Spin­ning en ca­sa: co­no­ce las pos­tu­ras que pue­des ha­cer pa­ra prac­ti­car­lo

Mu­chos se suben a la bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca a pe­da­lear co­mo lo­cos, sin nin­gún sen­ti­do. Al fi­nal, se can­san de ha­cer­lo al no ver re­sul­ta­dos. Ha­cer es­te de­por­te es una gran idea pa­ra ba­jar de pe­so, pe­ro es efec­ti­vo ha­cer­lo pla­ni­fi­ca­da­men­te.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Mu­chas per­so­nas tie­nen una bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca en ca­sa, mu­chas ve­ces muy po­co uti­li­za­da a la es­pe­ra de tra­tar de dar­le al­gún ti­po de uso o uti­li­dad. Las bi­ci­cle­tas es­tá­ti­cas, se pue­den em­plear de mu­chos mo­dos y for­mas po­si­bles, pa­ra ha­cer car­dio sua­ve an­tes de en­tre­nar, pa­ra em­plear en ru­ti­nas de en­tre­na­mien­to de al­ta in­ten­si­dad o pa­ra ha­cer spin­ning en ca­sa.

Mu­chas son las per­so­nas que a dia­rio se suben “a lo­mos” de una bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca y se po­nen a pe­da­lear co­mo lo­cos sin nin­gún sen­ti­do, tra­tan­do de per­der pe­so lo más rá­pi­do que pue­den sin nin­gún or­den. Al fi­nal, se can­san de ha­cer­lo al no ver re­sul­ta­dos sig­ni­fi­ca­ti­vos a cor­to pla­zo. La ver­dad es que ha­cer car­dio con una bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca es una gran idea pa­ra con­se­guir adel­ga­zar, pe­ro es más efec­ti­vo ha­cer­lo pla­ni­fi­ca­da­men­te.

Es por ello, por lo que les de­ja­mos es­tas ru­ti­nas de ejer­ci­cios pa­ra spin­ning en ca­sa con las que pue­des em­pe­zar a sa­car uso y pro­ve­cho a tu bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca, si­guien­do unas pro­gra­ma­cio­nes que han si­do pen­sa­das y es­tu­dia­das con el fin de op­ti­mi­zar la que­ma de gra­sas.

De to­dos mo­dos, no re­co­men­da­mos de­jar de gol­pe es­te ti­po de prác­ti­ca una vez ha­ya­mos per­di­do la can­ti­dad de pe­so desea­da, sino que se pue­de dis­mi­nuir el rit­mo apli­ca­do an­te­rior­men­te, pues ha­cer spin­ning en ca­sa nos ayu­da­rá a to­ni­fi­car las pier­nas, el vien­tre y los glú­teos. Si lo su­ma­mos con al­gu­na ru­ti­na de ejer­ci­cios sua­ve que nos ayu­de a com­ple­tar el tra­ba­jo del res­to del cuer­po, con­se­gui­re­mos lu­cir el cuer­po con el que siem­pre he­mos so­ña­do.

POS­TU­RAS

Exis­ten cua­tro pos­tu­ras bá­si­cas en la prác­ti­ca del spin­ning y dis­tin­tas va­rian­tes, en ca­da pos­tu­ra se tra­ba­ja de di­fe­ren­te ma­ne­ra, con diferentes in­ten­si­da­des y aun­que se usan prác­ti­ca­men­te los mis­mos gru­pos mus­cu­la­res, no re­caen so­bre ellos el mis­mo por­cen­ta­je de es­fuer­zo.

La va­ria­ción en las pos­tu­ras, con­ju­ga­das con los cam­bios de rit­mo, la fre­cuen­cia del pe­da­leo y la re­sis­ten­cia que se po­ne en el mo­vi­mien­to, da co­mo re­sul­ta­do las po­si­bi­li­da­des de ha­cer en­tre­te­ni­das, efi­ca­ces y va­ria­das las cla­ses de spin­ning. Real­men­te eso es el spin­ning, ya que el tra­ba­jo ae­ró­bi­co en una bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca ha exis­ti­do des­de ha­ce mu­chos años. Se bus­ca­ba una ma­ne­ra más en­tre­te­ni­da de ha­cer es­ta gim­na­sia ae­ró­bi­ca, fue en­ton­ces que pu­sie­ron mú­si­ca pa­ra acom­pa­sar el ejer­ci­cio; así na­ció el spin­ning.

Con los cam­bios pos­tu­ra­les lo que se pre­ten­de es usar en me­nor o ma­yor me­di­da es el pe­so del cuer­po; es de­cir su ma­sa y la gra­ve­dad. Al usar es­tos ele­men­tos te­ne­mos que ade­cuar las pos­tu­ras a nues­tra anato­mía, pues ha­cer que una per­so­na con so­bre­pe­so pe­da­lee de pie nun­ca se­rá re­co­men­da­ble.

SEN­TA­DO

Es la pos­tu­ra bá­si­ca, en la que es­tás sen­ta­da en el asien­to y rea­li­zas el pe­da­leo con la fuer­za de los múscu­los de las pier­nas y de la ca­de­ra. Es im­por­tan­te te­ner la es­pal­da rec­ta.

Se­mi SEN­TA­DO

Man­te­nien­do la pos­tu­ra an­te­rior, pe­ro sin que los glú­teos to­quen el asien­to, li­ge­ra­men­te en el ai­re y par­te de la fuer­za pa­ra aguan­tar la pos­tu­ra re­cae so­bre los bra­zos. Así co­mo la gra­ve­dad te ayu­da­rá a la ho­ra de su­pe­rar una re­sis­ten­cia ma­yor, pe­ro co­mo tie­ne que ven­cer par­te del pe­so en el mo­vi­mien­to ha­cia arri­ba, es­ta pos­tu­ra es más can­sa­do­ra que la an­te­rior.

Así co­mo se­rá di­fí­cil con­se­guir una fre­cuen­cia de pe­da- leo más al­ta que sen­ta­da. És­ta y el res­to de las pos­tu­ras en las que no es­tás so­bre el asien­to, tie­nes la va­rian­te de po­ner o no po­ner los co­dos en el ma­nu­brio. Si los po­nes, par­te de tu pe­so pa­sa­rá a ser so­por­ta­do por los bra­zos ha­cien­do más fá­cil el pe­da­leo.

De Pie REC­TO

En es­ta es­tás de pie, con la es­pal­da rec­ta y per­pen­di­cu­lar al sue­lo. Tus bra­zos su­je­tan el ma­nu­brio, pe­ro so­bre ellos re­cae po­ca fuer­za. És­ta es la pos­tu­ra en la que más fuer­za de re­sis­ten­cia po­drás su­pe­rar, tam­bién la más can­sa­da y por su­pues­to no con­se­gui­rás una fre­cuen­cia al­ta du­ran­te mu­cho tiem­po.

De Pie HA­CIA ADE­LAN­TE

Aun­que es­tás de pie, el pe­so es so­por­ta­do por el ma­nu­brio a tra­vés de los bra­zos, es­ta pos­tu­ra in­cli­na­da te per­mi­te ha­cer mu­cha fuer­za. Pe­ro pue­de cam­biar mu­cho se­gún có­mo te aga­rres pa­ra ha­cer más fuer­za en los pe­da­les o pa­ra so­por­tar par­te del pe­so y que es­te no re­cai­ga so­bre tus pier­nas.

re­cuer­da QUE si Pre­sen­tas al­gún ma­les­tar, pue­des pa­rar y vi­si­tar a tu mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.