Ro­lan­do Me­rino: no: Un em­pre­sa­rio o con una fuer­te e con­cien­cia so­cial ocial

Un em­pre­sa­rio con una fuer­te con­cien­cia so­cial

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Portada - Nicolás Irri­ba­rra Fo­to­gra­fías: Ma­nuel Dio­ca­res © 2016 La Tri­bu­na

Úni­ca­men­te na­ció en An­gol, tras ello, ca­da una de las co­sas que ha he­cho en su vi­da, las ha desa­rro­lla­do en la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Bío Bío.

Ro­lan­do Me­rino Ba­rrien­tos, de 59 años, an­ge­lino de to­da la vi­da -pe­ro só­lo na­ci­do en An­gol- tu­vo la idea de ser em­pre­sa­rio por una vo­ca­ción de ca­rác­ter fa­mi­liar, ya que han si­do co­mer­cian­tes de to­da la vi­da, pri­me­ro en la re­gión de La Arau­ca­nía, y lue­go cuan­do se es­ta­ble­cie­ron en la pro­vin­cia de Bío Bío.

“Lue­go de ha­ber es­tu­dia­do en la uni­ver­si­dad, hi­ce un post­gra­do en Es­pa­ña, un más­ter en ad­mi­nis­tra­ción y di­rec­ción de em­pre­sas, tra­ba­jé en car­gos eje­cu­ti­vos en em­pre­sas en Chi­le y México. Pos­te­rior a eso vol­ví a Los Án­ge­les el año 1987 a tra­ba­jar con la fa­mi­lia, has­ta el día de hoy. Es­toy so­lo en una em­pre­sa fa­mi­liar, con mi se­ño­ra, en la que ha­ce­mos im­por­ta­ción de mue­bles y dis­tri­bu­ción na­cio­nal, y le ven­de­mos al co­mer­cio. Esa es mi si­tua­ción ac­tual”, co­men­tó.

Ade­más, aña­dió que “la prin­ci­pal con­tri­bu­ción ha si­do, pri­me­ro en esa tra­yec­to­ria, se ha ido cons­tru­yen­do pa­ra desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des, y to­dos esos edi­fi­cios fun­cio­nan con co­mer­cio an­ge­lino. Lue­go, las em­pre­sas lle­ga­ron a es­tar en­tre 100 y 200 per­so­nas, lo cual ha con­tri­bui­do en la ge­ne­ra­ción de em­pleo, has­ta el día de hoy. Con la ro­ta­ción de per­so­nas, han tra­ba­ja­do has­ta 500 per­so­nas, su­pon­go”.

Pa­ra es­te re­co­no­ci­do an­ge­lino, sí se pue­de ser em­pre­sa­rio y te­ner un es­pí­ri­tu de con­tri­bu­ción a la so­cie­dad, ya que “yo creo que hay dis­tin­tas for­mas de con­tri­buir. Oja­lá te­ner una em­pre­sa que en­tre­gue sa­tis­fac­ción efec­ti­va a ne­ce­si­da­des de con­su­mi­do­res, y exis­ten otras for­mas que uno le pue­de de­vol­ver a la ciu­dad, que es la par­ti­ci­pa­ción en en­ti­da­des co­mu­ni­ta­rias, co­mo los gre­mios, clu­bes so­cia­les, que ha si­do otra de mis preo­cu­pa­cio­nes”.

Des­de el año 1988 en la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Los Án­ge­les, en­ti­dad don­de ha si­do pre­si­den­te en reite­ra­das oca­sio­nes, al día de hoy no os­ten­ta nin­gún car­go, pe­ro sí tie­ne dos re­pre­sen­ta­cio­nes. Es con­se­je­ro na­cio­nal de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, en re­pre­sen­ta­ción de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Los Án­ge­les. Tam­bién, es vi­ce­pre­si­den­te de la Mul­ti­gre­mial de Bío Bío, en la mis­ma re­pre­sen­ta­ción de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio an­ge­li­na.

