Des­cu­bren que cé­lu­las mens­trua­les pue­den in­hi­bir el cán­cer

Un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res del cen­tro de in­ves­ti­ga­ción en te­ra­pia ce­lu­lar, Cells for Cells, spin off de la Universidad de Los An­des.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

La bús­que­da por con­tar con tra­ta­mien­tos que pue­dan com­ba­tir el cán­cer, es una de las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción que des­pier­ta ma­yor in­te­rés en los cien­tí­fi­cos de to­das par­tes del mun­do. Es un pro­ble­ma de sa­lud mun­dial.

Se­gún da­tos de Can­ce­ron­li­ne, un me­dio de di­fu­sión apo­ya­do por el Nú­cleo Mi­le­nio en In­mu­no­lo­gía e In­mu­no­te­ra­pia fi­nan­cia­do me­dian­te la Ini­cia­ti­va Cien­tí­fi­ca Mi­le­nio del Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial (Mi­de­plan), se es­ti­ma que ca­da año son diag­nos­ti­ca­dos al­re­de­dor de mil dos­cien­tos mi­llo­nes de per­so­nas con es­ta en­fer­me­dad. Asi­mis­mo, fa­lle­cen apro­xi­ma­da­men­te 7 y me­dio mi­llo­nes de per­so­nas por tu­mo­res ma­lig­nos anual­men­te. Chi­le no se que­da atrás. Se atri­bu­ye que en­tre un 20 y un 25% de las cau­sas de muer­tes es­tán re­la­cio­na­das con al­gún ti­po de cán­cer. Es la se­gun­da cau­sa de muer- te, des­pués de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res.

Por tal ra­zón, un equi­po de cien­tí­fi­cos de Cells for Cells, spin off de la Universidad de Los An­des y cen­tro de in­ves­ti­ga­ción en te­ra­pia ce­lu­lar, des­cu­brie­ron que los exo­so­mas de las cé­lu­las ma­dre del flu­jo mens­trual (mens­truals­tem­cells) in­hi­be la vas­cu­la­tu­ra tu­mo­ral.

El es­tu­dio ya fue pu­bli­ca­do en la re­vis­ta On­co­tar­get, don­de da cuen­ta del res­pal­do cien­tí­fi­co ne­ce­sa­rio.

Los Exo­so­mas son me­dia­do­res de la co­mu­ni­ca­ción in­ter­ce­lu­lar. Son quie­nes tras­la­dan la in­for­ma­ción de una cé­lu­la a otra. “Son li­be­ra­dos y cap­ta­dos por otras cé­lu­las, los cua­les se mo­di­fi­can de­pen­dien­do de la in­for­ma­ción que se le es­tá trans­mi­tien­do. En el ca­so de los exo­so­mas se­cre­ta­dos por MSCS, és­tos son ca­pa­ces de in­hi­bir la for­ma­ción de va­sos san­guí­neos”, ex­pli­ca Francisca Al­ca­ya­ga, cien­tí­fi­ca investigadora y lí­der del pro­yec­to en Cells for Cells. El tu­mor ge­ne­ra va­sos san­guí­neos pa­ra po­der nu­trir­se y oxi­ge­nar­se, con el ob­je­ti­vo de se­guir cre­cien­do. Por lo tan­to, al cor­tar es­tos va­sos el ta­ma­ño re­tro­ce­de. “Las cé­lu­las ma­dre del flu­jo mens­trual se ex­traen del en­gro­sa­mien­to de la pa­red del úte­ro, jus­to an­tes de la mens­trua­ción. Du­ran­te es­te pro­ce­so hay se­ña­les de proan­gio­gé­ni­sis ( pre­vio a la for­ma­ción na­tu­ral de va­sos san­guí­neos), pe­ro cuan­do es­tá a pun­to de ba­jar el ci­clo, es­te pro­ce­so se de­tie­ne y se dis­pa­ra el me­ca­nis­mo con­tra­rio, la an­ti geo­gé­ne­sis ( in­hi­bi­ción de los va­sos san­guí­neos). Por lo que cuan­do res­ca­tas esas cé­lu­las, és­tas vie­nen con pro­pie­da­des an­ti­an­gio­gé­ni­cas, sien­do ca­pa­ces de in­hi­bir la vas­cu­la­tu­ra tu­mo­ral”, es­pe­ci­fi­ca la cien­tí­fi­ca.

Den­tro de la lí­nea de es­tu­dios, los es­pe­cia­lis­tas ob­ser­va­ron que el cán­cer de prós­ta­ta es una de las en­fer­me­da­des que mues­tran una ma­yor reac­ción con la pre­sen­cia de es­tos exo­so­mas. “El cre­ci­mien­to del tu­mor es más len­to, por lo que va­mos a se­guir con la in­ves­ti­ga­ción y ver la ac­ti­vi­dad com­ple­men­ta­ria de es­tos Exo­so­mas con las te­ra­pias con­ven­cio­na­les que exis­ten hoy. Que­re­mos pro­bar, en el mis­mo mo­de­lo pre­clí­ni­co, una te­ra­pia co­mo la Qui­mio­te­ra­pia jun­to a un tra­ta­mien­to an­ti­an­gio­gé­ni­co, co­mo los Exo­so­mas, y ver si hay un efec­to si­nér­gi­co o su­ma­to­rio”, con­clu­yó.

FRANCISCA AL­CA­YA­GA, cien­tí­fi­ca investigadora y lí­der del pro­yec­to en Cells for Cells.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.