La­do B de las Mu­ni­ci­pa­les: vo­cal lle­ga ebrio y ci­clis­ta im­po­ne es­ti­lo en elec­cio­nes

Por su par­te, un des­pis­ta­do can­di­da­to a al­cal­de tam­bién se apun­tó al anec­do­ta­rio, acu­dien­do a vo­tar a un lu­gar en don­de no es­ta­ba re­gis­tra­do.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - ESPECIAL MUNICIPALES 2016 -

A pe­sar de la tra­di­ción cí­vi­ca y so­lem­ni­dad que siem­pre tie­nen las elec­cio­nes en nues­tro país, nun­ca fal­ta ese ele­men­to que sa­le de lo co­mún y que ra­ya en lo anec­dó­ti­co, pa­san­do a con­di­men­tar los co­mi­cios, en es­te ca­so las Mu­ni­ci­pa­les 2016.

La co­mu­na an­ge­li­na no se es­ca­pó a es­ta reali­dad, con al me­nos tres si­tua­cio­nes que “sa­lie­ron de lo co­mún”, las cua­les fue­ron re­co­gi­das por los aten­tos re­por­te­ros de Dia­rio La Tri­bu­na.

Una de ellas fue un sim­pá­ti­co elec­tor que lle­gó a su­fra­gar al Li­ceo Bi­cen­te­na­rio a bor­do de una bi­ci­cle­ta “en­chu­la­da”, es­pe­cí­fi­ca­men- te con rue­das an­chas pa­ra la nie­ve y una lla­ma­ti­va cam­pa­ni­lla, que hi­zo so­nar al arri­bar al lu­gar.

Des­de Ca­ra­bi­ne­ros que cus­to­dia­ban el lu­gar has­ta otros elec­to­res, se sor­pren­die­ron por el “es­ti­lo­so arri­bo”, in­clu­so re­gis­trán­do­lo en fo­to­gra­fías.

Has­ta ese mo­men­to ya el he­cho ame­ri­ta­ba pa­sar a ser con­sig­na­do den­tro del anec­do­ta­rio de las vo­ta­cio­nes an­ge­li­nas, sin em­bar­go, el ci­clis­ta “qui­so lle­var al má­xi­mo su par­ti­ci­pa­ción”, ya que tras su­fra­gar en for­ma to­tal­men­te tran­qui­la e in­ten­tar abor­dar su me­dio trans­por­te pa­ra re­tor­nar a su ca­sa, se dio cuen­ta de que an­da­ba sin las lla­ves del can­da­do que le pu­so a su bi­ci­cle­ta.

Pe­se a que los efec­ti­vos po­li­cia­les le in­ten­ta­ron coope­rar, el sim­pá­ti­co ci­clis­ta no tu­vo otra al­ter­na­ti­va que ir­se ca­mi­nan­do, pa­ra lue­go re­tor­nar con la lla­ve pa­ra re­ti­rar su lla­ma­ti­vo “cor­cel de dos rue­das”.

Otro su­ce­so fue­ra de lo co­mún que in­clu­so al­can­zó ri­be­tes de po­lé­mi­ca se re­gis­tró en el Co­le­gio Wood­land de Los Án­ge­les, en don­de un vo­cal de me­sa acu­dió a cum­plir con su de­ber cí­vi­co en apa­ren­te es­ta­do de ebrie­dad.

El hom­bre, que ade­más pre­sen­ta­ba pro­ble­mas de dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, se­gún re­la­tó el de­le­ga­do de la Jun­ta Elec­to­ral del ci­ta­do plan­tel, fue fi­nal­men­te en­via­do a su ho­gar ba­jo la jus­ti­fi­ca­ción de que po­día en­tor­pe­cer el desa­rro­llo del pro­ce­so.

Pe­ro las anéc­do­tas no só­lo fue­ron pro­ta­go­ni­za­das por elec­to­res y vo­ca­les de me­sa, sino que tam­bién por can­di­da­tos a al­cal­des por Los Án­ge­les.

Uno de ellos fue el as­pi­ran­te a je­fe co­mu­nal por el Par­ti­do Eco­lo­gis­ta, Ju­lio Arre­don­do, quien acu­dió a su­fra­gar to­tal­men­te con­ven­ci­do de que te­nía que ha­cer­lo en el Li­ceo In­dus­trial, sin em­bar­go, ya en el lu­gar se en­te­ró de que no apa­re­cía en los re­gis­tros.

Arre­don­do, sin sa­ber­lo, era uno de los cer­ca de 500 mil ciu­da­da­nos víc­ti­mas del cam­bio de do­mi­ci­lio elec­to­ral por el Re­gis­tro Ci­vil y Ser­vel.

Tras co­no­cer que aho­ra su­fra­ga­ba en otro plan­tel de edu­ca­ción an­ge­lino, no le que­dó más que to­mar el asun­to con hi­dal­guía y en­ca­mi­nar sus pa­sos a la Es­cue­la Tho­mas Jef­fer­son.

PE­SE A CAP­TAR LA ATEN­CIÓN de to­dos los pre­sen­tes, el ci­clis­ta tu­vo un ines­pe­ra­do per­can­ce al in­ten­tar re­tor­nar a su ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.