EN DE­FEN­SA DE LA VI­DA

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: La vi­da… to­dos dis­fru­ta­mos la vi­da, lo bueno de ella e in­clu­so lo ma­lo. Lo lin­da, lle­na­do­ra, her­mo­sa y glo­rio­sa que pue­de ser. Sim­ple­men­te ma­ra­vi­llo­so ¿no? Es por eso que mu­chas ve­ces me pre­gun­to, có­mo al­guien quien ha vi­vi­do tan­to, co­mo cual­quier per­so­na, qui­zás aún no la ha dis­fru­ta­do. Pe­ro va­mos, ¡sin ex­cu­sas! Si la vi­da es lar­ga, ¿pue­de ne­gar­le a al­guien la po­si­bi­li­dad que a ella se le dio de vi­vir en ale­gría? Al­gu­nos me di­cen “¿a qué te re­fie­res?, si so­mos li­bres” y en­ton­ces les di­go, por su­pues­to que es po­si­ble, si las ma­dres que abortan les nie­gan se­me­jan­te po­si­bi­li­dad de vi­vir. Las per­so­nas no ven la pro­fun­di­dad del asun­to. Mu­chos tra­tan de pa­sar por al­to lo gra­ví­si­mo de la si­tua­ción, es de­cir, ha­bla­mos de una vi­da, ¡sí! ¡una vi­da!, una vi­da que co­mo per­so­na ma­ra­vi­llo­sa y her­mo­sa a se­me­jan­za de Dios, tam­bién tie­ne de­re­chos. Así co­mo el res­to, así co­mo tú, co­mo yo. ¡Ya bas­ta de ha­cer pa­sar la vi­da co­mo una co­sa! Ra­zo­ne­mos, de­je­mos de uti­li­zar la vi­da de unos inocen­tes; el se­ñor nos hi­zo pa­ra amar­nos unos a los otros, res­pe­té­mo­nos, de­je­mos la ig­no­ran­cia de la­do y pongámonos en el lu­gar de esa vi­da inocen­te. Sea­mos em­pá­ti­cos.

Ade­más, es cier­to, la de­ci­sión es de la mu­jer y to­dos la cri­ti­can co­mo ma­la, pe­ro só­lo ve­mos lo feo que se ve por fue­ra y cri­ti­ca­mos, pe­ro, hay un mo­ti­vo de por me­dio, un do­lor, una vio­la­ción o cual­quier otra si­tua­ción, lo sé, no es ex­cu­sa, al con­tra­rio. No de­be­rían im­por­tar los me­dios, sino, el her­mo­so pro­duc­to que nos da­ría, y no tan só­lo un pre em­ba­ra­zo sino tam­bién un post, si tu abor­ta­ras ¿no crees que te arre­pen­ti­rías to­da tu vi­da? Pues yo creo que sí, qui­tar­le la vi­da a un hi­jo no es co­sa que se pa­sa en días, el agu­je­ro que que­da­rá en tu co­ra­zón, y el ries­go de po­ner tu pro­pia vi­da en pe­li­gro e in­clu­so a un futuro hi­jo. Paula Fer­nán­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.