Hom­bre con­fie­sa ase­si­na­to y ha­ber en­te­rra­do cuer­po de mu­jer en La­ja

La mu­jer de 45 años fue en­con­tra­da en un pre­dio fo­res­tal ubi­ca­do a cua­tro ki­ló­me­tros en di­rec­ción al nor­te del Puen­te Pe­ra­les. Su cuer­po ha­bía si­do en­te­rra­do a un me­tro y me­dio de pro­fun­di­dad.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

El 23 de agos­to pa­sa­do fue la úl­ti­ma vez que la fa­mi­lia de Clau­dia An­drea Cru­zat Po­ble­te la vio por úl­ti­ma vez, en la co­mu­na de La­ja.

Ese día, sa­lió de su ca­sa sa­lió rum­bo a Los Án­ge­les a bor­do de su vehícu­lo. Sin em­bar­go, nun­ca re­gre­só a ca­sa.

Du­ran­te los pri­me­ros días de sep­tiem­bre, la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes re­ci­bió una or­den de in­ves­ti­gar por par­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co a fin de es­ta­ble­cer las cir­cuns­tan­cias en las que de­sa­pa­re­ció Cru­zat.

Fue­ron ca­si dos me­ses de ago­nía pa­ra una fa­mi­lia que, con an­sias y es­fuer­zo, bus­ca­ba a Clau­dia. La ago­nía de sa­ber dón­de es­ta­ba ter­mi­nó la jor­na­da de es­te vier­nes, mas no el des­con­sue­lo de sa­ber que ya no re­gre­sa­ría ja­más.

El cuer­po sin vi­da de Clau­dia Cru­zat Po­ble­te fue en­con­tra­do en un pre­dio ubi­ca­do a cua­tro ki­ló­me­tros al nor­te del puen­te Pe­ra­les.

Las di­li­gen­cias es­tu­vie­ron a car­go de fun­cio­na­rios de la Bri­ga­da de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (Bi­crim) de Ca­bre­ro y de la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios de Los Án­ge­les, lo­gran­do cap­tu­rar -la no­che de es­te jue­ves- al hom­bre sin­di­ca­do de dar­le muer­te y que es­ta­ría con­fe­so de ha­ber per­pe­tra­do el de­li­to.

Des­de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes sos­tu­vie­ron que fue­ron los mis­mos an­te­ce­den­tes apor­ta­dos por el hom­bre los que per­mi­tie­ron en­con­trar el cuer­po de Cru­zat.

Fue­ron vein­te los de­tec­ti­ves que eje­cu­ta­ron una ope­ra­ción ras­tri­llo, en­con­tran­do a la mu­jer en­te­rra­da a un me­tro y me­dio de pro­fun­di­dad al in­te­rior de un pre­dio.

Al momento de ser ha­lla­da, man­te­nía la mis­ma ves­ti­men­ta con la que fue vis­ta la úl­ti­ma vez por sus fa­mi­lia­res.

En el lu­gar, y en com­pa­ñía de pe­ri­tos del La­bo­ra­to­rio de Cri­mi­na­lís­ti­ca Re­gio­nal (La­crim), efec­ti­vos policiales cum­plie­ron las pe­ri­cias ne­ce­sa­rias en el si­tio del su­ce­so.

“Lue­go de in­ten­sas di­li­gen­cias, las que se ex­ten­die­ron por al­re­de­dor de dos me­ses, se lo­gró de­te­ner a es­te hom­bre y ubi­car el cuer­po de la víc­ti­ma. No obs­tan­te, los de­más an­te­ce­den­tes, so­bre la cau­sa y cir­cuns­tan­cias de la ocu­rren­cia de es­te he­cho, for­man par­te de la in­ves­ti­ga­ción”, re­la­tó el je­fe de la Pre­fec­tu­ra pro­vin­cial de la PDI Bío Bío, pre­fec­to Car­los Illes­ca.

Au­dien­cia De Con­trol De De­ten­ción

La jor­na­da de es­te vier­nes es­tu­vo mar­ca­da por la ten­sión. La ra­bia y la pe­na se de­ja­ban sen­tir en las afue­ras del Juz­ga­do de Le­tras y Ga­ran­tía de La­ja.

