Mi­nis­tro del In­te­rior ex­ce­so y su de ho­nes­ti­dad

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Editorial del Director - Ga­briel Her­nán­dez Di­rec­tor

Con la elec­ción mu­ni­ci­pal prác­ti­ca­men­te a la vuel­ta de la es­qui­na, el go­bierno y la opo­si­ción pa­re­cen dos en­ti­da­des que no le dan la im­por­tan­cia ne­ce­sa­ria al pro­ce­so elec­to­ral del 23 de oc­tu­bre, es­to por­que to­dos los te­mas pre­sen­tes en la agen­da, re­dun­dan en las pre­si­den­cia­les que se rea­li­za­rán el pró­xi­mo año. Sin em­bar­go, en es­ta lluvia de can­di­da­tos que co­mien­za a aso­mar des­de la Nue­va Ma­yo­ría y Chi­le Va­mos, sur­gió una opi­nión des­de el por­ta­voz de La Mo­ne­da, el mi­nis­tro del In­te­rior y Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, Ma­rio Fer­nán­dez, quien en un ex­ce­so de ho­nes­ti­dad, se­ña­ló a re­vis­ta Ca­pi­tal que: “Creo que la de­ci­sión a la lar­ga va a ser en­tre Lagos y Pi­ñe­ra, lo otro es fan­ta­sía”. Esa sim­ple ora­ción pa­ra mu­chos, ge­ne­ró fuer­tes reac­cio­nes del es­pec­tro po­lí­ti­co, es­pe­cial­men­te, por­que pe­se a que pue­de ser el pen­sa­mien­to de mu­chas per­so­nas, el go­bierno no es el in­di­ca­do a re­fle­xio­nar de es­ta ma­ne­ra. La pre­si­den­ta del PS, Isabel Allen­de, y una evi­den­te pos­ter­ga­da por los di­chos del se­cre­ta­rio de Es­ta­do, se lan­zó en pi­ca­da in­di­can­do que “no co­rres­pon­de que au­to­ri­da­des de Go­bierno se es­tén pro­nun­cian­do en un te­ma que com­pe­te a los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Aquí lo que uno de­be pe­dir­le a un mi­nis­tro del In­te­rior es to­tal presidencia”, ha­cien­do un cla­ro em­pla­za­mien­to a que se de­di­que a las ta­reas gu­ber­na­men­ta­les de la ad­mi­nis­tra­ción Ba­che­let y se abs­ten­ga de es­te ti­po de fra­ses. A tal ni­vel lle­gó el des­con­ten­to al in­te­rior de la Nue­va Ma­yo­ría, que des­de el par­ti­do ra­di­cal, su pre­si­den­te, Ernesto Ve­las­co, le en­vió un men­sa­je ro­tun­do pi­dien­do su re­nun­cia: “Por de­cen­cia po­lí­ti­ca de­be dar un pa­so al cos­ta­do”. La olla a pre­sión es­ta­lló a tal pun­to, que el bra­zo de­re­cho de Ba­che­let, tu­vo que sa­lir a pe­dir dis­cul­pas por sus pa­la­bras se­ña­lan­do que la­men­ta­ba pro­fun­da­men­te las in­ter­pre­ta­cio­nes de sus de­cla­ra­cio­nes. Aho­ra bien, si uno es un poco más ana­lí­ti­co, se pue­de es­bo­zar que es­te de­mo­cra­ta­cris­tiano con 50 años en el par­ti­do, nos es­tá de­jan­do un men­sa­je im­por­tan­te. Si el mi­nis­tro, se sien­te re­pre­sen­ta­do con Lagos, pro­ba­ble­men­te, la fa­lan­ge es­té con­si­de­ran­do se­ria­men­te apo­yar a la even­tual can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, trans­for­mán­do­se en el pri­mer can­di­da­to con res­pal­do de dos par­ti­dos al in­te­rior del ofi­cia­lis­mo. Sin em­bar­go, aún fal­ta que co­rra mu­cha agua ba­jo el puen­te. El pró­xi­mo do­min­go 23 se ter­mi­na­rá la elec­ción mu­ni­ci­pal y se po­drá ha­blar con to­da ho­nes­ti­dad so­bre el pro­ce­so que vie­ne. Pe­se a que Lagos refleja una pos­tu­ra pre­pa­ra­da y con ca­pa­ci­da­des pa­ra di­ri­gir el país, hay mu­cho par­ti­do en la coa­li­ción de cen­tro iz­quier­da que se tie­ne que po­ner de acuer­do so­bre el te­ma. Can­di­da­tos hay y con gran po­si­cio­na­mien­to en la ciu­da­da­nía. Des­de Chi­le Va­mos, has­ta es­te mo­men­to, Se­bas­tián Pi­ñe­ra cla­ra­men­te es­tá co­rrien­do so­lo al in­te­rior de su sec­tor, de­bi­do a que las en­cues­tas lo mues­tran bien po­si­cio­na­do. Si lle­ga a ha­ber una con­tien­da en­tre los ex pre­si­den­tes Lagos y Pi­ñe­ra, ¿quién es­tá me­jor pre­pa­ra­do a su jui­cio? Co­mien­ce a pen­sar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.