Una pro­pues­ta in­de­cen­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Es­te co­men­ta­rio de­bie­ra ser post elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, pe­ro a ve­ces hay que ser proac­ti­vo y ade­lan­tar­se a los he­chos co­mo si ocu­rrie­ran en es­te ins­tan­te. Es el si­guien­te ejer­ci­cio que pre­ten­do ha­cer. Ya a esas al­tu­ras mu­chos ya es­ta­rán ce­le­bran­do su ob­ten­ción al si­llón en el con­ce­jo sea co­mo al­cal­des o con­ce­ja­les, qui­zás a mu­chos les nu­bla­rá la con­cien­cia de ver tan ju­go­sa re­com­pen­sa (se vie­ne un au­men­to en la die­ta mu­ni­ci­pal pa­ra ellos) has­ta el pun­to que ya no ten­drán me­mo­ria de quie­nes los al­za­ron has­ta el po­dio con­sis­to­rial, y ahí es don­de aque­llos que fue­ron ele­gi­dos de­be­rán ha­cer­se un exa­men de con­cien­cia y sa­ber que gra­cias a quie­nes fue­ron a cum­plir con su de­ber o de­re­cho ciu­da­dano en las ur­nas co­mu­na­les es­tán don­de es­tán. En­ton­ces, qué de­be ha­cer el ciu­da­dano co­mún co­mo us­ted o co­mo yo, si tal vez se le­van­tó muy tem­prano pa­ra ir a cum­plir con es­ta ta­rea o aquel que se ofre­ció pa­ra de­fen­der vo­to a vo­to de aquel en quien us­ted ci­fró las es­pe­ran­zas, pe­ro que us­ted no sa­be que su vo­to tie­ne un va­lor en pe­sos o sea lo que van a ga­nar es­tos se­ño­res es par­te de su “do­na­ti­vo” que hi­ci­mos pa­ra que ellos pue­dan “vi­vir hol­ga­da­men­te” y sin “apre­tu­ras eco­nó­mi­cas” en sus cua­tro años de ges­tión mu­ni­ci­pal. He aquí don­de no­so­tros de­be­mos pro­po­ner­les a ellos y que no se la van a lle­var pe­la­da y que, de ma­ne­ra trans­ver­sal, des­de aquel que vi­ve en el rin­cón más ale­ja­do, has­ta el ciu­da­dano que vi­ve en el cen­tro, exi­gir­les pri­me­ro que ha­gan bien su pe­ga, que no es­tén su­je­tos a pre­sio­nes su­pe­rio­res de fuer­zas so­cia­les o eco­nó­mi­cas. Que ca­da miem­bro del con­ce­jo sea au­tó­no­mo en lo que se re­fie­re a su rol y que no ce­da por pre­ben­das o con­ve­nien­cia que lo ha­rán ser “uno más” sin li­ber­tad de con­cien­cia y ac­ción. Por úl­ti­mo, sean con­se­cuen­tes y cons­cien­tes de las ne­ce­si­da­des rea­les de su co­mu­na y ha­gan un es­fuer­zo so­bre­hu­mano. En lo que se re­fie­re a trans­pa­ren­cia no mu­chos te­ne­mos ac­ce­so a las re­des so­cia­les o al­gún me­dio in­for­ma­ti­vo y se re­quie­re sa­ber y co­no­cer qué ha­cen con nues­tras con­tri­bu­cio­nes, pu­bli­can­do de for­ma abier­ta, en un lu­gar vi­si­ble, los pro­yec­tos, obras, gas­tos, con­ce­sio­nes y cuán­to hay de las ta­reas que el con­ce­jo ha­ga. No es mu­cho pe­dir, só­lo una mí­se­ra li­mos­na ciu­da­da­na. En cuan­to a los par­ti­dos po­lí­ti­cos de­jen que la ta­rea sea bien he­cha y no on­deen ban­de­ras que na­da apor­tan, pues ellos van a cum­plir el rol que el pue­blo les ha en­co­men­da­do.

Abe­lar­do Cam­pi­llay Ca­ro La­jino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.