Los fal­sos avi­sos de bom­bas

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

La tar­de de ayer miér­co­les, un avi­so de bom­ba originó que un am­plio des­plie­gue po­li­cial se tras­la­da­ra has­ta una em­pre­sa de te­le­fo­nía ce­lu­lar.

Pe­se a que la eva­cua­ción de per­so­nas no se com­pa­ra a la del fal­so avi­so de bom­ba re­ci­bi­da en el Hos­pi­tal Ba­se de Los Án­ge­les, en abril pa­sa­do, la si­tua­ción obli­gó a des­ple­gar re­cur­sos que bien po­drían ha­ber si­do des­ti­na­dos a una emer­gen­cia real .

Mien­tras una per­so­na de ver­dad re­que­ría de la asis­ten­cia de per­so­nal po­li­cial, un “chis­to­so” ju­ga­ba a lla­mar a Ca­ra­bi­ne­ros por la su­pues­ta pre­sen­cia de una bom­ba al in­te­rior del lo­cal.

La si­tua­ción es com­ple­ja si se par­te de la ba­se que los equi­pos de emer­gen­cia no pue­den ha­cer ca­so omi­so an­te un lla­ma­do de es­te ti­po.

Lo cier­to es que ni Ca­ra­bi­ne­ros ni Bom­be­ros ni nin­gún es­ta­men­to que ve­le por la se­gu­ri­dad de la co­mu­ni­dad pue­de dar­se el lu­jo de no acu­dir an­te un lla­ma­do co­mo és­te pues­to que no se sa­be si se tra­ta de una ame­na­za real.

De ahí la im­por­tan­cia de to­mar con­cien­cia en torno a nues­tro com­por­ta­mien­to co­mo miem­bros de una co­mu­ni­dad. Co­mo par­te de la so­cie­dad, no po­de­mos ju­gar con re­cur­sos que son de to­dos por­que nun­ca sa­be­mos cuán­do po­de­mos ne­ce­si­tar de ellos.

Si los equi­pos de emer­gen­cia que tan­to re­que­ri­mos en un mo­men­to da­do es­tán aten­dien­do lla­ma­dos o si­tua­cio­nes que son inofi­cio­sas, a la lar­ga, los úni­cos per­ju­di­ca­dos se­rán quie­nes real­men­te ne­ce­si­ten de aque­llos ser­vi­cios.

Co­mo so­cie­dad de­be­mos edu­car no úni­ca­men­te a los más pe­que­ños, sino que a to­dos quie­nes for­man par­te de ella. De no­so­tros tam­bién de­pen­de que otras per­so­nas pue­dan re­ci­bir aten­ción opor­tu­na en ca­so de ser ne­ce­sa­rio. To­me con­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.