¿Vo­tar o bo­tar el pró­xi­mo do­min­go?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Vo­tar o “bo­tar” el do­min­go 23, es la pre­gun­ta por es­tos días. Los po­lí­ti­cos di­cen que vo­tar es una obli­ga­ción, un de­ber cí­vi­co y mí­ni­ma obli­ga­ción de­mo­crá­ti­ca; in­clu­si­ve que si us­ted no vo­ta no pue­de pos­te­rior­men­te ‘ale­gar’, ha­blar o im­pug­nar. Es­to no es del to­do cier­to. Vo­tar, se­gún la Ley Nº 20.568 vi­gen­te en nues­tro país des­de el año 2012, es un de­re­cho fun­da­men­tal y di­ce re­la­ción con la vo­lun­tad de de­ci­dir. Us­ted de­ci­de en­tre can­di­da­tos, pro­gra­mas de te­le­vi­sión, des­can­sar o no tal día, etc. y de­ci­de tam­bién si ir o no a emi­tir un su­fra­gio. Des­de es­ta mi­ra­da, la con­duc­ta vo­li­ti­va (del ejer­ci­cio de la vo­lun­tad in­di­vi­dual) se con­vier­te en el prin­ci­pal ele­men­to de jui­cio; allí us­ted (a di­fe­ren­cia de otros años) de­ci­de si par­ti­ci­pa o no. Ha­cer­lo es una de­ci­sión, no ha­cer­lo no es un cri­men, eso es al­go que los po­lí­ti­cos en su simpleza han es­gri­mi­do co­mo nues­tra obli­ga­ción; error. De otra par­te us­ted de­be de­ci­dir si vo­tar o no, pe­ro por los mis­mos can­di­da­tos de siem­pre, que año a año re­tuer­cen las ideas pa­ra sos­te­ner abe­rra­cio­nes co­mo: “vo­te por mí, aho­ra sí”, “la ver­dad”, “soy la so­lu­ción”, “yo quie­ro a mi co­mu­na” y tan­tas ba­na­li­da­des que sa­be­mos no se cum­pli­rán. Adi­cio­nal a eso, es co­mún ver en la pro­pa­gan­da to­da in­for­ma­ción her­mo­sa (son­ri­sas, ale­gría, de­lan­ta­les de mé­di­cos y has­ta es­te­tos­co­pios). Lo úni­co que no ve­mos es la re­fe­ren­cia a los par­ti­dos po­lí­ti­cos que sus­ten­tan las ideas de los can­di­da­tos. Por tan­to vo­tar se con­vier­te en un ac­to de apo­yar la idea que us­ted tie­ne res­pec­to de las pa­la­bras y pro­fe­sio­nes de los can­di­da­tos, pe­ro no res­pec­to a los idea­les que ins­pi­ran sus pos­tu­la­dos. Es­ta fue una ofen­sa ab­sur­da del en­ton­ces can­di­da­to Joa­quín La­vín cuan­do ins­ta­la­ba la idea de vo­tar por las per­so­nas y no por los par­ti­dos, otro error. Se­ría co­mo se­guir a Cris­to por­que es él des­co­no­cien­do las ideas que lo ins­pi­ran; se­ría es­co­ger una ca­rre­ra de edu­ca­ción su­pe­rior por lo que di­ce en el tí­tu­lo y no por el con­te­ni­do de su pro­gra­ma; error. El do­min­go us­ted de­be­rá de­ci­dir si vo­ta o no; es pro­ba­ble que “bote” su vo­to sin dar­se cuen­ta pues a de­cir ver­dad el sis­te­ma no cam­bia­rá mu­cho, in­clu­si­ve de pros­pe­rar (sea co­mo fue­se) la ley de gra­tui­dad en la edu­ca­ción los mon­tos que pro­vie­nen de asis­ten­cia -SEP (Ley de Sub­ven­ción Es­co­lar Pre­fe­ren­cial) y PIE (Pro­gra­ma de In­te­gra­ción Es­co­lar)- ya no pa­sa­rán por ma­nos de los mu­ni­ci­pios, con lo que ha­brá me­nos re­cur­sos que trian­gu­lar a las ur­gen­cias que ca­da al­cal­de ima­gi­na. Al­gu­nos he­mos to­ma­do la de­ci­sión an­ti­ci­pa­da y, cla­ro, en­ten­dien­do lo que ha cos­ta­do re­cu­pe­rar el de­re­cho a vo­tar, no Bo­ta­re­mos el Vo­to, aun­que se nos til­de de irres­pon­sa­bles, an­ti­de­mo­crá­ti­cos o sim­ple­men­te ab­sur­dos. Al­gu­nos en de­fi­ni­ti­va te­ne­mos una idea res­pec­to de don­de se Vo­ta y dón­de se Bo­ta.

Da­niel Sán­chez Br­kic Psi­có­lo­go y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.