Ro­da­rán ca­be­zas

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Esa es la ac­ti­tud que se es­pe­ra de un mi­nis­tro de Es­ta­do. El aca­dé­mi­co ha mos­tra­do su im­pron­ta rápidamente y se es­pe­ra que fren­te a los otros es­cán­da­los ten­ga una po­si­ción si­mi­lar.

La ma­ña­na de ayer que­da­rá en los anaque­les de la his­to­ria de es­te go­bierno. La ver­dad es que en es­ta opor­tu­ni­dad, no tie­ne que ver con pla­nes de go­bierno, es­tra­te­gias o pro­yec­tos a fu­tu­ro, sino con un mi­nis­tro que ha de­mos­tra­do su ca­rác­ter en sus pri­me­ras ho­ras al man­do de la car­te­ra de jus­ti­cia. Jai­me Cam­pos.

Es­to por­que una de sus pri­me­ras ta­reas es en­fren­tar la cri­sis pro­du­ci­da por los erro­res en el pa­drón elec­to­ral que afec­ta­ron a cer­ca de 500 mil chi­le­nos.

Su fra­se fue ca­te­gó­ri­ca, pri­me­ro por­que dio un gol­pe de ti­món y de­jó de jus­ti­fi­car co­mo se ha he­cho has­ta aho­ra, has­ta por la pro­pia Pre­si­den­ta es­ta gra­ví­si­ma equi­vo­ca­ción y ha se­ña­la­do di­ver­sas fra­ses pa­ra el bron­ce. “Tie­ne que ha­ber un res­pon­sa­ble”, “aquí so­mos to­dos gran­de­ci­tos”, “lo en­cuen­tro gra­ve y preo­cu­pan­te. No de­bió ha­ber ocu­rri­do una si­tua­ción así” y la me­jor de to­das y que dio que ha­blar du­ran­te la jor­na­da fue “cuan­do ten­ga cla­ro quién es el res­pon­sa­ble, esa ca­be­za ro­da­rá”. Sim­ple­men­te ge­nial. Eso es lo que hoy de­man­da la ciu­da­da­nía. Mano du­ra con­tra los erro­res, con­tra la co­rrup­ción, con­tra la po­lí­ti­ca de fa­rán­du­la o de ba­ja mon­ta. Es ho­ra de ros­tros pro­fe­sio­na­les, me­nos api­tu­ta­dos y más ac­ción. Se tra­ta de un país y ya no se pue­den to­le­rar más erro­res. La gen­te es­tá can­sa­da.

Aho­ra, tam­bién tu­vo un ex­ce­so de ho­nes­ti­dad. El ciu­da­dano co­mún siem­pre es­pe­ra que la ley se en­car­gue de es­tos pro­ble­mas y ma­las ac­cio­nes de ac­to­res pú­bli­cos o po­lí­ti­cos. Pe­ro él fue cla­ro al pun­tua­li­zar que “co­mo abo­ga­do te di­go que res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les no lo veo”.

Esa es la ac­ti­tud que se es­pe­ra de un mi­nis­tro de Es­ta­do. El aca­dé­mi­co ha mos­tra­do su im­pron­ta rápidamente y se es­pe­ra que fren­te a los otros es­cán­da­los ten­ga una po­si­ción si­mi­lar.

Jai­me Cam­pos, tie­ne una mi­sión de gran re­le­van­cia, so­bre to­do con un he­cho que se ha in­ten­ta­do ta­par una y otra vez, co­mo son las cien­tos de muer­tes de me­no­res al in­te­rior del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res. Es­to es 100 ve­ces más gra­ve que el pa­drón elec­to­ral y por lo tan­to, aquí sí que se re­quie­re una lim­pie­za to­tal y que, tal co­mo di­cen sus pa­la­bras, sus res­pon­sa­bles de­ben res­pon­der. De­ben “ro­dar ca­be­zas”.

Al me­nos, con di­cha per­so­na­li­dad y ca­rác­ter, es­tá de­po­si­ta­da la con­fian­za de que el cor­to pe­rio­do que es­ta­rá es­te mi­nis­tro de Es­ta­do en la car­te­ra de Jus­ti­cia, se po­drán ver cam­bios im­por­tan­tes fren­te a to­dos los erro­res co­me­ti­dos por per­so­nas de­fi­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.