una sex­ta ci­ru­gía pa­ra re­pa­rar su ros­tro. Du­ran­te los ata­ques en Igua­la, fue al­can­za­do por una ba­la que pul­ve­ri­zó Pr i n te d an d di s t r i b u te d by P ress­rea­der

sus dien­tes su­pe­rio­res e hi­zo añi­cos su man­dí­bu­la. No sabe cuán­tas ope­ra­cio­nes más ten­drá que so­por­tar.

En el mo­men­to de los ata­ques, An­drés era un es­tu­dian­te de ter­cer año de la Es­cue­la Nor­mal Ru­ral Raúl Isi­dro Bur­gos, una uni­ver­si­dad de maes­tros en Ayot­zi­na­pa. Es­ta­ba en­tre un gru­po de es­tu­dian­tes que res­pon­die­ron a los an­gus­tia­dos lla­ma­dos de los es­tu­dian­tes de pri­mer año que es­ta­ban sien­do ata­ca­dos por la po­li­cía mu­ni­ci­pal de Igua­la, una ciu­dad cer­ca­na. Los es­tu­dian­tes más jó­ve­nes ha­bían ido a Igua­la a re­qui­sar au­to­bu­ses pa­ra trans­por­tar­se a una ma­ni­fes­ta­ción en la Ciu­dad de México, una an­ti­gua prác­ti­ca de la es­cue­la.

An­drés y sus com­pa­ñe­ros lle­ga­ron des­pués de que los 43 es­tu­dian­tes ha­bían des­apa­re­ci­do. Mien­tras exa­mi­na­ban la es­ce­na, les dis­pa­ra­ron pis­to­le­ros, y An­drés fue al­can­za­do. Pe­se a sus he­ri­das, fue ig­no­ra­do por per­so­nal mi­li­tar e in­clu­so por el per­so­nal mé­di­co de una clí­ni­ca lo­cal.

Cuan­do fi­nal­men­te fue lle­va­do a un hos­pi­tal mu­ni­ci­pal, dos ho­ras des­pués de que fue he­ri­do, los mé­di­cos ahí le di­je­ron que si se hu­bie­ra tar­da­do otros cin­co mi­nu­tos, ha­bría muer­to.

An­drés, de 21 años de edad, ha es­ta­do re­ci­bien­do aten­ción mé­di­ca en la Ciu­dad de México, lo cual ha al­te­ra­do la for­ma de vi­da de to­da su fa­mi­lia. Su ma­dre re­nun­ció a su em­pleo ope­ran­do una tienda de con­ve­nien­cia pa­ra mu­dar­se a la ca­pi­tal pa­ra cui­dar­lo, y sus her­ma­nos me­no­res tam­bién se re­ubi­ca­ron. Su pa­dre se que­dó en su ciu­dad na­tal, San Fran­cis­co del Mar, en el es­ta­do de Oa­xa­ca, pa­ra se­guir tra­ba­jan­do co­mo di­rec­tor de una es­cue­la pri­ma­ria y, los fi­nes de se­ma­na, co­mo agri­cul­tor.

El go­bierno ha cu­bier­to el costo de la aten­ción mé­di­ca y pres­ta un de­par­ta­men­to a la fa­mi­lia. Sin em­bar­go, han ago­ta­do sus aho­rros pa­ra cu­brir el costo más alto de vi­vir en la ca­pi­tal y com­ple­men­tar la pér­di­da de los in­gre­sos de su ma­dre.

An­drés pa­sa gran par­te de su tiem­po en el de­par­ta­men­to. Cuan­do sa­le pa­ra ver una pe­lí­cu­la o dar un pa­seo, usa una mas­ca­ri­lla qui­rúr­gi­ca, en par­te por­que le aver­güen­za su des­fi­gu­ra­ción. “Te­mo que las per­so­nas va­yan a dis­cri­mi­nar­me por es­to”, di­jo.

La es­cue­la per­mi­tió a An­drés ter­mi­nar sus es­tu­dios es­te año tra­ba­jan­do re­mo­ta­men­te, y se gra­duó con su ge­ne­ra­ción. Si­gue es­pe­ran­do tra­ba­jar co­mo maes­tro de es­cue­la pri­ma­ria, pe­ro ha aña­di­do otro ob­je­ti­vo pro­fe­sio­nal, con­ver­tir­se en abo­ga­do.

