YA PUES, DEVUÉLVAME MI MÁ­QUI­NA

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Mar­ga­ri­ta del Car­men Que­za­da

Se­ñor Di­rec­tor: Soy ve­ci­na de la ciu­dad de Mul­chén, y el mo­ti­vo por el cual es­cri­bo es­ta car­ta es pa­ra dar a co­no­cer un he­cho que su­ce­dió ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 20 años y que has­ta la fe­cha no ha po­di­do ser so­lu­cio­na­do de­bi­do a la fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad de la ac­tual y can­di­da­ta a con­ce­jal, Sra. Glo­ria Ivon­ne Po­ble­te Bas­cur. Re­sul­ta que en el año 1996 a so­li­ci­tud de la Sra. Glo­ria Ivon­ne, le pres­té una má­qui­na de co­ser mar­ca Re­ming­ton de pie, la cual a la fe­cha no ha si­do en­tre­ga­da por la re­fe­ri­da, pe­se a las múl­ti­ples so­li­ci­tu­des rea­li­za­das por mí. He con­ver­sa­do con ella y le he pe­di­do que de­vuel­va mi má­qui­na en reite­ra­das oca­sio­nes, re­ci­bien­do co­mo res­pues­ta que la de­be en­viar a un ta­ller pa­ra su re­pa­ra­ción, o cual me cons­ta que no ha su­ce­di­do, pues­to que aun la man­tie­ne en su po­der. Ha­ce po­co, nue­va­men­te le in­sis­tí y so­li­ci­té la de­vo­lu­ción se­ña­lán­do­le que en­via­ría una car­ta a es­te me­dio pa­ra dar a co­no­cer la si­tua­ción, an­te lo cual me res­pon­dió: ha­ga lo que quie­ra. Por ello, y to­do lo su­ce­di­do en es­tos 20 años, es que pue­do afir­mar que la se­ño­ra Glo­ria Ivon­ne es una per­so­na po­co se­ria, apá­ti­ca y ca­ren­te de sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad, pues­to que no me pue­do ex­pli­car de otra ma­ne­ra la ra­zón por la cual se nie­ga a de­vol­ver­me un bien que me per­te­ne­ce. Lo peor, es que una per­so­na con ta­les ca­rac­te­rís­ti­cas po­see un rol de re­pre­sen­ta­ción de la co­mu­ni­dad, y mi pre­gun­ta es ¿pue­de una per­so­na ejer­cer una la­bor efi­cien­te, com­pro­me­ti­da con el bie­nes­tar so­cial y pro­pen­der al bien co­mún, si en al­go tan mí­ni­mo no es ca­paz de cum­plir? Juz­gue us­ted.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.