En ba­se a la con­tri­bu­ción que pue­den rea­li­zar las di­ver­sas em­pre­sas o em­pre­sa­rios a la co­mu­ni­dad, sin lu­gar a du­das -se­gún la vi­sión es­pe­cia­li­za­da de Ro­lan­do Me­rino- siem­pre se­rá in­su­fi­cien­te.

“Siem­pre no es su­fi­cien­te. Yo creo que aquí, es­pe­cial­men­te en la me­dia­na y pe­que­ña em­pre­sa, al­go te­ne­mos que ha­cer en res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial, al­go te­ne­mos que ha­cer, más de lo que se ha­ce en desa­rro­llo del ca­pi­tal hu­mano, de­be­mos cam­biar el switch, ser em­pre­sa­rios más tec­no­ló­gi­cos, te­ner he­rra­mien­tas más si­mi­la­res y que nos ha­gan más efi­cien­tes fren­te a la gran com­pe­ten­cia que es el gran co­mer­cio. To­do eso, en­tre lo que se es­tá ha­cien­do y lo que se de­be ha­cer, en de­fi­ni­ti­va es una con­tri­bu­ción en aten­ción de ser­vi­cio pa­ra la co­mu­ni­dad”, ma­ni­fes­tó.

Se­gún él, la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Los Án­ge­les es­tá pre­pa­ra­da pa­ra en­fren­tar los ac­tua­les desafíos, y los que vie­nen, es­tá or­ga­ni­za­da pa­ra sa­tis­fa­cer los re­que­ri­mien­tos del co­mer­cio lo­cal.

“Cuan­do uno di­ce que que­da mu­cho, el tér­mino no es ese. El co­mer­cio y em­pre­sa­rios de­ben es­tar preo­cu­pa­dos de es­tar al la­do de la co­mu­ni­dad. Los em­pre­sa­rios per­se­gui­mos un be­ne­fi­cio le­gí­ti­mo, pa­ga­mos im­pues­tos por ello, pe­ro en nues­tro rol de ciu­da­dano, de es­tar in­ser­tos en una co­mu­ni­dad, de­be­mos bus­car las ins­tan­cias de co­la­bo­ra­ción en los ru­bros que nos com­pe­te”, ade­lan­tó.

Se­gún di­jo, lo más di­fí­cil es ‘arrear ga­na­do’. “Es un te­ma de na­tu­ra­le­za, a la gen­te nos cues­ta mu­cho de­jar nues­tras ac­ti­vi­da­des pa­ra ir a ca­pa­ci­tar­nos, pa­ra par­ti­ci­par en el be­ne­fi­cio in­di­rec­to de la co­mu­ni­dad, pe­ro nues­tra Cá­ma­ra lo­cal es una que go­za de muy buen pres­ti­gio, por­que he­mos lo­gra­do aca­rrear nú­me­ros de per­so­nas por­que las he­mos subido al ca­rro de la ca­pa­ci­ta­ción, de la in­no­va­ción, en­tre otros. Es un te­ma de día a día, pe­ro que cues­ta. Yo in­vi­to a la co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial, a la nues­tra, que se acer­que a gre­mios co­mo la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, don­de en­con­tra­rá apo­yo en ca­pa­ci­ta­ción, in­no­va­ción, ins­tru­men­tos de fo­men­to, en­tre otros”, sen­ten­ció.

LAS NOR­MAS O LE­YES: MO­TI­VOS QUE SU­PE­RAN AL SEN­TI­DO CO­MÚN

Usual­men­te, en nues­tro país se re­quie­ren nor­mas o le­yes pa­ra que las per­so­nas, co­mu­ni­da­des en ge­ne­ral, ha­gan o ac­túen de una ma­ne­ra de­ter­mi­na­da a raíz de que -pre­ci­sa­men­te- no lo es­tán ha­cien­do.

