Pág. 21

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PANORAMAS -

una do­sis anual apli­ca­da por me­dio del dis­pa­ro de dar­dos- que re­du­ci­rían la ne­ce­si­dad de las re­da­das. Aho­ra el di­ne­ro pa­ra eso tam­bién se ha gas­ta­do en al­ma­ce­nar ca­ba­llos.

“To­do el pre­su­pues­to se des­ti­na a ali­men­tar a los ca­ba­llos; ne­ce­si­ta­mos ha­cer al­go drás­ti­co aho­ra”, di­jo Ben Mas­ters, un ci­neas­ta que adop­tó a sie­te ca­ba­llos sal­va­jes e hi­zo una pe­lí­cu­la so­bre un re­co­rri­do mon­tán­do­los des­de Mé­xi­co has­ta Ca­na­dá. Aho­ra for­ma par­te del con­se­jo ase­sor de nue­ve miem­bros del pro­gra­ma.

En una en­tre­vis­ta vía te­le­fó­ni­ca des­de un área de ca­ba­llos sal­va­jes cer­ca de Eu­re­ka, Ne­va­da, Mas­ters des­cri­bió ver mi­les de hec­tá­reas da­ña­das por el pas­to­reo ex­ce­si­vo. “El área es­tá to­tal­men­te de­gra­da­da, y ne­ce­si­ta­mos sal­var­la, pa­ra los ca­ba­llos y pa­ra la de­más fau­na”.

En sep­tiem­bre, el con­se­jo vo­tó 8 a 1 a fa­vor de ma­tar a los ca­ba­llos al­ma­ce­na­dos. Mas­ters di­jo que vo­tar a fa­vor de la me­di­da le rom­pió el co­ra­zón. “Me ma­ta. Me en­can­ta­ría que hu­bie­ra otra ma­ne­ra, pe­ro sim­ple­men­te no la veo”.

Des­pués de la vo­ta­ción, sin em­bar­go, la ofi­ci­na se vio inun­da­da por lla­ma­das te­le­fó­ni­cas y co­rreos elec­tró­ni­cos in­dig­na­dos, y fun­cio­na­rios rá­pi­da­men­te ase­gu­ra­ron al pú­bli­co que no te­nían pla­nes de ma­tar a nin­gún ca­ba­llo. Aca­ban de fir­mar con­tra­tos con ran­chos que pue­den al­ma­ce­nar a 6,000 ca­ba­llos más.

Gin­ger Kath­rens, ve­te­ra­na de­fen­so­ra de los ca­ba­llos sal­va­jes que ocu­pa un lu­gar en el con­se­jo ase­sor de la ofi­ci­na, emi­tió el úni­co vo­to en con­tra de ma­tar a los ca­ba­llos en al­ma­ce­na­mien­to, di­cien­do que fa­vo­re­cía in­cre­men­tar las adop­cio­nes y en­con­trar lu­ga­res pa­ra li­be­rar ca­ba­llos. “Hay mu­chas co­sas que la Agen­cia de Ges­tión de Tie­rras pu­die­ra ha­cer ade­más de ven­der ca­ba­llos pa­ra que sean sa­cri­fi­ca­dos”, di­jo.

La ley fe­de­ral per­mi­te a la agen­cia ma­tar a los ca­ba­llos ex­ce­den­tes pa­ra man­te­ner lo que lla­ma “un equi­li­brio eco­ló­gi­co natural y prós­pe­ro”. Pe­ro los re­gu­la­do­res nun­ca die­ron ese pa­so, en par­te por te­mor a la reac­ción del pú­bli­co, y en par­te por­que el Con­gre­so ha aña­di­do en los úl­ti­mos años cláu­su­las a va­rios pro­yec­tos de ley que prohí­ben la ma­tan­za de ca­ba­llos sal­va­jes sa­nos.

En vez de ello, la agen­cia ha alen­ta­do a la gen­te a adop­tar ca­ba­llos sal­va­jes. Pe­ro el nú­me­ro de per­so­nas que les ofre­cen ca­sa ra­ra vez ha igua­la­do el nú­me­ro de ca­ba­llos reuni­dos en las re­da­das.

El res­to va a lu­ga­res co­mo el Ran­cho Hug­hes, aquí en Oklaho­ma, don­de por unos 2 dó­la­res por ca­ba­llo al día, Ro­bert Hug­hes, un ga­na­de­ro, man­tie­ne a po­co más de 4,000 ca­ba­llos en mi­les de hec­tá­reas de pas­tu­ra de pri­me­ra.

