DEPRESIONES Y PRI­MA­VE­RA

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: Las depresiones y los cam­bios es­ta­cio­na­les nos in­vi­tan a ana­li­zar las ma­ni­fes­ta­cio­nes aními­cas que po­drían ocu­rrir con la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra. Dos pos­tu­ras apa­re­cen: una que res­pal­da los cam­bios aními­cos es­ta­cio­na­les so­bre la ba­se de es­tu­dios es­ta­dís­ti­cos y epi­de­mio­ló­gi­cos y otra, des­de la psi­co­lo­gía clí­ni­ca, que los des­es­ti­ma por­que no re­fle­jan la com­ple­ji­dad de la do­len­cia idio­sin­crá­ti­ca.

La pri­me­ra se ba­sa en una mi­ra­da bio­mé­di­ca, de­no­mi­nan­do a es­te cam­bio aními­co Tras­torno Afec­ti­vo Es­ta­cio­nal ( TAE), en que exis­te una in­ter­ac­ción de fac­to­res ge­né­ti­cos, neu­ro­ló­gi­cos, en­do­cri­no­ló­gi­cos e in­mu­nes. Es­tos con­si­de­ran la res­pues­ta del ce­re­bro a la ex­po­si­ción de la luz na­tu­ral y la apa­ri­ción de aler­gias que afec­ta­rían el es­ta­do de áni­mo. En el in­vierno la dis­mi­nu­ción de la luz na­tu­ral afec­ta­ría a hor­mo­nas me­la­ni­na y la se­ro­to­ni­na, en­car­ga­das de re­gu­lar, los ci­clos del sue­ño-vi­gi­lia. Som­no­len­cia, irri­ta­bi­li­dad, an­sie­dad, au­men­to del ape­ti­to, y tris­te­za tien­den a au­men­tar en el in­vierno, lo que po­dría es­tar aso­cia­do a una ac­ti­tud me­nos so­cia­ble por par­te de al­gu­nos. Los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra afec­ta­rían igual­men­te el es­ta­do de áni­mo.

Con la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra au­men­ta la lu­mi­no­si­dad, se es­pe­ra que la gen­te ten­ga una ac­ti­tud po­si­ti­va. Las per­so­nas con un es­ta­do de áni­mo me­lan­có­li­co se pue­den ver exi­gi­das a en­trar en esa sin­to­nía, lo que ge­ne­ra re­sis­ten­cia, frus­tra­ción y tris­te­za.

Es cier­to que al­gu­nas per­so­nas acu­san afec­cio­nes aními­cas con los cam­bios es­ta­cio­na­les, sin em­bar­go, es im­por­tan­te con­si­de­rar otros fac­to­res que po­drían es­tar in­vo­lu­cra­dos: do­len­cias re­la­cio­na­das con en­fer­me­da­des cró­ni­cas y agu­das, o al­gu­na pér­di­da im­por­tan­te, etc.

Al pen­sar en la de­pre­sión pri­ma­ve­ral, hay que con­si­de­rar no só­lo los ele­men­tos bio­mé­di­cos, sino tam­bién la his­to­ria vi­tal: re­des fa­mi­lia­res, la­bo­ra­les, los hi­tos que ha vi­vi­do en que no só­lo in­ci­de el cli­ma, tam­bién las ciu­da­des que ha­bi­tó, los tra­ba­jos que ha te­ni­do, la per­cep­ción de su si­tua­ción eco­nó­mi­ca, sus ex­pec­ta­ti­vas ha­cia el mun­do y los de­más, su re­la­ción con el amor.

Pa­ra quie­nes he­mos to­ma­do el ca­mino de la clí­ni­ca, ava­la­mos esa ex­pe­rien­cia que los su­je­tos nos com­par­ten en ca­da se­sión, úni­ca e irre­pe­ti­ble, con sus pro­pias his­to­rias. Es la de­di­ca­ción a es­cu­char de ma­ne­ra aten­ta y pa­cien­te có­mo las per­so­nas po­nen en pa­la­bras sus ma­les­ta­res. Pa­ra al­gu­nos la pri­ma­ve­ra pue­da acer­car­se a al­go más de­pre­si­vo, pa­ra otros pue­de ser si­nó­ni­mo de ale­gría y pla­cer. Lo re­le­van­te es la con­si­de­ra­ción de ca­da his­to­ria per­so­nal, fa­mi­liar, te­rri­to­rial y la cons­truc­ción de la reali­dad que ca­da su­je­to ha­ce y reha­ce de su vi­da, la cual no es­tá de­ter­mi­na­da ni pue­de re­mi­tir­se a es­tos fac­to­res am­bien­ta­les. Ro­dri­go Va­len­zue­la Abar­ca Aca­dé­mi­co Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.