Re­co­pi­la­ción de ma­ni­fes­ta­cio­nes del po­der

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Re­na­to Se­gu­ra Ce­rre­gio­nal.cl

Con­tra­tar la ase­so­ría de un co­no­ci­do per­so­na­je, opo­si­tor al go­bierno, fue la es­tra­te­gia ele­gi­da por uno de los ma­yo­res gru­pos eco­nó­mi­cos del país, pa­ra con­tra­rres­tar el da­ño a la ima­gen cor­po­ra­ti­va y po­si­bles con­se­cuen­cias pe­na­les, el ha­ber con­tra­ta­do, du­ran­te 7 años, in­for­mes se­ma­na­les de un par­la­men­ta­rio en ejer­ci­cio, per­te­ne­cien­te a la coa­li­ción de go­bierno.

Las lá­gri­mas fren­te al re­cuer­do de los ho­rro­res e in­jus­ti­cias co­me­ti­dos du­ran­te la dic­ta­du­ra, fue la es­tra­te­gia ele­gi­da, por la má­xi­ma au­to­ri­dad ad­mi­nis­tra­ti­va del país, pa­ra mi­ti­gar el cre­cien­te ma­les­tar ciu­da­dano al co­no­cer­se la muer­te de cen­te­na­res de me­no­res, a car­go de or­ga­nis­mos del Es­ta­do. La mag­ni­tud del ho­lo­caus­to y sus cau­sas, era un se­cre­to bien guar­da­do.

Fren­te a la co­lu­sión de pre­cios de­tec­ta­da en la ven­ta de sus pro­duc­tos que da­ña­ron a mi­llo­nes de con­su­mi­do­res, el due­ño de la em­pre­sa es­gri­mió des­co­no­ci­mien­to, re­co­no­ció erro­res, pi­dió per­dón y re­nun­ció al di­rec­to­rio de su em­pre­sa. El dis­cur­so de des­pe­di­da, al­can­zó ri­be­tes emo­ti­vos des­pués de cua­tro dé­ca­das a car­go de la com­pa­ñía. Na­da se di­jo res­pec­to de la con­tri­bu­ción que hi­zo la co­lu­sión a la acu­mu­la­ción de pa­tri­mo­nio del hol­ding, el cual, se­gún ar­chi­vos de pren­sa del año 2008, ha­bía au­men­ta­do, en 25 años, 7 ve­ces equi­va­len­te a una ren­ta­bi­li­dad anual de 8,1%, muy su­pe­rior al rit­mo de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía del país.

Co­mo error de cálcu­lo ga­rra­fal, fue ca­li­fi­ca- do el sis­te­ma de Cré­di­to con Aval del Es­ta­do (CAE) por su crea­dor. Re­co­no­cer el error, des­pués de 10 años de ope­ra­ción, fue la for­ma de en­fren­tar las crí­ti­cas por los cuan­tio­sos re­cur­sos del Es­ta­do que han dre­na­do ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras y han fi­nan­cia­do el lu­cro de las uni­ver­si­da­des pri­va­das. Mien­tras tan­to, de­ce­nas de mi­les de per­so­nas es­tán su­frien­do las ne­fas­tas con­se­cuen­cias del en­deu­da­mien­to. Ha­ce po­co tiem­po, una de las ideó­lo­gas del sis­te­ma y ac­tual rec­to­ra de una ins­ti­tu­ción de edu­ca­ción su­pe­rior pri­va­da, ca­li­fi­có sis­te­ma CAE co­mo “el me­jor cré­di­to del mun­do”.

Co­mo “el tra­je del em­pe­ra­dor” (en re­fe­ren­cia al li­bro El Nue­vo Tra­je del Em­pe­ra­dor, de Hans Ch­ris­tian An­der­sen) fue la res­pi­ra­ción por la he­ri­da de un par­la­men­ta­rio, cu­ya po­si­ción fue mi­no­ri­ta­ria, en la his­tó­ri­ca vo­ta­ción de la Cá­ma­ra del Se­na­do, que apro­bó la elec­ción de In­ten­den­tes. Un go­ber­na­dor re­gio­nal fuer­te, ame­na­za con trans­for­mar­se en pesadilla pa­ra al­gu­nos par­la­men­ta­rios que, sin bien fue­ron ele­gi­dos por vo­ta­ción po­pu­lar, su de­sig­na­ción co­mo can­di­da­tos se ma­te­ria­li­zó en la cú­pu­la de los par­ti­dos po­lí­ti­cos a ni­vel cen­tral.

Co­mo error de cálcu­lo ga­rra­fal, fue ca­li­fi­ca­do el sis­te­ma de Cré­di­to con Aval del Es­ta­do (CAE) por su crea­dor. Re­co­no­cer el error, des­pués de 10 años de ope­ra­ción, fue la for­ma de en­fren­tar las crí­ti­cas por los cuan­tio­sos re­cur­sos del Es­ta­do que han dre­na­do ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.