El con­ce­jal so­mos to­dos: La so­lu­ción per­fec­ta

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ives Or­te­ga

Des­de que ate­rri­cé en es­te país jun­to a la fa­mi­lia, ha­ce un tiem­po atrás, nos ins­ta­la­mos en una ar­ti­fi­cial, de­vo­ta y pro­vin­cia­na ciu­da­de­la, si­mi­lar a otros lu­ga­res, don­de se echan de me­nos las som­bras, así no­más. En los edi­fi­cios pú­bli­cos las bo­de­gas se no­tan aba­rro­ta­das de es­tan­te­rías y ar­chi- vos, me­mo­rán­dum y tim­bres di­lui­dos por la hu­me­dad de la es­pe­ra bu­ro­crá­ti­ca, así su­ce­den las co­sas y qué le va­mos a ha­cer no más ca­ba­lle­ro. Una vez ins­ta­la­dos y ya que­rien­do de­vol­ver­nos, es­ta vez por otro ca­mino, don­de no pu­dié­ra­mos ha­cer­nos no­tar –qué tal si en el in­ten­to nos de­tie­nen por­que las chu­pa­llas cau­san sos­pe­cha - con los años el cie­lo fue re­nun­cian­do in­clu­so a ese sin­gu­lar azul cla­ro en tiem­po de pri­ma­ve­ra; la po­lu­ción se vino de un via­je; to­do se ha vuel­to gris, es cul­pa del vien­to pre­di­can las ra­dios, de in­me­dia­to tu­vi­mos la sen­sa­ción de es­tar den­tro de una fá­bri­ca de as­bes­to ce­men­to, ese he­dor de la aho­ga­de­ra era dis­tin­to a to­dos los aro­mas; en­tra­ba fo­sas na­sa­les, tam­bién por las ore­jas de los pe­rros y gatos que maú­llan ado­lo­ri­dos cla­man­do jus­ti­cia por la oti­tis, se en­ju­tan los po­ros en el se­bo­so ros­tro de los y las ado­les­cen­tes, las ga­lli­nas ya ni ca­carean al po­ner el hue­vo y que no se te ocu­rra res­pi­rar muy pro­fun­do; ahí mis­mo te pi­lla la tos, los es­tor­nu­dos y la ca­rras­pe­ra... pa­ra eso son las pas­ti­llas que te tie­nes que to­mar, nos lo ha­bían ad­ver­ti­do unos fu­la­nos a la ba­ja­da del avión.

El es­pe­so ai­re que se in­ha­la no te de­ja ver más allá de lo creí­ble - en­tre los ha­bi­tan­tes abun­da lo mar­chi­to - ca­mi­nan­do de bra­zos caí­dos car­gan­do una mon­to­ne­ra de te­mo­res y deu­das con­traí­das ya an­tes de na­cer; y es que en la co­mu­na las cria­tu­ras las pa­san por el agua re­cién pa­ri­das; las fa­mi­lias en­co­pe­ta­das, por­que si las hay, pa­san con sus mo­to­res es­truen­do­sos y sus vi­drios po­la­ri­za­dos su­man­do una es­te­la de hu­mo co­mo de le­ños mo­ja­dos, por es­to el ai­re apes­ta, y tam­bién, a ori­nes los mu­ros de las ca­sas, así la bri­sa va col­man­do los es­pa­cios de una fe­ti­dez que no se en­tien­de.

El de­ve­nir de la ve­cin­dad es­tá si­tia­da por el cos­to de las res­tric­cio­nes de ener­gía, de agua, de ai­re, de fuen­tes ali­men­ti­cias, de vivienda, sa­lud y edu­ca­ción. Las chi­me­neas en los do­mi­ci­lios se su­man a aque­llas vi­cia­das hu­ma­re­das iden­ti­fi­ca­das más que por su al­tu­ra, por la pes­ti­len­cia. Fue así que los ago­bia­dos co­men­za­mos a ma­ni­fes­tar­nos por­tan­do car­te­les, gri­tan­do por las res­que­bra­ja­das ca­lles, y eso fue pe­li­gro­so. Ya vie­nen las elec­cio­nes, hay que to­mar car­tas en el asun­to - se oye de­cir a la au­to­ri­dad-. Ce­rrar la fá­bri­ca se­ría un ac­to irresponsable, se ven­dría to­do aba­jo, au­men­ta­rían las ta­sas de des­em­pleo, el des­con­ten­to, la de­lin­cuen­cia, la si­tua­ción se tor­na­ría in­con­tro­la­ble; co­men­za­ría el sa­queo. Pron­to des­de la al­cal­día sur­gió la so­lu­ción: me­dian­te un De­cre­to Mu­ni­ci­pal, apro­ba­do por una­ni­mi­dad del Con­ce­jo y las de­más or­ga­ni­za­cio­nes re­le- van­tes, se pro­ce­de­rá a po­ner en mar­cha un ope­ra­ti­vo mé­di­co que “me­dian­te una sim­ple ci­ru­gía lá­ser, am­bu­la­to­ria, a ca­da ha­bi­tan­te le se­rá ex­traí­do el sen­ti­do del ol­fa­to”.

Pron­to des­de la al­cal­día sur­gió la so­lu­ción: me­dian­te un De­cre­to Mu­ni­ci­pal, apro­ba­do por una­ni­mi­dad del Con­ce­jo y las de­más or­ga­ni­za­cio­nes re­le­van­tes, se pro­ce­de­rá a po­ner en mar­cha un ope­ra­ti­vo mé­di­co que “me­dian­te una sim­ple ci­ru­gía lá­ser, am­bu­la­to­ria, a ca­da ha­bi­tan­te le se­rá ex­traí­do el sen­ti­do del ol­fa­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.