Cam­biar­se de AFP: Cuá­les son los ries­gos de to­mar es­ta de­ter­mi­na­ción

Un afi­lia­do siem­pre de­be ver el cos­to/ ren­ta­bi­li­dad de es­tar en una de es­tas en­ti­da­des, y com­pa­rar­la con las otras ad­mi­nis­tra­do­ras.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - ECONOMÍA -

Ha­ce unos cua­tro me­ses, el mo­vi­mien­to “NO + AFP” reali­zó un lla­ma­do a to­dos los ma­ni­fes­tan­tes a cam­biar­se al Fon­do E, y de es­ta for­ma que­brar el sis­te­ma. El fin de se­ma­na re­cién pa­sa­do, se desa­rro­lló la ter­ce­ra mar­cha con­tra el sis­te­ma de las Ad­mi­nis­tra­do­ras de Fon­dos de Pen­sio­nes (AFP) la que ter­mi­nó con un nue­vo e in­só­li­to lla­ma­do: la sa­li­da ma­si­va de las dos AFP que tie­nen la ma­yor can­ti­dad de afi­lia­dos (Cru­prum y Provida).

Se­gún el in­for­me de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Pen­sio­nes, en­tre am­bas acu­mu­lan el 38% de to­dos los afi­lia­dos al sis­te­ma, cer­ca de 4 mi­llo­nes de per­so­nas. Por tal mo­ti­vo, es­te inusual lla­ma­do en­cen­dió de ma­ne­ra ca­si in­me­dia­ta las alar­mas so­bre las con­se­cuen­cias y ries­gos que es­to lle­ga­ría a te­ner, si –efec­ti­va­men­te- los usua­rios res­pon­den, tal co­mo hi­cie­ron con el tras­la­do ma­si­vo al fon­do E.

En es­ta lí­nea, el in­ge­nie­ro Ci­vil In­dus­trial de la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción y ex­per­to en el te­ma, Eduar­do Jerez, ex­pli­có so­bre cuá­les po­drían lle­gar a ser los ries­gos pa­ra las AFPS, que sus afi­lia­dos se cam­bien de fon­do o de ad­mi­nis­tra­do­ra.

“De­be­mos ser cla­ros en que és­tas su­ge­ren­cias tie­nen más un re­vue­lo me­diá­ti­co a un efec­to di­rec­to en sus ob­je­ti­vos, pues la gran ma­yo­ría de los afi­lia­dos al sis­te­ma AFP no to­ma­rá me­di­das que va­yan en per­jui­cio de sus fon­dos”, sos­tu­vo.

A ello, el ex­per­to agre­gó que las per­so­nas sa­lie­ron a mar­char pa­ra me­jo­rar las pen­sio­nes, no pa­ra eli­mi­nar las AFPS, eso que­dó de­mos­tra­do en la ter­ce­ra mar­cha don­de ba­jó en gran can­ti­dad los asis­ten­tes a las mar­chas, in­de­pen­dien­te del te­ma de la llu­via, las p per­so­nas han re­fle­xio­na­dos so­bre­bre los reales al­can­ces del mo­vi­mien­to,en­to, y no quie­ren que el Es­ta­do pa­se se a ser due­ño de sus fon­dos, a cam­biom­bio de una pro­me­sa de pen­sión quee de se­gu­ro no se cum­pli­rá.

“Aho­ra, pa­ra una AFP, el cam­bio de fon­do no afec­ta en na­da, pues la co­mi­sión es so­bre­sobr e ele l suel­doel­do co­ti­za­do, , y por un cam­bio mbio de ad­mi­nis­tra­mi­nis­tra­do­ra,ra, pue­den verr dis­mi­nui­da la uti­li­dad lass AFPS de don­den­de sal­gan afi­lia­dos,lia­dos, y un au­men­to de uti­li­da­des las quee re­ci­ban los afi­lia­dos,dos, pe­ro es par­te de la com­pe­ten­cia mpe­ten­cia pro­pia del sis­te­ma, pe­ro­ro no po­ne en ries­go a una u otra AFPFP en par­ti­cu­lar”, sos­tu­vo Eduar­do Jerez. ez.

PO­DRÍA PER­JU­DI­CAR EL CAM­BIO AL COTIZANTE

Un afi­lia­do siem­pre de­be ver el cos­to/ren­ta­bi­li­dad de es­tar en una AFP y com­pa­rar­la con las otras, ex­pu­so el ex­per­to.

Del mis­mo mo­do, agre­gó que cuan­do el sal­do es pe­que­ño con­vie­nen las AFP de me­nor cos­to, pe­ro cuan­do el fon­do del afi­lia­do co­mien­za a te­ner un sal­do ma­yor a $15.000.000, en­ton­ces con­vie­ne es­tar en las AFP de ma­yor ren­ta­bi­li­dad.