“Des­pués de to­do lo que su­ce­dió, pien­so que el sis­te­ma le­gal es un desas­tre”, di­jo. “¿ Quién va a pro­te­ger a la gen­te?”.

MA­NUEL VÁZ­QUEZ ARELLANO

Váz­quez co­no­ció la pér­di­da a tem­pra­na edad. Cre­ció en Tla­co­te­pec, una pe­que­ña lo­ca­li­dad mon­ta­ñe­sa en el es­ta­do de Gue­rre­ro co­no­ci­da por las co­se­chas de ama­po­las de opio y la vio­len­cia. Te­nía 12 her­ma­nos, cin­co de los cua­les mu­rie­ron en su ni­ñez por en­fer­me­da­des cu­ra­bles.

Sien­do ni­ño, Váz­quez tra­ba­jó en los cam­pos, co­se­chan­do las ama­po­las y ex­tra­yén­do­les su sa­via, la ma­te­ria pri­ma prin­ci­pal de la he­roí­na. Cuan­do te­nía sie­te años, vio a ase­si­nos dis­pa­rar en una fies­ta, ma­tan­do a una per­so­na e hi­rien­do a va­rias más. Años des­pués, uno de sus her­ma­nos fue ase­si­na­do en una dispu­ta que, se­gún sos­pe­cha, tu­vo que ver con una ri­va­li­dad de pan­di­llas.

Su es­ca­pe de esa vi­da, pen­só, era a tra­vés de la es­cue­la nor­mal. Se con­vir­tió en miem­bro del co­mi­té es­tu­dian­til y se su­mer­gió en la cul­tu­ra de ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co de la uni­ver­si­dad.

La no­che de los ata­ques en Igua­la, Váz­quez es­tu­vo en­tre los es­tu­dian­tes de úl­ti­mo año que se apre­su­ró a acu­dir en ayu­da de los es­tu­dian­tes más jó­ve­nes y fue re­ci­bi­do por los dis­pa­ros de ata­can­tes no iden­ti­fi­ca­dos.

Váz­quez, aho­ra de 28 años de edad, se las in­ge­nió pa­ra es­ca­par ile­so. En las se­ma­nas y me­ses si­guien­tes, cuan­do los 43 des­apa­re­ci­dos lle­ga­ron a sim­bo­li­zar la pro­fun­di­dad de la co­rrup­ción e in­com- pe­ten­cia del go­bierno, Váz­quez sur­gió co­mo un im­por­tan­te por­ta­voz en la cam­pa­ña a fa­vor de la jus­ti­cia.

Re­co­rrió México, ex­hor­tan­do a la gen­te a to­mar las ca­lles en pro­tes­ta y cri­ti­can­do el ma­ne­jo de la in­ves­ti­ga­ción que hi­zo el go­bierno. Even­tual­men­te, lle­vó su cam­pa­ña al ex­tran­je­ro, a Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, des­per­tan­do la con­cien­cia so­bre el ca­so y ca­bil­dean­do an­te po­lí­ti­cos y ac­ti­vis­tas pa­ra que pre­sio­nen al go­bierno mexicano.

La ta­rea le dio una sen­sa­ción de pro­pó­si­to y le ayu­dó a de­jar de la­do la cul­pa­bi­li­dad del so­bre­vi­vien­te.

Váz­quez se ins­cri­bió es­te año en la es­cue­la de de­re­cho en la Ciu­dad de México y as­pi­ra a con­ver­tir­se en juez pa­ra com­ba­tir la in­ce­san­te co­rrup­ción de México.

Cuan­do era más jo­ven, Váz­quez fre­cuen­te­men­te te­nía pe­sa­di­llas en las cua­les se veía sien­do ase­si­na­do, tal era el cli­ma de vio­len­cia en que se crió. Los sue­ños de su pro­pia muer­te si­guen co­lo­rean­do los pe­rio­dos en que duer­me, pe­ro aho­ra, di­ce, se ve mu­rien­do por una cau­sa: “con un pro­pó­si­to y una ra­zón”.

