Es­ta se­ma­na, cual­quier error pue­de cos­tar la elec­ción

En po­lí­ti­ca, to­do pue­de dar un gran gi­ro en só­lo un mi­nu­to. Es­tos días son cla­ves pa­ra con­quis­tar a la co­mu­ni­dad que po­si­ble­men­te ha­brá que li­de­rar du­ran­te los pró­xi­mos años, o en su de­fec­to, pa­ra ce­rrar un ca­pí­tu­lo por no ha­ber po­di­do con­ven­cer­los.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Só­lo seis días res­tan pa­ra el 23 de oc­tu­bre. La adre­na­li­na sube al má­xi­mo ni­vel es­ta se­ma­na pa­ra los can­di­da­tos a al­cal­des y con­ce­ja­les de to­do el país y, por su­pues­to, la pro­vin­cia.

Ya en tie­rra de­re­cha exis­ten per­cep­cio­nes de cuál o cuá­les son los con­ten­do­res que tienen más op­cio­nes en ca­da co­mu­na.

Hoy po­de­mos de­cir con to­da se­gu­ri­dad que hay mu­ni­ci­pios en los cua­les las po­si­bi­li­da­des de que se man­ten­gan los mis­mos al­cal­des o se re­nue­ven es­tán cla­ras, no así en Los Án­ge­les, Tu­ca­pel, Al­to Bio­bío, Yum­bel, Ne­gre­te o Na­ci­mien­to, por men­cio­nar al­gu­nas, en don­de las diferencias por­cen­tua­les o lo que se per­ci­be en el am­bien­te no per­mi­ten te­ner se­gu­ri­dad al­gu­na acer­ca de quién ocu­pa­rá el si­llón edi­li­cio los pró­xi­mos cua­tro años.

Por ello, es­tos días se­rán cla­ves pa­ra con­quis­tar al elec­to­ra­do in­de­ci­so, y fren­te a es­ta po­si­bi­li­dad, cual­quier error o caí­da pue­de cos­tar la elec­ción.

El fin de se­ma­na, un ver­da­de­ro es­cán­da­lo es­tu­vo si­tua­do en la co­mu­na de Qui­la­co, don­de un con­ce­jal ho­mo­se­xual, Cris­tian Lo­yo­la, de­nun­ció al can­di­da­to a la re­elec­ción, Ro­lan­do Ti­ra­pe­guy, de agre­dir­lo y emi­tir­le in­sul­tos ho­mo­fó­bi­cos, he­cho que ocu­rrió el vier­nes tras la ce­le­bra­ción del Día del Pro­fe­sor en di­cha lo­ca­li­dad.

Pro­duc­to del in­ci­den­te, Ti­ra­pe­gui fue de­te­ni­do por ca­ra­bi­ne­ros y los an­te­ce­den­tes del ca­so fue­ron tur­na­dos al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

No co­no­ce­mos con cer­te­za la ve­ra­ci­dad de la his­to­ria. Hay dos ver­sio­nes, sin em­bar­go, he­chos de estas ca­rac­te­rís­ti­cas pue­den per­ju­di­car, pro­ba­ble­men­te, su vo­ta­ción en di­cha co­mu­na.

De ser ver­dad, el ca­so ten­drá una lar­ga his­to­ria, y si to­do es fal­so, es fá­cil re­cor­dar una fra­se que emi­tió el en­ton­ces pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra cuan­do fue vin­cu­la­do con la su­pues­ta in­ter­ven­ción de las elecciones de la ANFP. En di­cha oca­sión, se­ña­ló: “mien­te, mien­te que al­go que­da”, y eso es pre­ci­sa­men­te lo que acom­pa­ña­rá a Ti­ra­pe­gui de no ser real la acu­sa­ción.

Es­tos días to­do es­ta­rá hi­per­sen­si­bi­li­za­do e irri­ta­ble. Los can­di­da­tos de las 14 co­mu­nas de­ben ve­lar por­que su cam­pa­ña se vea, sea y se pro­yec­te transparente, uni­da e in­clu­si­va.

Só­lo a mo­do de com­pa­ra­ción de lo que pue­de ocu­rrir fren­te a las cri­sis elec­to­ra­les, es co­sa de ver lo que ocu­rre en Es­ta­dos Uni­dos. Hoy la cam­pa­ña del re­pu­bli­cano Do­nald Trump se des­mo­ro­na a días de la elec­ción, no por su per­so­na­li­dad, sino por múl­ti­ples acu­sa­cio­nes de agre­sión se­xual.

Al­go si­mi­lar le ocu­rrió a Pa­ri­si en las pa­sa­das pre­si­den­cia­les, quien tu­vo que ver có­mo su cam­pa­ña se de­rrum­bó cual cas­ti­llo de nai­pes al sa­lir a la luz di­ver­sas de­man­das la­bo­ra­les con­tra él.

En po­lí­ti­ca, to­do pue­de dar un gran gi­ro en só­lo un mi­nu­to. Es­tos días son cla­ves pa­ra con­quis­tar a la co­mu­ni­dad que po­si­ble­men­te ha­brá que li­de­rar du­ran­te los pró­xi­mos años, o en su de­fec­to, pa­ra ce­rrar un ca­pí­tu­lo por no ha­ber po­di­do con­ven­cer­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.