El ca­so no so­la­men­te con­gre­gó a me­dios na­cio­na­les, re­gio­na­les y lo­ca­les, sino que tam­bién aglo­me­ró a una can­ti­dad im­por­tan­te de me­dios na­cio­na­les, ve­ci­nos y fa­mi­lia­res que es­ta­ban cons­ter­na­dos con el ca­so de Clau­dia.

Pa­sa­do el me­dio­día, en de­pen­den­cias del Juz­ga­do de Ga­ran­tía de Le­tras y Ga­ran­tía de La­ja, se reali­zó la au­dien­cia de con­trol de de­ten­ción del hom­bre sin­di­ca­do de dar muer­te a Clau­dia Cru­zat.

Du­ran­te el desa­rro­llo de la au­dien­cia, el fis­cal je­fe del Mi­nis- te­rio Pú­bli­co de Yum­bel, Álvaro Se­rrano, so­li­ci­tó la am­plia­ción de su de­ten­ción.

La pe­ti­ción fue aco­gi­da por el juez del tri­bu­nal y la au­dien­cia de for­ma­li­za­ción que­dó fi­ja­da pa­ra las 14:30 ho­ras del pró­xi­mo lu­nes 24 de oc­tu­bre.

A la sa­li­da del de­te­ni­do, los ha­bi­tan­tes de La­ja se con­gre­ga­ron en las afue­ras del tri­bu­nal mos­tran­do su ma­les­tar en torno a la si­tua­ción y su des­con­ten­to fren­te a la jus­ti­cia, lan­zan­do im­pro­pe­rios en con­tra del hom­bre.

En torno al ca­so, “te­ne­mos an­te­ce­den­tes por un ho­mi­ci­dio sim­ple y por hur­to de las es­pe­cies que eran de la víc­ti­ma, en­tre ellas, un vehícu­lo. Por lo tan­to, la pe­na es bas­tan­te más ele­va­da ya que el va­lor tan­to del vehícu­lo co­mo de las jo­yas as­cien­den por lo me­nos en­tre 4 y 5 mi­llo­nes”, re­la­tó el per­se­cu­tor.

Agre­gó que aún exis­ten an­te­ce­den­tes por re­vi­sar ya que “hay una ver­sión del impu­tado que no se con­di­ce con las prue­bas téc­ni­cas y cien­tí­fi­cas que se han efec­tua­do. Es­to es, la gran can­ti­dad de san­gre que hay en el vehícu­lo y en torno a có­mo ha­bría ocu­rri­do la muer­te”.

De­ta­lló que, al pa­re­cer, la cau­sa de muer­te po­dría ha­ber si­do pro­duc­to de una as­fi­xia.

Se­rrano ex­pre­só que víc­ti­ma y vic­ti­ma­rio se co­no­cían. Sin em­bar­go, no tie­nen ma­yo­res an­te­ce­den­tes en torno a qué ti­po de re­la­ción man­te­nían.

“Si en el trans­cur­so de cual­quier in­ves­ti­ga­ción se com­prue­ban nue­vos an­te­ce­den­tes que cam­bian la ca­li­fi­ca­ción ju­rí­di­ca y, por en­de la pe­na, efec­ti­va­men­te se van a re­vi­sar esas aris­tas”, re­la­tó Se­rrano.

Por lo pron­to, y con los an­te­ce­den­tes re­ca­ba­dos, só­lo tie­nen un ho­mi­ci­dio con hur­to de es­pe­cies.

Clau­dia Cru­zat era alum­na de la ca­rre­ra de Tra­ba­jo So­cial en el AIEP, des­de don­de ma­ni­fes­ta­ron que -co­mo co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va- es­tán cons­ter­na­dos por lo ocu­rri­do.

A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, la Ins­ti­tu­ción ma­ni­fes­tó su so­li­da­ri­dad y com­pro­me­tió el apo­yo tan­to a su fa­mi­lia co­mo sus ami­gos, ma­ni­fes­tan­do su to­tal re­pu­dio y re­cha­zo a es­te ti­po de he­cho.

Fue­ron vein­te los de­tec­ti­ves que eje­cu­ta­ron una ope­ra­ción ras­tri­llo, en­con­tran­do a la mu­jer en­te­rra­da a un me­tro y me­dio de pro­fun­di­dad al in­te­rior de un pre­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.