El en­re­do elec­to­ral más gran­de de la his­to­ria

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Hoy, a 5 días de una elec­ción, no se sa­be có­mo po­drán par­ti­ci­par los ciu­da­da­nos del pro­ce­so. No hay cla­ri­dad. Es­to es una fal­ta de res­pe­to a to­dos los chi­le­nos y chi­le­nas. De­mues­tra una irres­pon­sa­bi­li­dad de las au­to­ri­da­des que son in­ca­pa­ces de ve­lar por­que uno de los mo­men­tos más pro­pios de una de­mo­cra­cia que es una elec­ción, se desa­rro­llen con la trans­pa­ren­cia que hoy exi­ge to­do un país. Al­guien de­be res­pon­der por es­to.

La Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, de­fi­ne la pa­la­bra “error”, co­mo una: ac­ción desa­cer­ta­da o equi­vo­ca­da. Es­to es pre­ci­sa­men­te lo que hi­zo el Re­gis­tro Ci­vil y que ha ge­ne­ra­do una po­lé­mi­ca y un da­ño prác­ti­ca­men­te irre­pa­ra­ble al pro­ce­so elec­to­ral del pró­xi­mo do­min­go 23 de oc­tu­bre. Ha­brá des­con­fian­za en la le­gi­ti­mi­dad de las elec­cio­nes y que­da­rán se­rias du­das. Una ver­da­de­ra fal­ta de res­pe­to al país.

To­do es­te con­flic­to se ori­gi­nó en las pro­pias ofi­ci­nas de es­te or­ga­nis­mo, qui­zás uno de los más im­por­tan­tes de las re­par­ti­cio­nes pú­bli­cas. La fa­lla ini­cial hi­zo que se en­tre­ga­ran da­tos erra­dos de ca­si 8 mi­llo­nes de per­so­nas, es de­cir, ca­si el 50% del pa­trón elec­to­ral.

Tras es­ta ver­güen­za ad­mi­nis­tra­ti­va, el Ser­vel, pu­do de­pu­rar la in­for­ma­ción re­du­cién­do­la a po­co más de 4 mi­llo­nes 700 mil caos, es­to por­que al me­nos 3 mi­llo­nes de per­so­nas es­ta­ban muer­tas, du­pli­ca­das o sim­ple­men­te nun­ca exis­tie­ron.

Con esa in­for­ma­ción, a es­tos 4 mi­llo­nes de elec­to­res se les cam­bió el do­mi­ci­lio, pe­ro den­tro de la mis­ma co­mu­na.

Pe­ro, la bom­ba es­ta­lló y más de 485 mil ca­sos de cam­bios de do­mi­ci­lio hoy, son fran­ca­men­te inacep­ta­bles y gro­se­ros.

Per­so­nas que tie­nen que ir a vo­tar a la An­tár­ti­ca, Coy­hai­que o Vi­ña del Mar y que han vi­vi­do to­da su vi­da en Los Án­ge­les, por men­cio­nar al­gu­nos ca­sos, es el pano- ra­ma ac­tual. Es ver­dad.

En la pá­gi­na del Ser­vi­cio Elec­to­ral, se in­di­ca que pa­ra cam­biar do­mi­ci­lio pa­ra una elec­ción, el trá­mi­te gra­tui­to es acu­dir a las di­rec­cio­nes re­gio­na­les del Ser­vel o a las ofi­ci­nas de Chi­le Atien­de y ahí den­tro de los pla­zos per­ti­nen­tes se asig­na­rá la nue­va me­sa y cir­cuns­crip­ción.

Sin em­bar­go aquí, na­da de eso ocu­rrió y sim­ple­men­te se to­mó una de­ci­sión ar­bi­tra­ria y se de­jó pa­sar el es­cán­da­lo pa­ra evi­tar un nue­vo con­flic­to, el cual hoy nos tie­ne ar­man­do le­yes ex­prés pa­ra sal­var la elec­ción, pe­ro que no res­ca­ta­rá el des­cré­di­to del pro­ce­so.

Mien­tras tan­to, ex­tra­ña la pa­si­vi­dad de la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca fren­te al he­cho. El di­rec­tor del Re­gis­tro Ci­vil si­gue tra­ba­jan­do re­gu­lar­men­te al igual que la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, am­bos de­mó­cra­ta cris­tia­nos, y lo que co­rres­pon­de­ría éti­ca­men­te es que se to­ma­ran ac­cio­nes du­ras fren­te a es­te gra­ve error. Hoy, a 5 días de una elec­ción, no se sa­be có­mo po­drán par­ti­ci­par los ciu­da­da­nos del pro­ce­so. No hay cla­ri­dad. Es­to es una fal­ta de res­pe­to a to­dos los chi­le­nos y chi­le­nas. De­mues­tra una irres­pon­sa­bi­li­dad de las au­to­ri­da­des que son in­ca­pa­ces de ve­lar por­que uno de los mo­men­tos más pro­pios de una de­mo­cra­cia que es una elec­ción, se desa­rro­llen con la trans­pa­ren­cia que hoy exi­ge to­do un país. Al­guien de­be res­pon­der por es­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.