Mi­se­ri­cor­dia en la fa­mi­lia

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Opinión - Na­ta­lia Aré­va­lo Pro­fe­so­ra Vo­ce­ra Fun­da­ción Vo­ces Católicas

Se­gún la OCDE, Chi­le li­de­ra la lis­ta de paí­ses con hi­jos na­ci­dos fue­ra del ma­tri­mo­nio con 7 de ca­da 10 ni­ños. Aun­que la his­to­ria de Chi­le cuen­ta con nu­me­ro­sos in­di­ca­do­res de que es­ta tendencia es­tá arrai­ga­da pro­fun­da­men­te en el pa­sa­do (¿quién no es­cu­chó al­gu­na vez re­la­tos so­bre los tris­te­men­te lla­ma­dos “hua­chos”?), las ci­fras que ve­mos hoy dan lu­ces de un fe­nó­meno que desafía la ma­ne­ra en que cons­trui­mos fa­mi­lia, y po­ne a la Igle­sia de ca­ra al gran desafío de acom­pa­ñar a quie­nes vi­ven en es­ta reali­dad. Y es jus­ta­men­te ese el lla­ma­do que ve­ni­mos es­cu­chan­do des­de el año pa­sa­do des­de Amo­ris Lae­ti­tia. Si hay una no­ve­dad en el do­cu­men­to pu­bli­ca­do el año pa­sa­do, es la in­sis­ten­cia en la ne­ce­si­dad de dis­cer­nir y acom­pa­ñar a la gran di­ver­si­dad de fa­mi­lias que po­de­mos en­con­trar hoy. ¿Có­mo po­de­mos res­pon­der a las fa­mi­lias hoy? Es una pre­gun­ta ne­ce­sa­ria que sur­ge cuan­do se abren bien los ojos y se per­ci­be en los co­le­gios un al­tí­si­mo nú­me­ro de ni­ños que vi­ven en ho­ga­res uni­pa­ren­ta­les, mien­tras que otros tan­tos ven có­mo sus pa­dres se se­pa­ran. Aque­llos que ha­cen su la­bor en torno a jó­ve­nes no­ta­rán la le­ja­nía que ellos sien­ten con el ma­tri­mo­nio, co­mo ins­ti­tu­ción. Y sin em­bar­go, tam­bién se ob­ser­va que un al­tí­si­mo nú­me­ro de chi­le­nos tie­ne la for­ma­ción de una fa­mi­lia co­mo ca­mino de rea­li­za­ción per­so­nal. La fa­mi­lia si­gue sien­do el lu­gar de co­bi­ja­mien­to, en­cuen­tro y ple­ni­tud per­so­nal que da sen­ti­do a la vi­da y hu­ma­ni­za la so­cie­dad. Co­mo se­ña­la­ra Fran­cis­co, sin el ca­lor del ho­gar la vi­da se vuel­ve va­cía y co­mien­zan a fal­tar las re­des que nos sos­tie­nen en la ad­ver­si­dad. Es pre­ci­sa­men­te a la luz de es­tas reali­da­des que la fa­mi­lia abre una pers­pec­ti­va más hu­ma­na pa­ra la hu­ma­ni­dad. La res­pues­ta que sal­ga de la Igle­sia, de nues­tras co­mu­ni­da­des cier­ta­men­te de­bie­ra es­tar re­gi­da por la mi­se­ri­cor­dia, sa­bien­do que la idea de mo­de­lo “ideal” no es su­fi­cien­te pa­ra abra­zar la gran di­ver­si­dad y ri­que­za que po­dre­mos en­con­trar. Se ha­ce ne­ce­sa­rio dis­cer­nir es­ta di­men­sión de la vi­da con sen­ti­do de reali­dad, sa­bien­do que la vi­da fa­mi­liar es­tá lle­na de di­na­mis­mo y cre­ci­mien­to, en con­tex­tos cul­tu­ra­les muy di­fe­ren­tes don­de de­be­mos sa­ber re­co­no­cer las se­mi­llas del Evan­ge­lio. Que la mi­se­ri­cor­dia vi­vi­da ali­men­te en­ton­ces nues­tras re­la­cio­nes más pro­fun­das, re­ci­bien­do en sí to­do lo be­llo, lo tris­te, do­lo­ro­so y es­pe­ran­za­dor de la vi­da tal co­mo, pre­ci­sa­men­te, ha­cen las fa­mi­lias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.