Hay que ser fiel en las buenas y en las ma­las

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

To­dos sa­be­mos que el par­ti­do que ju­gó Ibe­ria an­te San­tia­go Mor­ning, por lo me­nos du­ran­te la pri­me­ra me­dia ho­ra, fue un buen co­me­ti­do de los di­ri­gi­dos de Nel­son So­to. La­men­ta­ble­men­te, tras el gol del em­pa­te, pa­re­ció ser una es­to­ca­da lo su­fi­cien­te­men­te pro­fun­da pa­ra, al pa­re­cer, des­co­lo­car a los jugadores azul­gra­nas.

¿Es­ta si­tua­ción da pa­ra que al­gu­nos hin­chas cues­tio­nen e in­sul­ten a los jugadores? Ab­so­lu­ta­men­te no. No nos ol­vi­de­mos que fue es­te cuer­po téc­ni­co, es­te grupo de jugadores, quie­nes ha­ce unos cuan­tos meses nos te­nían eu­fó­ri­cos por­que es­ta­ban ad por­tas del as­cen­so. Son los mis­mos jugadores que nos han he­cho fe­li­ces por ob­te­ner re­sul­ta­dos po­si­ti­vos y por jugar bien al fút­bol.

No. La de­rro­ta del sá­ba­do fue do­lo­ro­sa, de eso no hay duda, pero lo que no se pue­de cues­tio­nar son las ga­nas que le po­ne a dia­rio es­te plan­tel pa­ra in­ten­tar co­rre­gir ca­da uno de los erro­res que se co­me­ten en los par­ti­dos ofi­cia­les.

Si us­ted sien­te la ne­ce­si­dad de cues­tio­nar a es­te equi­po, pe­dir la “cabeza” de al­guno de ellos por­que le pa­re­ció que no rin­dió co­mo co­rres­pon­de, mis­ma si­tua­ción pa­ra Nel­son So­to, dé­je­nos de­cir­le que us­ted no es­tá sien­do un buen hin­cha.

Ser un buen hin­cha im­pli­ca muchos as­pec­tos. Es co­mo una re­la­ción que tie­ne al­tos y ba­jos, mo­men­tos de éx­ta­sis y otros de amar­gu­ras o pe­nu­rias.

Si us­ted es hin­cha de Ibe­ria, tie­ne el com­pro­mi­so ad­qui­ri­do de po­der asis­tir a la can­cha, de alen­tar al club cuan­do no jue­ga bien, de aleo­nar a los “mu­cha­chos” cuan­do co­me­ten al­gún error du­ran­te los 90 mi­nu­tos pa­ra que los pue­dan en­men­dar.

Quie­nes es­tán en las ga­le­rías o tri­bu­nas pue­den su­frir, lo pue­den pa­sar mal, pero la cien­cia de ser hin­cha es­tá en po­der ca­na­li­zar di­cho pe­sar en un cán­ti­co, en un aplau­so, en un im­pul­so pa­ra en­tre­gar ga­nas al plan­tel.

No son sa­lu­da­bles pa­ra las hin­cha­das aque­llas per­so­nas que in­sul­tan y cues­tio­nan gra­tui­ta­men­te a los jugadores, sino aque­llos que a pe­sar de no sen­tir­se re­pre­sen­ta­dos con una forma de jue­go, son ca­pa­ces de ser in­con­di­cio­na­les, fie­les, y es­tar en las buenas y en las ma­las, no só­lo en las cir­cuns­tan­cias de éxi­to.

Ibe­ria ne­ce­si­ta de to­dos, no só­lo de al­gu­nos, y es aho­ra cuan­do se de­ben ver los “ga­llos”, no en un in­sul­to, sino en un alien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.