Tam­bién es im­por­tan­te la va­ria­ble ca­li­dad de ser­vi­cio, don­de se mi­de, por ejem­plo, la co­ber­tu­ra de la AFP, pues en las ciu­da­des más pe­que­ñas hay só­lo una AFP, por lo tan­to son al me­nos tres las va­ria­bles a con­si­de­rar a la ho­ra de es­tar en una AFP.

“Aho­ra, sí me cam­bio a una AFP más ba­ra­ta, pe­ro de­jó de per­der un 1% de ren­ta­bi­li­dad por año, en­ton­ces el da­ño es im­por­tan­te en el lar­go pla­zo”, en­fa­ti­zó Jerez.

Por otra par­te, y pa­ra en­ten­der cuán­to es lo que pue­de lle­gar a per­der una per­so­na al cam­biar­se de ad­mi­nis­tra­do­ra, el ex­per­to ex­pli­có que si una per­so­na tie­ne un fon­do de $30.000.000 y una ren­ta bru­ta de $600.000, en­ton­ces la di­fe­ren­cia en cos­to por cam­biar­se de la AFP más ca­ra a la más ba­ra­ta es de $81.000 anua­les apro­xi­ma­da­men­te.

Es por esa ra­zón que, a ello, aña­dió que si esa AFP más ba­ra­ta ren­ta un 1% du­ran­te el año, en­ton­ces el afi­lia­do de­ja de ga­nar $300.000 en ren­ta­bi­li­dad ese mis­mo año, por lo que el cam­bio de AFP le ge­ne­ró una pér­di­da to­tal de $220.000, y si ese mis­mo ejer­ci­cio se re­pi­te en los pró­xi­mos años, en­ton­ces ese per­jui­cio es con­si­de­ra­ble al mul­ti­pli­car­lo por los años fal­tan­tes pa­ra pen­sio­nar­se.

Por lo mis­mo, mien­tras ma­yor es el fon­do de pen­sión del afi­lia­do, ma­yor de­be ser la ren­ta­bi­li­dad de la AFP, com­pa­ra­da con las otras AFP.

VA­RIA­BLES AL MO­MEN­TO DE DE­CI­DIR CAM­BIAR­SE

Si una per­so­na es­tá pen­san­do en cam­biar­se, no bas­ta úni­ca­men­te con que­rer ha­cer­lo, sino que es im­por­tan­te ana­li­zar y to­mar en cuen­ta al­gu­nas va­ria­bles que pue­den in­ci­dir en tal de­ter­mi­na­ción. Pa­ra ello, Eduar­do Jerez ad­vir­tió de al­gu­nos pun­tos en los que se de­ben fi­jar, “tres son las va­ria­bles prin­ci­pa­les, ren­ta­bi­li­dad, cos­tos y ca­li­dad de ser­vi­cio. Mien­tras mi fon­do no sea su­pe­rior a $15.000.000 en­ton­ces las AFPS de me­nor cos­to son una muy bue­na al­ter­na­ti­va, pe­ro so­bre esos mon­tos ad­mi­nis­tra­dos las AFPS más ren­ta­bles de­ben te­ner prio­ri­dad”. De es­ta for­ma, sub­ra­yó que no hay que de­jar de la­do la va­ria­ble su­cur­sa­les, pues los pue­blos don­de hay só­lo una AFP, hay que pri­vi­le­giar­las, pues es­tán ha­cien­do un es­fuer­zo en lle­gar a lo­ca­li­da­des don­de otras AFPS no co­lo­can el fo­co. “Per­so­nal­men­te creo que la me­jor AFP es don­de mi eje­cu­ti­vo es­tá pre­sen­te, y cons­tan­te­men­te me es­tá edu­can­do en te­mas de edu­ca­ción pre­vi­sio­nal, es de­cir, don­de me edu­quen y me de­di­quen tiem­po en es­ta ma­te­ria en­go­rro­sa pa­ra mu­chos”, re­sal­tó el ex­per­to.

Fi­nal­men­te, Jerez sub­ra­yó que las re­co­men­da­cio­nes pro­duc­to de las ma­ni­fes­ta­cio­nes son irres­pon­sa­bles, y en ca­so de per­jui­cio en los fon­dos de los sim­pa­ti­zan­tes no exis­te res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­na de quie­nes las emi­ten.

“Acá se es­tá per­dien­do el fo­co de me­jo­rar las pen­sio­nes, cen­trán­do­se ex­clu­si­va­men­te en eli­mi­nar a las AFPS. Es im­por­tan­te se­pa­rar las vi­sio­nes ideo­ló­gi­cas de las so­lu­cio­nes téc­ni­cas pro­pues­tas pa­ra me­jo­rar las pen­sio­nes, pues so­lu­cio­nes mi­la­gro­sas no exis­ten, pe­ro sí fal­ta mu­cho por avan­zar en edu­ca­ción pre­vi­sio­nal, en me­jo­res tra­ba­jos, lo que im­pli­ca me­jo­res aho­rros pre­vi­sio­na­les, y por en­de en me­jo­res pen­sio­nes”, con­clu­yó el ex­per­to de la Udec, Eduar­do Jerez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.