Ar­bo­la­do ur­bano, una deu­da pen­dien­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Opinión - Car­los Cas­tro Vi­ce­pre­si­den­te Co­le­gio de In­ge­nie­ros Fo­res­ta­les Arau­ca­nía.

Al ob­ser­var los pro­ble­mas que en­fren­tan las ciu­da­des en Chi­le, es frus­tran­te cons­ta­tar que el te­ma del ar­bo­la­do ur­bano es­tá au­sen­te del de­ba­te pú­bli­co. Só­lo re­sur­ge cuan­do lle­ga la pri­ma­ve­ra y se le atri­bu­yen los pro­ble­mas de aler­gia que su­fre la po­bla­ción o, en in­vierno cuan­do caí­das de ra­mas o ár­bo­les por tor­men­tas, oca­sio­nan cor­tes de luz y otros ries­gos. Se ge­ne­ra así un men­sa­je negativo y alar­mis­ta en torno a la pre­sen­cia de ár­bo­les en las ciu­da­des, ol­vi­dan­do el rol fun­da­men­tal que cum­plen co­mo pu­ri­fi­ca­do­res del ai­re, mi­ti­ga­do­res de la tem­pe­ra­tu­ra y ra­dia­ción so­lar, y cap­ta­do­res de par­tí­cu­las fi­nas y há­bi­tat pa­ra aves. Sor­pren­de, ade­más, la li­vian­dad con que se opi­na so­bre los apor­tes am­bien­ta­les de ejem­pla­res exó­ti­cos y ejem­pla­res na­ti­vos. Se­gún al­gu­nos “es­pe­cia­lis­tas”, los ár­bo­les or­na­men­ta­les in­tro­du­ci­dos no ge­ne­ra­rían be­ne­fi­cios y su cor­te no ten­dría im­pac­tos ne­ga­ti­vos. Abun­dan opi­nio­nes de ese te­nor, in­clu­so de una au­to­ri­dad re­gio­nal se­ña­lan­do que “… los ár­bo­les exó­ti­cos no cum­plen las fun­cio­nes de oxi­ge­na­ción que sí cum­plen los ár­bo­les na­ti­vos”. Ab­sur­do. Afor­tu­na­da­men­te, to­da­vía exis­ten co­mu­ni­da­des que se or­ga­ni­zan pa­ra de­fen­der sus ár­bo­les, in­dis­tin­ta­men­te si son ejem­pla­res exó­ti­cos o na­ti­vos. El Co­le­gio de In­ge­nie­ros Fo­res­ta­les, en su afán de con­tri­buir al desa­rro­llo sus­ten­ta­ble, se ha preo­cu­pa­do de ase­so­rar téc­ni­ca­men­te a es­tos gru­pos que bus­can de­fen­der su pa­tri­mo­nio ar­bó­reo. En es­te tra­ba­jo nos he­mos per­ca­ta­do que exis­te un pro­ble­ma ge­ne­ra­li­za­do y que es la fal­ta de co­no­ci­mien­to y preo­cu­pa­ción de quie­nes eje­cu­tan obras ci­vi­les, so­bre las me­di­das que se de­ben adop­tar pa­ra mi­ti­gar el im­pac­to de las obras so­bre el ar­bo­la­do ur­bano. Es­ta si­tua­ción se agra­va al cons­ta­tar que en el país no exis­te nor­ma­ti­va vi­gen­te es­pe­cí­fi­ca, mo­der­na y zo­ni­fi­ca­da pa­ra abor­dar la ges­tión y pro­tec­ción del ar­bo­la­do ur­bano. Só­lo al­gu­nos mu­ni­ci­pios cuen­tan con or­de­nan­zas que abor­dan su ma­ne­jo, prin­ci­pal­men­te en si­tua­cio­nes de con­flic­to ge­ne­ra­das por es­ta­dos sa­ni­ta­rios de­fi­cien­tes. Un pe­que­ño pa­so en la di­rec­ción co­rrec­ta ha si­do la re­cien­te ar­ti­cu­la­ción – a ins­tan­cias de nues­tro co­le­gio- de una me­sa pú­bli­co- pri­va­da pa­ra abor­dar el da­ño al ar­bo­la­do ur­bano por efec­to de des­pe­je de ca­bles en la ciu­dad, mal lla­ma­das po­das. Son pe­que­ños pa­sos que, es­pe­ra­mos va­yan cons­tru­yen­do un me­jor en­torno pa­ra la ges­tión de un re­cur­so am­bien­tal cla­ve pa­ra las ciu­da­des: los ár­bo­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.