Lle­gó el día

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - EDITORIAL DEL DIRECTOR - Ga­briel Her­nán­dez Di­rec­tor

Es­te fin de se­ma­na se rea­li­za un nue­vo pro­ce­so elec­to­ral, aquel que le en­tre­ga a us­ted las ple­nas fa­cul­ta­des pa­ra vo­tar o no ha­cer­lo y pa­ra es­co­ger al can­di­da­to que más re­fle­je su pen­sa­mien­to, los pro­yec­tos y las ideas fu­tu­ras pa­ra su co­mu­na. Atrás que­da­rán se­ma­nas de ar­dua cam­pa­ña pa­ra al­gu­nos, en don­de por me­dio de puer­ta a puer­ta, pro­pa­gan­da y ac­tos ma­si­vos in­ten­ta­ron con­ven­cer a la ciu­da­da­nía que eran la me­jor op­ción pa­ra li­de­rar los pró­xi­mos 4 años del mu­ni­ci­pio. Más allá de la po­lé­mi­ca que en­lo­da el pro­ce­so elec­cio­na­rio, a raíz de los gra­ves erro­res del pa­drón elec­to­ral, nue­va­men­te Chi­le tie­ne la op­ción ma­ra­vi­llo­sa y de­mo­crá­ti­ca de ele­gir. Que más sano que eso. En Los Án­ge­les, Es­te­ban Krau­se y Eduar­do Bor­go­ño, son los can­di­da­tos más fuer­tes a op­tar por el si­llón edi­li­cio, sin em­bar­go, exis­ten gran­des for­ta­le­zas y vir­tu­des en Ber­nar­do Ca­na­les, Juan Jo­sé Torres y Ju­lio Arre­don­do que son dig­nas de des­ta­car. Ex­tra­ño es lo que ocu­rre con el can­di­da­to de Am­pli­tud, quien ha es­ta­do en San­tia­go to­do el tiem­po, no ha con­tes­ta­do lla­ma­dos de prác­ti­ca­men­te na­die y sim­ple­men­te es – apa­ren­te­men­te – un nom­bre por se­cre­ta­ría pa­ra ha­cer pre­sen­cia po­lí­ti­ca. Ni si­quie­ra se sa­be si ven­drá a vo­tar. Pe­ro, con una vi­sión de fu­tu­ro, la pro­vin­cia ne­ce­si­ta que los 14 fu­tu­ros al­cal­des tra­ba­jen in­ten­sa­men­te por el desa­rro­llo de la zo­na. Es­tá en ellos for­ta­le­cer las gran­des ne­ce­si­da­des, prin­ci­pal­men­te viales y so­cia­les. En la ca­pi­tal pro­vin­cial fal­ta un pro­yec­to a gran es­ca­la que per­mi­ta me­jo­rar las ca­lles, ha­cer puen­tes y cons­truir es­pa­cios de áreas ver­des pa­ra las fa­mi­lias que hoy tie­nen po­cos lu­ga­res don­de ir. Asi­mis­mo se ne­ce­si­ta lle­gar con los be­ne­fi­cios a la gran can­ti­dad de per­so­nas que ha­bi­tan en los sec­to­res pe­ri­fé­ri­cos y ru­ra­les. Ellos ne­ce­si­tan to­car par­te del pro­gre­so. En las co­mu­nas, el pro­ble­ma es si­mi­lar. Via­li­dad, in­fra­es­truc­tu­ra de sa­lud y edu­ca­ción, al­can­ta­ri­lla­dos y pa­vi­men­ta­ción, son cla­ves pa­ra po­der me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas. No pue­de ser que las fa­mi­lias ten­gan que es­pe­rar dé­ca­das por fon­dos que en ma­te­ria de in­ver­sión no re­sul­tan ser tan al­tos. Pa­ra te­ner una idea, du­ran­te la se­ma­na co­no­ci­mos que ca­lle Don Víc­tor en Los Án­ge­les, al fin se­rá pa­vi­men­ta­da tras 20 años de es­pe­ra y, la in­ver­sión, son só­lo 700 mi­llo­nes. Reite­ro, en in­ver­sión pú­bli­ca es­ta­tal el mon­to es muy ba­jo. Por ejem­plo, la re­mo­de­la­ción de la mu­ni­ci­pa­li­dad cuesta 5 mil mi­llo­nes, la nue­va ave­ni­da Pa­dre Hur­ta­do 9 mil mi­llo­nes o la ru­ta a Nahuel­bu­ta 160 mil mi­llo­nes. A ve­ces los pe­que­ños avan­ces, só­lo re­quie­ren de un gran ges­tio­na­dor. Es por ello que al mar­car una sim­ple lí­nea, no só­lo apo­ya­rá al can­di­da­to de turno, no só­lo de­po­si­ta­rá su ideo­lo­gía en una per­so­na, sino que, de sa­lir su op­ción, us­ted de­ter­mi­na­rá si el pró­xi­mo li­de­raz­go se­rá si­nó­ni­mo de efi­cien­cia, pro­fe­sio­na­lis­mo y ca­pa­ci­da­des o sim­ple­men­te un opor­tu­nis­ta que qui­so ha­cer­se co­no­ci­do y te­ner un buen suel­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.