Apo­de­ra­da de­bió re­ti­rar a su hi­jo de Co­le­gio San­to To­más por gra­ve ca­so de bull­ying

Ma­dre del me­nor de 12 años, con­tó afec­ta­da a La Tri­bu­na, que du­ran­te to­do el 2016, su hi­jo fue agre­di­do fí­si­ca y ver­bal­men­te por tres de sus com­pa­ñe­ros. Los an­te­ce­den­tes del he­cho fue­ron de­ri­va­dos a la Su­pe­rin­ten­den­cia de Edu­ca­ción del Bio­bío, en­ti­dad que

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA - Mar­cos Sarmiento pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Una gra­ve acu­sa­ción de bull­ying que, in­clu­so, obli­gó el re­ti­ro del me­nor afec­ta­do, de­nun­ció una ma­dre y apo­de­ra­da del Co­le­gio San­to To­más de Los Án­ge­les, plan­tel de­pen­dien­te del ins­ti­tu­to del mis­mo nom­bre.

Los he­chos se pro­du­je­ron - de for­ma pro­gre­si­va- du­ran­te to­do el 2016, pa­san­do de una vio­len­cia ver­bal a agre­sio­nes fí­si­cas reite­ra­das, las que te­nían por au­to­res a 3 com­pa­ñe­ros del me­nor, de 12 años, que cur­sa­ba el sép­ti­mo bá­si­co.

El úl­ti­mo in­ci­den­te, in­clu­so, con­tem­pló un ata­que con un quí­mi­co -en ple­na- sa­la de cla­ses, que mo­ti­vó –fi­nal­men­te- que la ma­dre de­ci­die­ra sa­car a su hi­jo del plan­tel de es­tu­dios.

La pro­ge­ni­to­ra iden­ti­fi­ca­da co­mo, Na­dia Pérez, re­la­tó así a La Tri­bu­na el mal­tra­to que tu­vo que so­por­tar el me­nor du­ran­te el año es­co­lar.

“Con un pa­lo de es­co­bi­llón o con una ra­que­ta pa­ra to­car mú­si­ca le pe­ga­ban. Era un alumno -en par­ti­cu­lar- él que lo ha­cía fí­si­ca­men­te, los otros 2 eran más ver­bal­men­te, con in­sul­tos y em­pu­jo­nes. (…) El úl­ti­mo he­cho fue en la sa­la de cla­ses, en don­de uno de es­tos com­pa­ñe­ros le ti­ró al­cohol en los ojos, cuan­do es­ta­ban en la asig­na­tu­ra de in­glés”, re­la­tó.

Más allá de los des­afor­tu­na­dos he­chos, la ma­dre lo que más se cues­tio­na es que se en­te­ró muy tar­de de la si­tua­ción, ya que tu­vo que lle­gar el mi­nu­to en don­de su hi­jo co­lap­só psi­co­ló­gi­ca­men­te.

“Me voy en­te­ran­do por mi hi­jo de los he­chos, lue­go que él una no­che se desaho­ga por com­ple­to, con­tán­do­me que era co­ti­dia­na­men­te aco­sa­do”, sos­tu­vo.

A to­do lo an­te­rior, la apo­de­ra­da tam­bién es­gri­me la res­pon­sa­bi­li­dad del plan­tel de es­tu­dios, al no in­ter­ve­nir opor­tu­na­men­te y po­ner­le ata­jo a la si­tua­ción.

“Si el co­le­gio hu­bie­ra ac­tua­do o apli­ca­do un pro­to­co­lo, mi hi­jo no ha­bría pa­sa­do por es­to. Es­to es una ne­gli­gen­cia, por­que me he en­te­ra­do que no es el pri­mer ca­so”, acu­só.

Va­le men­cio­nar, que los an­te­ce­den­tes del ca­so fue­ron re­mi­ti­dos por la ma­dre a la Su­pe­rin­ten­den­cia de Edu­ca­ción del Bio­bío el pa­sa­do mar­tes, por lo cual el or­ga­nis­mo se en­cuen­tra -en es­tos días- in­ves­ti­gan­do los he­chos.

RES­PUES­TA DEL CO­LE­GIO

En ba­se a lo que se ex­pu­so en la de­nun­cia, La Tri­bu­na in­ten­tó con­tac­tar­se con la di­rec­to­ra del es­ta­ble­ci­mien­to an­ge­lino, sin em­bar­go, no se pu­do con­cre­tar an­tes del cie­rre de la edi­ción, pe­se a que se les de­jó el men­sa­je en ho­ras de la ma­ña­na con su se­cre­ta­ria per­so­nal.

“Con un pa­lo del es­co­bi­llón o con una ra­que­ta pa­ra to­car mú­si­ca le pe­ga­ban. Era un alumno -en par­ti­cu­lar- él que lo ha­cía fí­si­ca­men­te, los otros 2 eran más ver­bal­men­te, con in­sul­tos y em­pu­jo­nes”. Ni­dia Pérez, ma­dre del me­nor afec­ta­do.

EL NI­ÑO FUE RE­TI­RA­DO del es­ta­ble­ci­mien­to, lue­go que la ma­dre se en­te­ra­rá de to­dos los de­ta­lles del aco­so que su­frió su hi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.