El de­ber de votar

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ser­gio Cas­tro Al­fa­ro Vi­ce­rrec­tor Se­de Con­cep­ción Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Se­gún los re­sul­ta­dos de la úl­ti­ma en­cues­ta Adi­mark, un 48% de la po­bla­ción se ma­ni­fes­tó al­go o muy in­tere­sa­da en par­ti­ci­par en los co­mi­cios mu­ni­ci­pa­les. La ci­fra no es sig­ni­fi­ca­ti­va y mar­ca só­lo un le­ve au­men­to en el in­te­rés por votar en es­tos su­fra­gios en com­pa­ra­ción al son­deo an­te­rior.

En es­te mis­mo mar­co, un es­tu­dio en­car­ga­do por el In­juv arro­jó que un 77% de los jó­ve­nes mues­tra al­gún gra­do de in­ten­ción de par­ti­ci­par en las elec­cio­nes. El 50% ase­gu­ra que vo­ta­rá el do­min­go 23 y un 27% plan­tea que pro­ba­ble­men­te lo ha­rá.

Es­te es­tu­dio de­ter­mi­nó que los prin­ci­pa­les sen­ti­mien­tos ha­cia la po­lí­ti­ca en­tre los jó­ve­nes son la des­con­fian­za ( 78%), la irri­ta­ción ( 43%) y el abu­rri­mien­to ( 41%), lo que re­sul­ta co­mo pri­me­ra men­ción al ser con­sul­ta­dos.

¿Nos de­be­rían preo­cu­par es­tas apre­cia­cio­nes? Por su­pues­to que sí. Des­de ha­ce un tiem­po he­mos no­ta­do en los jó­ve­nes una pro­gre­si­va desafec­ción de los asun­tos pú­bli­cos. Se da una mez­cla de apa­tía y des­con­fian­za en que han in­flui­do di­ver­sos fac­to­res co­mo las irre­gu­la­ri­da­des co­me­ti­das por po­lí­ti­cos, los con­flic­tos en­tre di­ver­sos con­glo­me­ra­dos y la es­ca­sa em­pa­tía con los pro­ble­mas de la gen­te que se ob­ser­va en mu­chos de ellos, ade­más de la fal­ta de ca­pa­ci­dad pa­ra dar so­lu­ción a las ca­ren­cias de la po­bla­ción.

Pe­ro en es­te con­tex­to tam­bién ha­bría que men­cio­nar el in­di­vi­dua­lis­mo que ca­rac­te­ri­za a am­plios sec­to­res de jó­ve­nes que no ma­ni- fies­tan ma­yor preo­cu­pa­ción por sus co­mu­ni­da­des. Un in­di­vi­dua­lis­mo que se con­tra­po­ne a una vi­da lle­na de idea­les que uno es­pe­ra­ría en­con­trar en es­ta eta­pa cuan­do los de­seos de cam­biar el mun­do y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de sus se­me­jan­tes de­be­rían mo­vi­li­zar­los.

Sin du­da, los adul­tos te­ne­mos par­te de res­pon­sa­bi­li­dad en es­ta si­tua­ción al no ha­ber po­di­do en­tu­sias­mar­los y con­ven­cer­los de que par­ti­ci­par en las elec­cio­nes no es só­lo un de­re­cho pro­pio de la de­mo­cra­cia, sino tam­bién un de­ber.

La ge­ne­ra­ción que fue ca­paz de re­cu­pe­rar la de­mo­cra­cia y de­mos­trar que con el po­der de la vo­lun­tad ciu­da­da­na es po­si­ble cam­biar el des­tino de un país, tie­ne hoy que alen­tar a los jó­ve­nes a cum­plir el de­ber mí­ni­mo de un ciu­da­dano.

Los co­mi­cios mu­ni­ci­pa­les de es­te do­min­go, por lo de­más, dan la po­si­bi­li­dad de ele­gir a aque­llos que tie­nen en sus ma­nos la so­lu­ción de los pro­ble­mas co­ti­dia­nos de la gen­te. No votar, en­ton­ces, es de­mos­trar una in­di­fe­ren­cia ma­yús­cu­la fren­te al de­ve­nir del en­torno. Los adul­tos te­ne­mos el de­ber no só­lo de ir a su­fra­gar, sino de con­vo­car a nues­tros hi­jos, so­bri­nos y alum­nos a par­ti­ci­par en es­tas elec­cio­nes. No hay que ol­vi­dar que cuan­do las ma­yo­rías se ma­ni­fies­tan, ge­ne­ran gran­des cam­bios.

La ge­ne­ra­ción que fue ca­paz de re­cu­pe­rar la de­mo­cra­cia y de­mos­trar que con el po­der de la vo­lun­tad ciu­da­da­na es po­si­ble cam­biar el des­tino de un país, tie­ne hoy que alen­tar a los jó­ve­nes a cum­plir el de­ber mí­ni­mo de un ciu­da­dano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.