So­mos más de 500 mil

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

El te­ma elec­to­ral ha es­ta­do pre­sen­te en to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro no mar­ca­do por las ideas y pro­pues­tas de los can­di­da­tos a al­cal­des y con­ce­ja­les, sino por los erro­res en el pa­drón elec­to­ral. Se ha­bla de cer­ca de 500 mil per­so­nas que ten­drían cam­bio de lu­gar de vo­ta­ción. El do­min­go 23 de oc­tu­bre te­ne­mos elec­cio­nes y siem­pre me pre­gun­to si to­das las per­so­nas con de­re­cho a vo­to ten­drán ac­ce­so al lu­gar de vo­ta­ción. En más de una opor­tu­ni­dad, he­mos vis­to per­so­nas que usan si­llas de rue­das, que tie­nen mo­vi­li­dad res­trin­gi­da im­por­tan­te, adul­tos ma­yo­res, que tie­nen que vo­tar en cen­tros que no tie­nen ac­ce­si­bi­li­dad. Me­sas que es­tán en un se­gun­do pi­so y don­de no exis­te as­cen­sor. Con es­tas tra­bas im­pe­di­mos que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad pue­dan dar su opi­nión. No de­be­mos ol­vi­dar que la Con­ven­ción so­bre los De­re­chos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad, es­ta­ble­ce que “los Es­ta­dos Par­tes ga­ran­ti­za­rán a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad los de­re­chos po­lí­ti­cos y la po­si­bi­li­dad de go­zar de ellos en igual­dad de con­di­cio­nes con las de­más”. Es­to in­clu­ye el de­re­cho a vo­to, a ser ele­gi­dos, que sean ga­ran­ti­za­dos los pro­ce­di­mien­tos e ins­ta­la­cio­nes con ma­te­ria­les ade­cua­dos y ac­ce­si­bles. En Chi­le a pe­sar de que hay de­cre­tos y al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes de que las per­so­nas de­ben vo­tar y que se de­ben adap­tar me­sas a un lu­gar ac­ce­si­ble, la reali­dad, es que no siem­pre lo ve­mos he­cho reali­dad. En el si­glo XXI y con la mo­der­ni­dad que hoy cuen­ta nues­tro país, de­bié­ra­mos avan­zar ha­cia el vo­to elec­tró­ni­co. Es­ta de­bie­ra ser una prio­ri­dad. Nos cree­mos desa­rro­lla­dos y, sin em­bar­go, no te­ne­mos al­go tan bá­si­co co­mo res­pe­tar el de­re­cho a vo­tar de to­do ciu­da­dano in­de­pen­dien­te de su con­di­ción. Nos que­ja­mos, ade­más, que los chi­le­nos no te­ne­mos cul­tu­ra ciu­da­da­na de ir a ejer­cer el de­re­cho a vo­tar, in­sis­ti­mos en la al­ta abs­ten­ción. Pe­ro, nos per­de­mos la tre­men­da opor­tu­ni­dad de con­tar con el vo­to de 2 mi­llo­nes de chi­le­nos, que ha­cen la di­fe­ren­cia. Co­mo chi­le­na creo que sim­ple­men­te nues­tras au­to­ri­da­des es­tán en­tram­pa­das en otros te­mas que con­si­de­ran ur­gen­tes e im­por­tan­tes, por­que la dis­ca­pa­ci­dad aún no genera mar­chas ni mo­vi­li­za­cio­nes ciu­da­da­nas. No es iro­nía lo que pre­ten­do. Quie­ro que la voz de 2 mi­llo­nes 800 mil per­so­nas ten­ga el mis­mo va­lor que tu opi­nión o la mía.

An­drea Zon­dek Pre­si­den­ta Fun­da­ción Ta­cal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.