Se le de­be una dis­cul­pa pú­bli­ca al país en­te­ro

Se es­ti­ma que en la re­gión del Bio­bío, son más de 48 mil per­so­nas las afec­ta­das y hoy, no tie­nen so­lu­ción, sien­do que ellos no co­me­tie­ron nin­gu­na fal­ta. Fue­ron per­ju­di­ca­dos por el pro­pio es­ta­do y no po­drán par­ti­ci­par del pro­ce­so elec­to­ral, de­mo­crá­ti­co. En

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

463.442 ciu­da­da­nos con de­re­cho a vo­to, han si­do per­ju­di­ca­dos gra­ve­men­te por un error del Re­gis­tro Ci­vil, de­pen­dien­te del mi­nis­te­rio de jus­ti­cia, trans­for­man­do el pro­ce­so elec­to­ral de es­te do­min­go 23 de oc­tu­bre en un bo­chorno sin pre­ce­den­tes. Se po­dría com­pa­rar es­to con es­cán­da­los pa­sa­dos ta­les co­mo el “me­jor cen­so de la his­to­ria”, que aca­bó con un ejer­ci­cio pro­pio del país, en un ver­da­de­ro fra­ca­so.

Aquí, el re­gis­tro ci­vil fa­lló, no ca­be du­da de aque­llo. Su vi­sión ins­ti­tu­cio­nal de con­tri­buir al “ejer­ci­cio efec­ti­vo de los de­re­chos de las per­so­nas, cum­plien­do nues­tra mi­sión con cri­te­rios de ex­ce­len­cia, con­fi­den­cia­li­dad, ca­li­dad y opor­tu­ni­dad” ha que­da­do por el sue­lo, se des­mo­ro­nó.

Mien­tras, des­de el ni­vel cen­tral, in­ten­tan lo im­po­si­ble por ba­jar­le el per­fil al te­ma y se­guir avan­zan­do, de la mis­ma ma­ne­ra en que se es­tá ha­cien­do con los cien­tos de muer­tes de ni­ños al in­te­rior del Se­na­me y an­te­rior­men­te con las es­can­da­lo­sas ju­bi­la­cio­nes de gen­dar­me­ría o las li­be­ra­cio­nes ma­si­vas de reos. Cu­rio­sa­men­te to­das es­tas abe­rra­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas, de­pen­den del mis­mo mi­nis­te­rio: Jus­ti­cia y De­re­chos Hu­ma­nos. Al­go no fun­cio­na, eso es­tá cla­ro.

¿Qué va a ha­cer el go­bierno aho­ra pa­ra bus­car a los res­pon­sa­bles? ¿Se­rá ca­paz de pen­sar en san­cio­nar a im­por­tan­tes po­lí­ti­cos a un año de una cam­pa­ña pre­si­den­cial? Cla­ra­men­te, cues­ta creer­lo. En con­se­cuen­cia, co­mo ya he­mos co­no­ci­do en otras oca­sio­nes, pro­ba­ble­men­te to­do que­da­rá en na­da y se im­pri­mi­rá ca­si co­mo una anéc­do­ta más de la po­lí­ti­ca, la cual ha ter­mi­na­do pa­ga­do to­do el país.

Por aho­ra lo que res­ta es que la má­xi­ma au­to­ri­dad del país, Mi­che­lle Ba­che­let, en­fren­te se­ria­men­te el te­ma y, co­mo lí­der del go­bierno, je­fa de es­ta­do y presidenta de to­dos los chi­le­nos, ac­túe con sus atri­bu­cio­nes pa­ra ex­pli­car­le al país lo que ocu­rrió y san­cio­ne por el bien de Chi­le es­te error. Si eso tie­ne que cos­tar la sa­li­da de un mi­nis­tro o di­rec­tor na­cio­nal de un or­ga­nis­mo, en­ton­ces ten­drá que ser así, aun­que ten­ga cos­tos po­lí­ti­cos. Ha­ber da­ña­do la fe pú­bli­ca de las ins­ti­tu­cio­nes por un error evi­ta­ble y que se co­no­cía des­de ju­lio pa­sa­do, no pue­de que­dar im­pu­ne.

Se es­ti­ma que en la re­gión del Bio­bío, son más de 48 mil per­so­nas las afec­ta­das y hoy, no tie­nen so­lu­ción, sien­do que ellos no co­me­tie­ron nin­gu­na fal­ta. Fue­ron per­ju­di­ca­dos por el pro­pio es­ta­do y no po­drán par­ti­ci­par del pro­ce­so elec­to­ral, de­mo­crá­ti­co. En po­cas pa­la­bras, per­die­ron su de­re­cho a vo­to. ¿Quién res­pon­de?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.