Ca­nal del La­ja, lo más gran­de

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

Nues­tra his­to­ria, da cuen­ta de un “de­sier­to” asen­ta­do en es­ta lo­ca Geo­gra­fía. Are­nas, tie­rras re­ple­tas de gre­das fan­go­sas, so­li­ta­rio lu­gar de es­te Chi­le que co­men­za­ba a vi­vir co­mo na­ción. El Tren, le ha­cía el qui­te, ¿ pa­ra qué pro­yec­tar la lí­nea en ese pá­ra­mos im­pro­duc­ti­vo y vio­len­to? Me­jor se­guir el ca­mino del Bio­bío, acer­car­se a An­gol, co­que­tear con los cam­pos tri­gue­ros de Los Sau­ces… Los Án­ge­les sim­ple­men­te no.

Sin em­bar­go, des­de lo al­to de la cor­di­lle­ra ba­ja­ban to­rren­tes de agua en in­vierno y ve­rano. Nie­ves cuan­tio­sas, guar­dan mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos pa­ra ir en­tre­gan­do el agua re­ci­bi­da por el mar. Y sur­gen hom­bres ad­mi­ra­bles que dis­po­nen sus es­fuer­zos, sus bie­nes, ilu­sio­nes pa­ra en­cau­zar esa agua ben­di­ta que cam­bia­ría, pa­ra siem­pre la geo­gra­fía de es­ta co­mu­na, hoy, de las más des­ta­ca­das de nues­tro país.

No exis­te en Chi­le, ni an­tes ni aho­ra, una em­pre­sa cu­ya tras­cen­den­cia tu­vie­se re­sul­ta­dos sus­ten­ta­bles de tal mag­ni­tud co­mo lo ha si­do, es y se­rá el Ca­nal del La­ja, que rie­ga di­rec­ta­men­te unas 60.000 hás e in­fluen­cias agra­rias en unas 60.000 más. Enor­me te­rri­to­rio, hoy tras­for­ma­do en el más am­plio cam­po agra­rio del país, cu­yos re­sul­ta­dos téc­ni­cos, se en­cuen­tran en los más al­tos ni­ve­les del mun­do y que ha im­pul­sa­do a su vez, un em­pre­sa­ria­do agrí­co­la de ex­ce­len­cia, muy tra­ba­ja­dor, cul­to, co­no­ce­dor de su com­pe­ten­cia mun­dial. Nin­gún agri­cul­tor de es­ta zo­na, le tie­ne mie­do al mun­do y si por pre­mios des­ta­can, por las ca­lles de Los Án­ge­les, hay va­rios(as), que lle­van en su pe­cho Me­da­lla de Oro por sus ren­di­mien­tos mun­dia­les. ¿ En qué otro lu­gar del mun­do una hec­tá­rea de re­mo­la­cha pro­du­ce, 190 ton por ha? Y en el ám­bi­to fru­tí­co­la, ¿al­guien pue­de sos­te­ner que hay en otro país, arán­da­nos, cu­ya ca­li­dad pue­da ser su­pe­rior a la pro­du­ci­da en Los Án­ge­les? Nin­guno. Así de sim­ple.

Pe­ro el Ca­nal del La­ja, tra­jo al­go más. En 1936, un gru­po de jó­ve­nes suizos, ani­ma­dos por uno de los fun­da­do­res del ca­nal del La­ja, el Dr. Ríos Ruiz, quien le ha­bía mos­tra­do la ca­li­dad de las aguas, su sanidad, flu­jo y per­ma­nen­cia, se con­ven­cían que es­te era el lu­gar de Chi­le pa­ra un me­jor futuro. Na­ce Chi­pro­dal, hoy Nestlé. Lue­go ven­dría la pri­me­ra Ian­sa, más ade­lan­te la fru­ta, sur­gen los pri­me­ros fri­go­rí­fi­cos pa­ra su ex­por­ta­ción, tam­bién car­ne de no­vi­llos fi­nos, pa­ra los más exi­gen­tes mer­ca­dos de la car­ne en el mun­do…y de­trás de to­do es­to, el Ca­nal del La­ja, em­pu­jan­do, asis­tien­do, pro­te­gien­do.

100 años. Un si­glo. Mi­llo­nes de to­ne­la­das de to­do en es­te tiem­po. Mi­llo­nes que ven­drán. La ciu­dad ca­pi­tal, Los Án­ge­les, se aso­ma al mun­do y en sus ve­ci­nos, trans­for­man­do a Bio­bío en la pro­vin­cia con el ma­yor número de hec­tá­reas re­ga­das de Chi­le y el área de ma­yor es­truc­tu­ra de rie­go di­ri­gi­do, de Amé­ri­ca La­ti­na. No hay en el con­ti­nen­te otro lu­gar que se le pa­rez­ca.

Ho­nor y glo­ria. A sus di­rec­to­res, nues­tra leal­tad.

Nin­gún agri­cul­tor de es­ta zo­na, le tie­ne mie­do al mun­do y si por pre­mios des­ta­can, por las ca­lles de Los Án­ge­les, hay va­rios(as), que lle­van en su pe­cho Me­da­lla de Oro por sus ren­di­mien­tos mun­dia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.