Her­nán Cruz Cas­ti­llo: Bus­can­do tras­pa­sar co­no­ci­mien­to a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes

Re­cor­dó su vi­da des­de pe­que­ño, cuan­do en tem­po­ra­da de ve­rano era con­tra­ta­do por su pa­dre, momento en el que apren­dió lo que era el ru­bro de la agri­cul­tu­ra.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - NUESTRA GENTE - Ni­co­lás Irri­ba­rra Fotografías: Ma­nuel Dio­ca­res © 2016 La Tri­bu­na

Her­nán Cruz Cas­ti­llo, hom­bre na­ci­do y cria­do en Los Án­ge­les, al día de hoy su­ma 84 años, pe­ro con el ni­vel de me­mo­ria que tie­ne, sin­ce­ra­men­te pa­re­cie­ra que ca­da una de sus his­to­rias ocu­rrie­ron ha­ce po­cos días, ho­ras e in­clu­so es­ca­sos ins­tan­tes.

Con una ad­mi­ra­ble pa­cien­cia, con­ver­só con La Tri­bu­na Fin­de pa­ra dar a co­no­cer lo que po­cas per­so­nas sa­ben, y es la vi­da de un hom­bre que al día de hoy, es re­co­no­ci­do por su la­bor en el mun­do de la agri­cul­tu­ra y el ro­deo.

“Ten­go el honor, co­mo mis her­ma­nos y ma­dre, de ha­ber na­ci­do en es­ta ciu­dad tan que­ri­da. Es­tu­dia­mos en el li­ceo de Hom­bres que es­ta­ba fren­te a la pla­za. Por ahí par­te mi vi­da. Cuan­do te­nía unos 6 años, un po­co más, cuan­do fue el te­rre­mo­to del año 39, re­cién a mi pa­dre –que te­nía una vas­ta ex­pe­rien­cia en el cam­po- lo in­vi­ta­ron a que fue­ra a don­de unos ami­gos que ha­bían com­pra­do una Ha­cien­da enor­me, de 7.500 hec­tá­reas. La Man­cha de Mon­te Águi­la, que des­pués se lla­mó Ha­cien­da Mon­te Águi­la”, par­tió con­tan­do.

Ade­más, aña­dió que “Ho­ra­cio del Río Za­ñar­tu fue due­ño an­tes, pe­ro des­pués la com­pró Florencio Arri­lla­ga, un ami­go de mi pa­pá, y lo in­vi­tó a que lo orien­ta­ra. Ha­bía mu­cho por ha­cer, por­que eran campos rús­ti­cos. Ahí fue por un tiem­po cor­to, y no­so­tros te­nía­mos ca­sa nue­va, de la épo­ca, gran­de que ha­bía he­cho mi pa­pá. Mi pa­dre di­jo que arren­dá­ra­mos el cam­po de mi ma­dre, y nos va­mos allá, que te­nía una ca­sa de ma­de­ra gran­de, en el cam­po don­de es­ta­ba”.

En di­cho lu­gar es­tu­vo 12 años, has­ta que ter­mi­nó el co­le­gio, y viajaban so­la­men­te cua­tro ve­ces al año a su ca­sa. La dis­tan­cia era cor­ta, pe­ro en di­cho momento his­tó­ri­co, no ha­bía au­tos, por lo que la mo­vi­li­za­ción en tren era más len­to.

“La que via­ja­ba to­dos los me­ses, y muy pen­dien­tes de no­so­tros -cin­co her­ma­nos, dos mu­je­res y tres hom­bres- era mi ma­dre, por­que mi pa­dre no po­día, por el tra­ba­jo era más com­pli­ca­do”, sos­tu­vo.

Por una ne­ce­si­dad, así lo ex­pli­có Her­nán Cruz su in­ten­ción de de­di­car­se a la agri­cul­tu­ra, y en las va­ca­cio­nes de ve­rano, con 14 o 15 años -sus otros cua­tro her­ma­nos- que vi­vían del sue­lo de su pa­dre, se em­plea­ban co­mo ayu­dan­te de su pa­pá. Su her­mano ma­yor vi­gi­la­ba y ha­cía los en­gan­ches de las cor­ta­do­ras de tri­go, él (Her­nán) se ha­cía car­go de la co­se­cha del pas­to, y eran men­sa­je­ros de su pa­dre ha­cia los ma­yor­do­mos.

“Us­te­des no sa­ben na­da, apren­dan, es­tos hom­bres tie­nen ex­pe­rien­cia. Guía­te por el co­ra­zón. Apren­de tan­to del sa­bio co­mo del ig­no­ran­te, por­que es­te úl­ti­mo no es tor­pe, y su ma­la suer­te es no ha­ber­se po­di­do edu­car. Res­pé­ta­lo. Siem­pre es­tá­ba- mos au­to­ri­za­dos a dar pre­mios y bo­nos de acuer­do a los ren­di­mien­tos de los hom­bres, pre­via con­sul­ta con mi pa­dre”, men­cio­nó.

LA IN­DE­PEN­DEN­CIA EN EL MUN­DO AGRÍ­CO­LA

Co­mo to­da per­so­na en es­ta vi­da, Her­nán Cruz tam­bién tu­vo de­seos de po­der in­de­pen­di­zar­se en es­te ru­bro, pe­ro fue con los sa­bios con­se­jos de su pa­dre con quien lo­gró al­can­zar di­cho ob­je­ti­vo.

