Juan Ra­dri­gán, de los ar­tis­tas ol­vi­da­dos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Os­val­do Cá­ce­res Gon­zá­lez

Fa­lle­ció ha­ce unos días en San­tia­go el des­ta­ca­do dra­ma­tur­go y poe­ta Juan Ra­dri­gán de una en­fer­me­dad re­pen­ti­na que en tres me­ses lo li­qui­dó afec­tán­do­lo do­lo­ro­sa­men­te, cuan­do es­ta­ba en ple­na ca­pa­ci­dad crea­do­ra to­da­vía.

Aquí se co­no­cie­ron sus obras des­de la dé­ca­da del 80: “He­chos con­su­ma­dos” y “Las bru­tas”, es­ta úl­ti­ma pues­ta en es­ce­na por más de una com­pa­ñía. Co­no­ci­mos tam­bién su poe­sía por la re­vis­ta que edi­ta­ba con otros ami­gos.

Con Mó­ni­ca Pé­rez, que co­la­bo­ra­ba con no­so­tros en la re­vis­ta “Ca­mino”, que edi­ta­mos des­de 1976 cuan­do tra­ba­já­ba­mos en la ofi­ci­na de ar­qui­tec­tu­ra de Ro­nald Ramm de 1975 a 1979, co­no­ci­mos la dra­ma­tur­gia de Ra­dri­gán en el 83, que ya dic­ta­ba ta­lle­res en esos años. Por ella se­gu­ra­men­te con­se­gui­mos que Juan y su com­pa­ñía vi­nie­ran con sus obras a Los Án­ge­les.

Nos cos­tó con­se­guir lo­cal pa­ra el Cen­tro Cul­tu­ral que con­for­má­ba­mos, al igual que pa­ra el ac­to en ho­me­na­je a Vio­le­ta Pa­rra que hi­ci­mos an­tes, de­bien­do re­cu­rrir pa­ra ello al Ins­ti­tu­to Mac Iver de la ma­so­ne­ría, no sin al­gu­nas di­fi­cul­ta­des: que­rían cen­su­rar­nos lo que íba­mos a de­cir, y los tex­tos de Vio­le­ta que íba­mos a leer. Pe­ro lo hi­ci­mos con mu­cho pú­bli­co.

Pe­ro pa­ra las obras de Ra­dri­gán ne­ce­si­tá­ba­mos un tea­tro, y la lla­ma­da Ca­sa de la Cul­tu­ra no es­ta­ba dis­po­ni­ble pa­ra no­so­tros en esos años de dic­ta­du­ra. Re­cu­rri­mos a unos con­ta­do­res que tra­ba­ja­ban en el mis­mo pi­so que Ro­nald, so­bre la Fe­rre­te­ría Stark o Ale­ma­na, y uno que era mor­món nos con­si­guió su gran lo­cal de ca­lle La­to­rre, que se unía con el tem­plo y que­da­ba un lo­cal ade­cua­do. Nos pi­die­ron que na­die fu­ma­ra y que lo que pre­sen­tá­ra­mos no “fue­ra po­lí­ti­co”.

El doc­tor Bar­jas ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co fa­lle­ci­do, co­no­ci­do de to­dos en es­pe­cial de los que pos­tu­lá­ba­mos a car­né pa­ra con­du­cir, ya que él co­mo mé­di­co mu­ni­ci­pal to­ma­ba los exá­me­nes res­pec­ti­vos, se pu­so a fu­mar, y por­fia­do co­mo era, no de­jó de ha­cer­lo, lo cual mo­les­tó a los due­ños de ca­sa y nos lo hi­cie­ron pre­sen­te al igual que la obra: “He­chos con­su­ma­dos” les pa­re­ció muy po­lí­ti­ca y no era más ni me­nos que el tea­tro de Ra­dri­gán y otros au­to­res co­mo el ar­gen­tino Os­val­do Dra­gún de: “El hom­bre que se con­vir­tió en pe­rro”, que tam­bién tra­ji­mos.

No era fá­cil pa­ra Juan Ra­dri­gán mon­tar sus obras, pe­ro se fue im­po­nien­do por la ca­li­dad de ellas y su poe­sía tan ca­rac­te­rís­ti­ca. Edi­ta­ron sus obras com­ple­tas cuan­do es­ta­ba a la mi­tad de su pro­duc­ción. Las com­pré en un via­je a San­tia­go y se las mos­tré a una per­so­na de tea­tro, que ape­nas las vio no qui­so de­vol­vér­me­las.

Pe­ro es­to fue an­tes de que le re­co­no­cie­ran sus mé­ri­tos otor­gán­do­le el Pre­mio Na­cio­nal en Tea­tro, que he­re­da se­gu­ra­men­te su pri­me­ra es­po­sa, que­dan­do su ac­tual pa­re­ja e hi­ja en la in­de­fen­sión.

He pro­pues­to ha­cer una edi­ción nue­va, po­pu­lar, de las obras com­ple­tas y las poe­sías de Juan Ra­dri­grán, pa­ra que se si­gan las pri­me­ras mon­tan­do y di­vul­gan­do las se­gun­das, co­mo de­be ser.

No era fá­cil pa­ra Juan Ra­dri­gán mon­tar sus obras, pe­ro se fue im­po­nien­do por la ca­li­dad de ellas […] Edi­ta­ron sus obras com­ple­tas cuan­do es­ta­ba a la mi­tad de su pro­duc­ción. Las com­pré en un via­je a San­tia­go y se las mos­tré a una per­so­na de tea­tro, que ape­nas las vio no qui­so de­vol­vér­me­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.