Elec­cio­nes: ¡Le­ván­ta­te pa­pi­to, sal a vo­tar, sal a vo­tar!

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Fran­cis­co Muñoz Al­men­dras Ciu­da­dano

Estando a só­lo días de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les 2016, he po­di­do dar­me cuen­ta de la gra­ve cri­sis edu­ca­cio­nal cí­vi­ca que tie­ne nues­tra Re­pú­bli­ca. Es in­com­pren­si­ble y a la vez muy preo­cu­pan­te el he­cho de que la ciu­da­da­nía es­té de­sin­te­re­sa­da en acu­dir a ejer­cer el de­re­cho más im­por­tan­te que tie­ne el hom­bre, el vo­to; un ac­to tan sim­ple pe­ro que le con­fie­re en su má­xi­ma ex­pre­sión el tí­tu­lo de ciu­da­dano, el vo­to; un de­re­cho tan ele­men­tal que, al pa­re­cer, la ciu­da­da­nía no lo­gra ra­zo­nar ni com­pren­der lo mag­ná­ni­mo que es. No los cul­po, es­te sín­to­ma no es más que la ex­pre­sión má­xi­ma de una gran en­fer­me­dad pro­vo­ca­da por la cla­se po­lí­ti­ca.

Pa­re­ce que cues­ta com­pren­der que du­ran­te la his­to­ria de nues­tra na­ción, hom­bres y mu­je­res han lu­cha­do fé­rrea­men­te pa­ra lo­grar es­te ele­men­tal de­re­cho, pri­me­ro de­rri­ban­do el vo­to cen­si­ta­rio en 1874 -que es en bre­ves pa­la­bra­sel vo­to de só­lo aque­llos que po­seían bie­nes raí­ces y po­der eco­nó­mi­co, hom­bres ma­yo­res de 25 años y ca­sa­dos ( la ci­fra de vo­tan­tes era muy pe­que­ña, y no per­mi­tía re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de la po­bla­ción). Y des­pués, dé­ca­das más tar­de, con la lucha de las mu­je­res que lo­gra­ron al­can­zar el de­re­cho a vo­to en 1949, ba­jo el go­bierno de don Ga­briel Gon­zá­lez Vi­de­la. Se le ol­vi­da a la ciu­da­da­nía de que se ha de­rra­ma­do san­gre de per­so­nas en nom­bre de la má­xi­ma ex­pre­sión de la li­ber­tad: un pa­pel y una lí­nea ver­ti­cal.

El vo­to es el ins­tru­men­to más po­de­ro­so ja­más con­ce­bi­do por el hom­bre pa­ra de­rri­bar la in­jus­ti­cia y des­truir las te­rri­bles pa­re­des que en­car­ce­lan a hom­bres por ser di­fe­ren­tes de otros hom­bres. El vo­to es la ba­se fun­da­men­tal de cual­quier de­mo­cra­cia. De­mo­cra­cia, pa­la­bra tan ma­no­sea­da y tan po­co com­pren­di­da hoy en día, es­to de­bi­do al gran “anal­fa­be­tis­mo po­lí­ti­co” que exis­te en nues­tra so­cie­dad. Sí, el anal­fa­be­tis­mo po­lí­ti­co y el odio ha­cia la po­lí­ti­ca, y los pro­ble­mas que exis­ten con quie­nes nos di­ri­gen, no só­lo es cul­pa de ellos y de su pé­si­mo com­por­ta­mien­to, sino que tam­bién es gran me­di­da cul­pa nues­tra. Las per­so­nas di­cen “no sal­dré a vo­tar, ¿ pa­ra qué, si igual ten­go que tra­ba­jar ma­ña­na?”. Es­ta fra­se co­ro­na lo que lla­mo un anal­fa­be­to po­lí­ti­co, y és­te; es tan bu­rro, que se enor­gu­lle­ce y en­san­cha el pe­cho di­cien­do que odia la po­lí­ti­ca. No sa­be que de su ig­no­ran­cia po­lí­ti­ca na­ce el des­va­li­do, el po­bre y el peor de to­dos los ban­di­dos, que es el po­lí­ti­co co­rrup­to o el la­ca­yo de las em­pre­sas. El peor anal­fa­be­to po­lí­ti­co es el que no oye, no ha­bla, no par­ti­ci­pa de acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos. No sa­be que el cos­to de la vi­da, el de los po­ro­tos, del pan y de los re­me­dios, de­pen­den de su vo­to.

Vo­te cons­cien­te­men­te de sus idea­les, de lo que us­ted cree, vo­te por per­so­nas nue­vas, por per­so­nas ca­pa­ces in­te­lec­tual y mo­ral­men­te pa­ra di­ri­gir los des­ti­nos de nues­tras vi­das, los des­ti­nos de la reali­dad que que­re­mos cons­truir.

Fi­nal­men­te, lo úni­co que que­da por de­cir es ¡le­ván­ta­te pa­pi­to, sal a vo­tar, sal a vo­tar!

Las per­so­nas di­cen “no sal­dré a vo­tar, ¿pa­ra qué, si igual ten­go que tra­ba­jar ma­ña­na?”. Es­ta fra­se co­ro­na lo que lla­mo un anal­fa­be­to po­lí­ti­co, y és­te; es tan bu­rro, que se enor­gu­lle­ce y en­san­cha el pe­cho di­cien­do que odia la po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.