Po­lí­ti­ca y mo­ral

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ale­jan­dro Me­ge Val­de­be­ni­to

En su sen­ti­do clá­si­co la po­lí­ti­ca es el ar­te de go­ber­nar la ciu­dad ( la po­lis de los grie­gos) de ma­ne­ra éti­ca y la mo­ral es la for­ma de rea­li­zar esa go­ber­nan­za y si bien Sir Fran­cis Ba­con (1561-1626), que sa­bía de lo que ha­bla­ba, ex­pre­só que era muy di­fí­cil ha­cer com­pa­ti­ble los in­tere­ses po­lí­ti­cos y la mo­ral, los ciu­da­da­nos nun­ca pier­den la es­pe­ran­za, aún a con­tra­pe­lo de la ex­pe­rien­cia, que es po­si­ble que los po­lí­ti­cos ha­gan del ac­to de go­ber­nar la ciu­dad una ac­tua­ción re­ves­ti­da de mo­ra­li­dad, trans­pa­ren­cia y de ho­nes­to ser­vi­cio pú­bli­co, co­mo al­gu­nos lo con­si­guen. De ahí la res­pon­sa­bi­li­dad de quie­nes eli­gen o de­sig­nan a los dis­tin­tos can­di­da­tos con­si­de­rar la es­ta­tu­ra mo­ral que los res­pal­da y que re­fle­jan fren­te a la ciu­da­da­nía pues­to que la con­di­ción mo­ral no es un atri­bu­to que se ad­quie­ra de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea por el so­lo he­cho de ser can­di­da­to a un car­go de re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar por lo que el elec­tor, ese ciu­da­dano cons­cien­te de su de­ber, al emi­tir su vo­to de­be co­no­cer, en lo que sea po­si­ble, lo que hay de­trás de un nom­bre, de un ros­tro, de una le­tra y un nú­me­ro y de unas cuan­tas pro­me­sas, la ma­yo­ría de las cua­les que­dan fue­ra de las po­si­bi­li­dad de rea­li­za­ción por quie­nes las ofre­cen.

De­be ser la ho­nes­ti­dad y la con­se­cuen­cia en­tre lo que se di­ce y lo que se ha­ce, con un pa­sa­do sin som­bras que in­ha­bi­li­ten mo­ral­men­te, por so­bre los de­seos per­so­na­les y los fríos cálcu­los po­lí­ti­co- elec­to­ra­les los que de­ben ser con­si­de­ra­dos cuan­do se to­ma la de­ci­sión de ele­gir a una per­so­na pa­ra un car­go que es im­por­tan­te por­que afec­ta la vi­da de to­da una co­mu­ni­dad, pues­to que, co­mo lo di­je­ra el pre­si­den­te che­co Va­clav Ha­vel (1936-2011), “Si no se com­par­te e im­plan­tan unos va­lo­res y unas obli­ga­cio­nes mo­ra­les, ni la ley, ni un go­bierno de­mo­crá­ti­co, ni una eco­no­mía de mer­ca­do fun­cio­na­rán co­rrec­ta­men­te”.

De­be­mos re­co­no­cer que en ma­te­ria de mo­ra­li­dad pú­bli­ca es­ta­mos al de­be, de­frau­da­dos y muy po­co fe­li­ces, por lo que co­mo ciu­da­da­nos no po­de­mos con­tri­buir, por ac­ción u omi­sión – vo­tar en las pró­xi­mas elec­cio­nes o ne­gar­se a ha­cer­lo- a que es­te com­por­ta­mien­to se ge­ne­ra­li­ce, te­nien­do la opor­tu­ni­dad pa­ra ele­gir a nues­tras au­to­ri­da­des lo ha­ga­mos por quie­nes, por mé­ri­to per­so­nal y mo­ral se lo me­re­cen, tan­to ellos co­mo la co­mu­ni­dad.

En es­ta de­ci­sión ad­quie­re ma­yor re­le­van­cia la opi­nión y par­ti­ci­pa­ción de la gran ma­yo­ría si­len­cio­sa cons­ti­tui­da por el ciu­da­dano co­mún y co­rrien­te, aquel que la ma­yor par­te del tiem­po per­ma­ne­ce ca­si in­vi­si­ble en el queha­cer y bu­lli­cio pú­bli­co pe­ro que co­no­ce me­jor que na­die los pro­ble­mas y ne­ce­si­da­des de la ciu­dad y la co­mu­na en que vi­ve por­que los su­fre o los go­za y que no siem­pre pue­de ni tie­ne tri­bu­na pa­ra ex­pre­sar su opi­nión, has­ta que en el si­len­cio y la so­le­dad de la cá­ma­ra de vo­ta­ción, con­cien­te de la im­por­tan­cia que tie­ne su par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y de­mo­crá­ti­ca, emi­te su vo­to.

La con­di­ción mo­ral no es un atri­bu­to que se ad­quie­ra de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea por el so­lo he­cho de ser […] por lo que el elec­tor, […] al emi­tir su vo­to de­be co­no­cer, en lo que sea po­si­ble, lo que hay de­trás de un nom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.