AL­DO GU­TIÉ­RREZ SO­LANO

Gu­tié­rrez ha es­ta­do en co­ma des­de que una ba­la per­fo­ró su ce­re­bro du­ran­te la no­che de la vio­len­cia. Ha­bía es­ta­do via­jan­do en uno de los au­to­bu­ses ro­ba­dos cuan­do la po­li­cía em­pe­zó a dis­pa­rar.

Sus mé­di­cos y fa­mi­lia­res mi­den su re­cu­pe­ra­ción, aun­que pe­que­ña, en so­ni­dos y mi­cro­mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios. Sus pár­pa­dos se abren oca­sio­nal­men­te. Bos­te­za. Sus múscu­los se con­traen. Los doc­to­res di­cen que su su­per­vi­ven­cia tan­to tiem­po es asom­bro­sa, sin em­bar­go creen que sus opor­tu­ni­da­des de re­cu­pe­rar­se del co­ma son muy es­ca­sas.

Sus pa­dres y 13 her­ma­nos, to­dos los cua­les vi­ven en Gue­rre­ro, han or­ga­ni­za­do una ro­ta­ción pa­ra ase­gu­rar­se de que al me­nos uno de ellos es­té al la­do de su ca­ma del hos­pi­tal to­do el tiem­po. Han ren­ta­do una pe­que­ña ha­bi­ta­ción cer­ca, don­de des­can­san y se ba­ñan en­tre turno y turno.

El com­pro­mi­so ha ejer­ci­do una pre­sión enor­me so­bre la fa­mi­lia. Uno de sus her­ma­nos di­jo que ha pa­sa­do tan­to tiem­po ale­ja­do de ca­sa que su pro­pia fa­mi­lia es­tá su­frien­do.

“No he po­di­do lle­var a mis hi­jos al par­que un sá­ba­do en dos años”, di­jo el her­mano, Leonel, de 37 años de edad, quien tra­ba­ja co­mo ta­xis­ta en Tu­te­pec, una pe­que­ña lo­ca­li­dad en Gue­rre­ro, el via­je en au­to­bús des­de su ca­sa al hos­pi­tal to­ma seis ho­ras.

Pe­ro la fa­mi­lia ha he­cho un pac­to pa­ra ofre­cer a Gu­tié­rrez la me­jor aten­ción po­si­ble.

Al­do Gu­tié­rrez, de 21 años de edad, nun­ca qui­so real­men­te con­ver­tir­se en maes­tro, di­jo su her­mano. La es­cue­la, don­de era es­tu­dian­te de pri­mer año, era sim­ple­men­te una ma­ne­ra de sa­lir de la po­bre­za. Su sue­ño ver­da­de­ro era con­ver­tir­se en ofi­cial de la Ma­ri­na me­xi­ca­na.

“El su­fri­mien­to es de­ma­sia­do gran­de”, di­jo Leonel. “Se­gui­mos sin en­ten­der: ¿ por qué nos su­ce­dió es­to? ¿ Có­mo nues­tro go­bierno es ca­paz de dis­pa­rar a sus pro­pios ciu­da­da­nos?”.

© 2016 New York Ti­mes News Ser­vi­ce

LEONEL gu­tié­rrez so­lano sos­tie­ne una fo­to­gra­fía de su her­mano, Al­do, uno de los cuatro su­per­vi­vien­tes del se­cues­tro ma­si­vo Ayot­zi­na­pa, que ha es­ta­do en co­ma du­ran­te dos años, en la Ciu­dad de México. (Meg­han Dha­li­wal / The New York Ti­mes)

Ed­gar an­drés Var­gas, uno de los cuatro su­per­vi­vien­tes del se­cues­tro ma­si­vo Ayot­zi­na­pa, en la Ciu­dad de México. (Meg­han Dha­li­wal / The New York Ti­mes)

Ma­nuel Váz­qu Ayot­zi­na­pa, en la

uez arellano, uno de los cuatro su­per­vi­vien­tes del se­cues­tro ma­si­vo a Ciu­dad de México. (Meg­han Dha­li­wal / The New York Ti­mes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.