“Siem­pre tu­ve la idea de la tie­rra pro­me­ti­da. Siem­pre le di­je a mi pa­dre, cuan­do sa­lí del co­le­gio, por qué no nos va­mos al cam­po, y ya es­ta­ba vie­jo y en­fer­mo, en­ton­ces me de­cía ‘es que em­pe­zar un cam­po de are­na es di­fí­cil’. Siem­pre so­ñó que con 50 hec­tá­reas en San­ta Fe o Can­de­la­ria vi­vi­ría fe­liz, y po­dría­mos ha­ber­lo pa­sa­do bien por su ex­pe­rien­cia. En­ton­ces cuan­do yo vi que es­ta­ba en­fer­mo, y te­nía 20 años, un día le di­je a mi ma­dre ‘me voy a nues­tro cam­po’. Ha­bía ven­ci­do el arrien­do, me voy arre­glar la ca­sa, y mi pa­pá ya no pue­de se­guir em­plea­do, es mu­cho, nos edu­có a to­dos”, con­fe­só.

El año 1952 de­ci­dió ir­se al cam­po de su ma­dre, y se fue a tra­ba­jar. En esos tiem­pos ya po­lo­lea­ba con ‘Do­ña Ani­ta’, su es­po­sa, y se es­for­zó. Su pa­dre no se ha­cía la idea de po­der re­tor­nar al cam­po don­de su fa­mi­lia vi­vió años atrás, y don­de Her­nán tra­ba­jó pa­ra ha­bi­li­tar­lo.

“No te­nía­mos luz eléc­tri­ca, pe­ro ya exis­tían las lám­pa­ras pe­tro­max. No ha­bía es­tos equi­pos ja­po­ne­ses que ge­ne­ran alum­bra­do. Y se vino, y era to­do her­mo­so. Ahí se cum­plió el de­seo de po­der de­cir és­te soy yo, es­to es lo que pue­do ha­cer, y apro­ve­char la ex­pe­rien­cia de es­te hom­bre, sa­bio, co­no­ce­dor, pa­ra ad­mi­nis­trar un cam­po lo pri­me­ro que hay que sa­ber es co­no­cer su gen­te. To­mar­le el pe­so a la res­pon­sa­bi­li­dad”, in­di­có.

Tam­bién, agre­gó que “si tie­ne 20 tra­ba­ja­do­res, tras ellos hay 80 o 100 per­so­nas, y cual­quier me­di­da equi­vo­ca­da va a re­per­cu­tir en la vi­da de to­das esas per­so­nas, en­ton­ces es un asun­to de­li­ca­do. Por eso las char­las eran cor­tas. La con­fian­za que ten­gan tus sub­al­ter­nos no es in­com­pa­ti­ble con la re­vi­sión de lo que ha­cen. Preo­cú­pa­te y te evi­ta­rás des­agra­da­bles sor­pre­sas. Cuan­do te ala­guen di­cién­do­te que has es­ta­do bri­llan­te, no ol­vi­des ja­más los de­fec­tos que tu le en­con­tras­te a tu de­ter­mi­na­ción”.

En el cam­po, es el fu­tu­ro el que im­por­ta, sin im­por­tar el sa­cri­fi­cio del pre­sen­te.

“Yo siem­pre le di­go a mi mu­jer, a mis hi­jos y nie­tos, yo men­ti­ría si di­je­ra que mi vi­da ha si­do sa­cri­fi­ca­da, por­que he re­ci­bi­do de Dios más de lo que nun­ca ima­gi­né, y to­do lo he he­cho con ca­ri­ño, em­pe­ño, por­que me gus­ta”, pun­tua­li­zó.

SU HOB­BIE: EL RO­DEO

Cruz Cas­ti­llo co­men­zó a co­rrer en los ro­deos a los 18 años, y apren­dió por­que hom­bres bue­nos lo ayu­da­ron. Fue tan­ta su par­ti­ci­pa­ción y pa­sión por es­te de­por­te, que lle­gó a ser ju­ra­do, in­clu­so, se trans­for­mó en de­le­ga­do.

Jun­to con to­do su pal­ma­rés y lo­gros, con­si­guió re­vi­ta­li­zar la Aso­cia­ción de Cria­do­res de Ca­ba­llo Chi­leno, jun­to a otros gran­des per­so­na­jes en la his­to­ria de es­ta dis­ci­pli­na crio­lla, for­ma­ron la Fe­de­ra­ción de Cria­do­res de Ca­ba­llo Chi­leno.

Es más, es­ta Aso­cia­ción na­ció en el año 1949 -se­gún el re­cuer­do del pro­pio pro­ta­go­nis­ta- y el pri­mer co­mi­té pa­ra re­flo­tar es­ta en­ti­dad, que por lar­go tiem­po es­tu­vo de ca­pa caí­da, la li­de­ró Íta­lo Zu­nino Mu­ra­to­ri, de quien tie­ne los más gran­des re­cuer­dos, en­tre ellos, la ma­te­ria­li­za­ción de la Me­dia­lu­na en So­ca­bio, y el ca­sino el pro­pio re­cin­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.