CO­MI­DA Y PO­LÍ­TI­CA EN NUES­TRAS MESAS

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: En una so­cie­dad desafec­ta­da de los par­ti­dos po­lí­ti­cos y de sus re­pre­sen­tan­tes, las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les ve­ni­de­ras pro­ba­ble­men­te se­gui­rán en­ros­tran­do la ali­caí­da par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na que ha per­se­gui­do al país du­ran­te los úl­ti­mos años.

Cier­ta­men­te, la re­ti­cen­cia que a mu­chas per­so­nas les im­pi­de ma­ni­fes­tar pre­di­lec­ción en las ur­nas por cual­quier can­di­da­to a la Pre­si­den­cia, Par­la­men­to o al­cal­día, ha si­do fa­ci­li­ta­da por par­la­men­ta­rios que se re­sis­tie­ron va­rios lus­tros, de mo­do per­ti­naz y con po­si­ble cálcu­lo, a la ins­crip­ción au­to­má­ti­ca y al vo­to vo­lun­ta­rio, ha­cien­do aho­ra lo mis­mo res­pec­to del vo­to obli­ga­to­rio, a pe­sar de to­da la evi­den­cia que la po­lí­ti­ca com­pa­ra­da su­mi­nis­tra (o qui­zás en ra­zón de ella).

¿ Es po­si­ble sa­car al­gún pro­ve­cho for­ma­ti­vo de es­te pa­no­ra­ma pa­ra nues­tros hi­jos e hi­jas?

Cla­ro que sí. Pe­ro pa­ra ello es pre­ci­so, en pri­mer lu­gar, que más de al­gu­na fa­mi­lia aban­do­ne esa es­pe­cie de im­pe­ra­ti­vo que prác­ti­ca­men­te prohí­be dis­cu­tir de po­lí­ti­ca en la me­sa. Es­ce­na­rios elec­to­ra­les co­mo los que es­ta­mos vi­vien­do en es­tas se­ma­nas pro­por­cio­nan tem­po­ra­das que per­mi­ten a las fa­mi­lias re­cu­pe­rar la po­lí­ti­ca co­mo pro­ce­so de­li­be­ra­ti­vo en torno al bien co­mún: son pe­rio­dos que per­mi­ten edu­car en el res­pe­to irres­tric­to por las opi­nio­nes de los otros, en la ar­gu­men­ta­ción ra­cio­nal y fun­da­men­ta­da, en la bús­que­da ac­ti­va del diá­lo­go y de los acuer­dos, en la com­pren­sión del pa­pel que ca­da ciu­da­dano pue­de ju­gar en la so­cie­dad, en la fun­ción y al­can­ce del Es­ta­do, en la re­le­van­cia de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, et­cé­te­ra. Ade­más, y en re­la­ción a la si­tua­ción ac­tual de des­cré­di­to de las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas, son pe­rio­dos que per­mi­ten con­ver­sar res­pec­to de cuá­les po­drían ser las vías (si es que las hu­bie­re) pa­ra mo­di­fi­car di­cha si­tua­ción, con­si­de­ran­do los efec­tos que ta­les ins­ti­tu­cio­nes tie­nen so­bre ca­da miem­bro de la so­cie­dad.

Ma­dres y pa­dres pue­den apro­ve­char es­tas tem­po­ra­das pa­ra pro­pi­ciar con­ver­sa­cio­nes po­lí­ti­cas a la ho­ra de al­mor­zar o en la so­bre­me­sa, sin mie­do de atra­gan­tar­se o per­der el ape­ti­to, pues los asun­tos de la po­lí­ti­ca son cal­do de cul­ti­vo pa­ra desa­rro­llar va­lo­res, des­per­tar la con­cien­cia, for­ta­le­cer la iden­ti­dad. Ho­ra­cio Salgado Fer­nán­dez Di­rec­tor de Psi­co­lo­gía Universidad San Se­bas­tián

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.