“Bá­si­ca­men­te di­ri­jo un asi­lo pa­ra ca­ba­llos”, di­jo con una ri­si­ta aho­ga­da mien­tras mi­ra­ba a las re­cuas pas­tan­do. “Tie­nen buen ali­men­to aquí, eso pue­do ase­gu­rár­se­lo”.

Al pre­gun­tar­le si la agen­cia de­be­ría se­guir al­ma­ce­nan­do ca­ba­llos o sa­cri­fi­car­los, sa­cu­dió la ca­be­za: “Oi­ga, mi­re, yo es­toy en el ne­go­cio de cul­ti­var pas­tu­ra”.

Di­jo que no te­nía na­da que ver con la po­lí­ti­ca. “Si es­te acuer­do ter­mi­na­ra, re­gre­sa­ría­mos en gran­de al ga­na­do”.

La agen­cia aho­ra se en­cuen­tra ase­dia­da por to­dos los flan­cos por de­man­das. Los ran­che­ros que com­par­ten la pra­de­ra es­tán de­man­dan­do que el nú­me­ro de ca­ba­llos sea re­du­ci­do a los ni­ve­les pres­cri­tos. Los gru­pos de­fen­so­res de los de­re­chos de los ani­ma­les es­tán de­man­dan­do el fin de las re­da­das y del su­mi­nis­tro de me­di­ca­men­tos me­dian­te dar­dos.

Pa­ra el año pró­xi­mo, la agen­cia es­pe­ra un au­men­to de 15,000 ca­ba­llos.

En sep­tiem­bre, el con­se­jo ase­sor re­co­rrió un área de re­cuas de ca­ba­llos sal­va­jes en Ne­va­da que no ha­bía ser­vi­do de pas­tu­ra pa­ra el ga­na­do en ocho años. Sue Mc­don­nell, una in­te­gran­te del con­se­jo que da cla­ses so­bre com­por­ta­mien­to equino en la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, di­jo que se opo­nía a la eu­ta­na­sia has­ta que vio los pas­ti­za­les mal­tra­ta­dos y la ma­le­za in­va­si­va.

“Fue ho­rri­ble”, di­jo en una en­tre­vis­ta. “Mu­chas de esas tie­rras es­tán ba­jo enor­me pre­sión. Si no ac­tua­mos aho­ra, ha­brá par­tes que se per­de­rán efec­ti­va­men­te pa­ra siem­pre. Los ca­ba­llos mo­ri­rán, otra vi­da sil­ves­tre mo­ri­rá, y eso se­rá to­do”.

Aun­que po­cas per­so­nas es­tán en desacuer­do en que las re­gio­nes del Oes­te es­tán ex­ce­si­va­men­te ero­sio­na­das, los crí­ti­cos de la agen­cia di­cen que es un error cul­par a los ca­ba­llos sal­va­jes, que son su­pe­ra­dos en nú­me­ro por el ga­na­do en una pro­por­ción de 10 a 1 en las tie­rras que ad­mi­nis­tra la ofi­ci­na.

Ma­tar ca­ba­llos al­ma­ce­na­dos so­lo per­mi­ti­ría las prác­ti­cas in­sos­te­ni­bles que fa­vo­re­cen los ran­che­ros, di­cen.

“El pro­ble­ma de la po­bla­ción es so­lo un sín­to­ma de una po­lí­ti­ca fa­lli­da de ges­tión de la vi­da sil­ves­tre en tie­rras pú­bli­cas”, di­jo Mi­chael Ha­rris, un abo­ga­do de Ami­gos de los Ani­ma­les. Pa­ra en­con­trar una so­lu­ción du­ra­de­ra, di­jo, el go­bierno fe­de­ral de­be abor­dar dé­ca­das de po­lí­ti­cas de ges­tión que han erra­di­ca­do a los lo­bos y los pumas, los cua­les de­pre­dan a los ca­ba­llos, de las tie­rras pú­bli­cas, crean­do un pai­sa­je don­de los ca­ba­llos se re­pro­du­cen rá­pi­da­men­te.

“No va­mos a re­sol­ver es­te pro­ble­ma a me­nos que ten­ga­mos una po­lí­ti­ca que ha­ga es­pa­cio pa­ra la vi­da sil­ves­tre en las tie­rras; to­da la vi­da sil­ves­tre, no so­lo los ca­ba­llos”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.