Ta­pan­do el sol con Ga­ray

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Pa­re­ce real­men­te in­creí­ble que lue­go de que se con­fir­ma la es­ca­lo­frian­te ci­fra de muer­te de 1.313 ni­ños y adolescentes en cen­tros de­pen­dien­tes del Ser­vi­cio Na­cio­nal de me­no­res (Se­na­me) en­tre los años 2005 y 2016 re­co­no­ci­das por el mis­mo or­ga­nis­mo, la no­ti­cia que cu­brió to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción por más de una se­ma­na ha­ya si­do la su­pues­ta fu­ga de Ra­fael Ga­ray.

En cual­quier país del mun­do un epi­so­dio co­mo es­te hu­bie­se si­do la no­ti­cia prin­ci­pal de los dia­rios, me­dios te­le­vi­si­vo y ra­dia­les, no me ca­be du­da que se­ría ca­li­fi­ca­da co­mo una tra­ge­dia na­cio­nal, sin em­bar­go, en nues­tro que­ri­do país, se le ha ba­ja­do el perfil de la ma­ne­ra más bur­da y ver­gon­zo­sa.

Lue­go de la muer­te de la pe­que­ña Li­set­te de 11 años, se co­mien­za a co­no­cer el más des­ga­rra­dor de los in­for­mes emi­ti­dos por una en­ti­dad es­ta­tal, de­ta­llan­do el cruel sis­te­ma de vi­da que man­tie­nen has­ta el día de hoy los ni­ños y adolescentes que pu­lu­lan en­tre un cen­tro u otro.

Li­set­te co­men­zó a deam­bu­lar por di­ver­sos cen­tros y ho­ga­res a los cin­co años, apar­ta­da de una vi­da fa­mi­liar de abu­sos se­xua­les, y vio­len­cia. En año 2014 lle­ga al cen­tro Gal­va­rino en Santiago. Des­gra­cia­da­men­te la fal­ta de fun­cio­na­rios ca­pa­ci­ta­dos o pro­fe­sio­na­les en los cen­tros u ho­ga­res hi­cie­ron más di­fí­cil las con­di­cio­nes de sa­lud de la pe­que­ña. Las he­ri­das de vi­da que traía Li­set­te di­fí­cil­men­te sa­na­rían. Su vi­da se con­vir­tió en un coc­tel de psi­co­fár­ma­cos ad­mi­nis­tra­dos dia­ria­men­te (tres do­sis al día) pa­ra es­ta­bi­li­zar­la, lo que de­ri­va­ba en in­ter­na­cio­nes men­sua­les en di­ver­sos hos­pi­ta­les, has­ta que fi­nal­men­te un pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio ter­mi­nó con su

Se­cre­ta­rio ge­ne­ral Evo­po­li

vi­da el pa­sa­do 11 de abril.

Lue­go de es­te trá­gi­co epi­so­dio se in­ter­po­ne una que­re­lla por cua­si­de­li­to de ho­mi­ci­dio pre­sen­ta­da por el juez del Cuar­to Juz­ga­do de Fa­mi­lia de Santiago, pa­ra in­ves­ti­gar si real­men­te la pe­que­ña Lis­set­te es­ta­ba sien­do me­di­ca­da co­rrec­ta­men­te. An­te es­te he­cho el Se­na­me se ha en­car­ga­do de po­ner ba­rre­ras a la in­ves­ti­ga­ción que Ci­per ha he­cho de ma­ne­ra muy aco­ta­da, in­di­can­do a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Sa­lud que aquel tra­ta­mien­to era el ade­cua­do pa­ra ella.

A par­tir de es­te ca­so se abre la puer­ta a las cien­tos de muer­tes de ni­ños a lo lar­go del país, don­de cla­ra­men­te la ins­ti­tu­ción es res­pon­sa­ble de la tui­ción de los ni­ños. Pe­ro to­do es­tá con­cen­tra­do en Ga­ray.

Me pre­gun­to: ¿ Es es­to re­le­van­te an­te un he­cho tan es­ca­bro­so co­mo las muer­tes de ni­ños a ma­nos de un or­ga­nis­mo que de­bió protegerlos? ¿ Es par­te del apa­ra­ta­je po­lí­ti­co por en­cu­brir lo que no se quie­re dar a co­no­cer? O tal vez so­mos una so­cie­dad in­sen­si­ble de lo que a los más dé­bi­les les pue­da su­ce­der, to­tal no­so­tros vi­vi­mos en el re­fu­gio de nues­tro ho­gar y nues­tra fa­mi­lia. No lo creo, aun sien­to que es­ta­mos a tiem­po de pro­te­ger a nues­tros ni­ños, a esos se­res que no le pi­die­ron a na­die lle­gar sim­ple­men­te los tra­ji­mos y hoy los de­ja­mos a la suer­te del abu­sa­dor. Es­te no es el país que quie­ro.

Aun sien­to que es­ta­mos a tiem­po de pro­te­ger a nues­tros ni­ños, a esos se­res que no le pi­die­ron a na­die lle­gar sim­ple­men­te los tra­ji­mos y hoy los de­ja­mos a la suer­te del abu­sa­dor. Es­te no es el país que quie­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.