¿Lo an­te­rior pa­re­ce te­ner ló­gi­ca? Pa­ra na­da, ya que mu­chas de esas nor­mas o le­yes es­tán he­chas pa­ra ‘obli­gar’ de una u otra for­ma a las per­so­nas, a ha­cer al­go o ac­tuar de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra, sien­do que el sen­ti­do co­mún de­bie­se ha­ber pri­ma­do en ello. Pues bien, pa­ra Me­rino, no de­be­ría ser ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar me­di­das co­mo las men­cio­na­das pa­ra que los em­pre­sa­rios con­tri­bu­yan a la co­mu­ni­dad, ya que el so­lo he­cho de ayu­dar a per­so­nas que lo ne­ce­si­tan de­be­ría ser ra­zón su­fi­cien­te.

“Yo no soy par­ti­da­rio de in­cre­men­tar las nor­mas. Creo que es­te au­men­to en­re­da el te­ma. Aquí hay que de­jar que el li­bre es­pí­ri­tu de las per­so­nas em­pren­da a los te­mas de desa­rro­llo eco­nó­mi­co, y de desa­rro­llo eco­nó­mi­co so­cial”, des­ta­có.

DESAFÍO PER­SO­NAL Y DEL CO­MER­CIO AN­GE­LINO

Es­tar a más de 450 ki­ló­me­tros de San­tia­go, y poco más de 150 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal re­gio­nal, Con­cep­ción, im­pli­ca un desafío no menor. Ha­bla­mos de las dos prin­ci­pa­les ciu­da­des del país, que con­cen­tran re­cur­sos y desa­rro­llo.

Por ello, ha­blar de los desafíos que tie­ne el co­mer­cio an­ge­lino no es un te­ma fá­cil, ya que res­pon­de a la fuer­za que ten­ga un em­pren­de­dor, o los gre­mios que pue­dan lu­char por el desa­rro­llo de es­te.

“Des­de el pun­to de vis­ta co­mer­cio, el desafío prin­ci­pal es in­cor­po­rar tec­no­lo­gía e in­no­va­ción, in­de­pen­dien­te del ta­ma­ño que sea. Por­que el que di­ce yo soy muy pe­que­ño, eso es una mio­pía, por­que des­de el mi­nu­to en que in­cor­po­ra el ce­lu­lar al ser­vi­cio del tra­ba­jo ya es­tá in­cor­po­ran­do tec­no­lo­gía. De ahí pa­ra ade­lan­te hay mu­cho que ha­cer, fa­ci­li­ta­rá la efi­cien­cia de los ta­ma­ños de ne­go­cio que sean. Des­de mi pun­to de vis­ta, aquí ne­ce­si­ta­mos -Los Án­ge­les, ciu­dad eco­nó­mi­ca­men­te im­por­tan­te, de una po­bla­ción in­tere­san­te- día a día ir me­jo­ran­do la ca­li­dad de vi­da, y es­ta se me­jo­ra con más in­fra­es­truc­tu­ras via­les, me­jo­ra­mien­to de par­ques, y una au­to­ri­dad pre­sen­te en las ne­ce­si­da­des de la gen­te, que son mu­chas”, ex­pli­có.

Él, co­mo re­pre­sen­tan­te de su em­pre­sa, di­ce que pue­de con­tri­buir en en­ti­da­des co­mu­ni­ta­rias, tal co­mo ya lo ha he­cho des­de ha­ce lar­ga da­ta, hoy, des­de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Los Án­ge­les y de la Mul­ti­gre­mial de Bío Bío.

“Yo no soy par­ti­da­rio de in­cre­men­tar las nor­mas. Creo que es­te au­men­to en­re­da el te­ma. Aquí hay que de­jar que el li­bre es­pí­ri­tu de las per­so­nas em­pren­da a los te­mas de desa­rro­llo eco­nó­mi­co, y de desa­rro­llo eco­nó­mi­co so­cial.”

Ro­lan­do Me­rino, hoy de­di­ca­do a la im­por­ta­ción de mue­bles, pa­ra la ven­ta al co­mer­cio en ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.