Aho­ra co­mien­zan las pre­si­den­cia­les

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Al me­nos, pa­ra be­ne­fi­cio de los can­di­da­tos, los chi­le­nos nos ca­rac­te­ri­za­mos por te­ner muy ma­la me­mo­ria y de­ja­mos con fa­ci­li­dad atrás los erro­res o desa­cier­tos co­me­ti­dos por las au­to­ri­da­des. Se da vuel­ta la pá­gi­na muy fá­cil­men­te en Chi­le.

El día de ayer co­no­ci­mos a los can­di­da­tos que ob­tu­vie­ron la vic­to­ria fren­te a los es­pe­ra­dos co­mi­cios. Co­mo siem­pre, unos ce­le­bra­ron y otros se re­sig­na­ron con la es­pe­ran­za de po­der, en cua­tro años más, con­quis­tar al elec­to­ra­do. Pe­ro, pe­se a ha­ber ocu­rri­do ha­ce po­cas ho­ras, ya es­tá en el pa­sa­do y las pre­si­den­cia­les to­ma­rán más fuer­za que nun­ca.

El más só­li­do y pre­pa­ra­do has­ta aho­ra fren­te al tra­ba­jo que se vie­ne es el ex pre­si­den­te Ri­car­do La­gos. Ya ofi­cia­li­zó que se­rá can­di­da­to, e in­clu­so co­men­zó a ar­mar su equi­po de tra­ba­jo. Re­cor­de­mos que la se­ma­na pa­sa­da, du­ran­te el cam­bio de ga­bi­ne­te, el otro­ra mi­nis­tro de Ener­gía, Má­xi­mo Pa­che­co, de­jó las fi­las del go­bierno pa­ra su­mar­se a la cam­pa­ña del ex man­da­ta­rio. Has­ta aho­ra, se per­ci­be que La­gos es el can­di­da­to que apo­ya la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción.

Mien­tras, sus pa­res Ale­jan­dro Gui­llier, Isa­bel Allen­de y Jo­sé Mi­guel In­sul­za eva­lúan si irán a las pre­si­den­cia­les, si par­ti­ci­pa­rán en pri­ma­rias o si se su­ma­rán pa­ra apo­yar a Ri­car­do La­gos.

En la otra ve­re­da po­lí­ti­ca, no hay que ser eru­di­to pa­ra con­cluir que pe­se al si­len­cio y a la pre­sen­cia de can­di­da­tos co­mo Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón, Al­ber­to Es­pi­na, Fe­li­pe Kast, Fran­cis­co de la Ma­za, Jo­sé An­to­nio Kast o Fran- cis­co Chahuán, lo cier­to es que se­rá Se­bas­tián Pi­ñe­ra el can­di­da­to que en­fren­ta­rá al con­trin­can­te de la Nue­va Ma­yo­ría. Es cla­ra­men­te el más só­li­do en to­das las en­cues­tas y se en­fren­ta de igual a igual a La­gos en ca­li­dad de ex pre­si­den­tes.

Lo que ten­drán que de­mos­trar en de­fi­ni­ti­va es si po­drán en­fren­tar a la opi­nión pú­bli­ca de for­ma ho­nes­ta y trans­pa­ren­te por los gra­ves erro­res co­me­ti­dos en sus ad­mi­nis­tra­cio­nes. Mien­tras La­gos ten­drá que dar ex­pli­ca­cio­nes por el Cré­di­to con Aval del Es­ta­do, el Tran­san­tia­go o los Tre­nes al Sur, Pi­ñe­ra de­be­rá de­mos­trar que no vol­ve­rán a ocu­rrir fias­cos co­mo “el me­jor cen­so de la his­to­ria”, los erro­res de la en­cues­ta Ca­sen, el hos­pi­tal de Puen­te Al­to o el Puen­te Cau- Cau.

Al me­nos, pa­ra be­ne­fi­cio de los can­di­da­tos, los chi­le­nos nos ca­rac­te­ri­za­mos por te­ner muy ma­la me­mo­ria y de­ja­mos con fa­ci­li­dad atrás los erro­res o desa­cier­tos co­me­ti­dos por las au­to­ri­da­des. Se da vuel­ta la pá­gi­na muy fá­cil­men­te en Chi­le.

Por ello, el pro­yec­to de tra­ba­jo que ten­gan, más la ener­gía pa­ra el car­go que de­be­rán en­fren­tar, se­rá cla­ve pa­ra po­der en­men­dar el rum­bo del país, hoy su­mi­do en un com­ple­jo pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.