Con es­tos con­se­jos y ejer­ci­cios po­drás to­ni­fi­car tus bra­zos de for­ma sen­ci­lla

Bra­zos fir­mes y que no se “des­cuel­guen” cuan­do los po­ne­mos en ho­ri­zon­tal. ¿Un sue­ño? No, me­jor un ob­je­ti­vo. Si eres de las que tie­ne es­te pro­ble­ma y lo has in­ten­ta­do to­do, no de­ses­pe­res. To­ma no­ta de es­tos con­se­jos y tru­cos que te da­mos pa­ra lucir unos br

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Los bra­zos sue­len ser una par­te del cuer­po que no se re­cuer­da mu­cho a la ho­ra de ha­cer una ru­ti­na de ejer­ci­cios pa­ra adel­ga­zar y for­ta­le­cer nues­tros múscu­los.

El ve­rano se acer­ca y es im­por­tan­te to­ni­fi­car to­das las par­tes del cuer­po, in­clui­dos los bra­zos, los que con el pa­so del tiem­po, una vi­da se­den­ta­ria y la ma­la ali­men­ta­ción, tien­den a sol­tar­se y a po­ner­se flá­ci­dos.

Man­te­ner bra­zos fuer­tes y tor­nea­dos es sen­ci­llo. Só­lo se re­quie­re cons­tan­cia, de­di­ca­ción y una bue­na ali­men­ta­ción. Ca­be des­ta­car que los bra­zos son una de las par­tes del cuer­po don­de los ejer­ci­cios rea­li­za­dos se no­tan al po­co tiem­po, por lo que no hay ex­cu­sa pa­ra no lucir bra­zos fir­mes es­te ve­rano.

Uno de los mo­vi­mien­tos más sen­ci­llos es el es­ti­ra­mien­to, el cual se de­be rea­li­zar an­tes y des­pués de co­men­zar con los ejer­ci­cios pa­ra evi­tar cual­quier ti­po de le­sión, y tie­ne el ob­je­ti­vo de ha­cer que la san­gre flu­ya.

Di­cho es­ti­ra­mien­to con­sis­te en lle­var los bra­zos ha­cia arri­ba, lue­go ha­cia los cos­ta­dos y ha­cia atrás, pa­ra lue­go, es­ti­ra­dos, agi­tar­los con mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res. A es­te ejer­ci­cio se le pue­de agre­gar un po­co más de di­fi­cul­tad, rea­li­zan­do el mis­mo mo­vi­mien­to, pe­ro sos­te­nien­do pe­que­ñas pe­sas con las ma­nos.

¿ Sa­ben qué? A con­ti­nua­ción pa­sa­mos a de­ta­llar 10 con­se­jos y ejer­ci­cios que pue­des ha­cer pa­ra es­cul­pir los bra­zos y eli­mi­nar to­do lo que te so­bra.

EJER­CI­CIOS SIM­PLES

trí­ceps: Uno de los gran­des ol­vi­da­dos a la ho­ra de ejer­ci­tar nues­tros bra­zos. No to­do son bí­ceps, bí­ceps y bí­ceps. De­bes sa­ber, ade­más, que ejer­ci­tar los trí­ceps au­men­ta­rá la fle­xi­bi­li­dad de tus bra­zos. Los trí­ceps son los prin­ci­pa­les en­car­ga­dos de “sos­te­ner” la piel que se des­cuel­ga del bra­zo, así que ya sa­bes.

Die­ta: Lucir un bra­zo es­ti­li­za­do, o no, de­pen­de­rá, y mu­cho, de nues­tra die­ta. Los bra­zos son muy sen­si­bles a las pér­di­das y ga­nan­cias de pe­so, por lo que ese “des­cuel­gue” se pro­du­ce si no ejer­ci­ta­mos al mis­mo tiem­po nues­tros bra­zos.

Bí­ceps: Igual que no hay que des­cui­dar los trí­ceps, los bí­ceps es el gran gru­po mus­cu­lar que con­for­ma los bra­zos. Hay mu­chos y muy va­ria­dos ejer­ci­cios que pue­des rea­li­zar, aun­que el “curl” es el rey. Si tie­nes mie­do a ha­cer­te da­ño con las pe­sas, haz re­sis­ten­cia con el otro bra­zo.

Va­rie­dad de ejer­ci­cios:

Los múscu­los se acos­tum­bran de­ma­sia­do rá­pi­do a un ejer­ci­cio, y es por eso que hay que “ata­car” des­de di­fe­ren­tes fren­tes. Cuan­do ya ten­gas in­terio­ri­za­do y do­mi­na­do un ejer­ci­cio, cam­bia a otro. No te acos­tum­bres. Nun­ca.

Pe­sas: De me­dio a cua­tro ki­los, no ne­ce­si­ta­rás más. Si no te ves ca­paz de co­men­zar con unas pe­sas, prue­ba a ha­cer los ejer­ci­cios sin pe­so o a uti­li­zar el de tu pro­pio cuer­po (co­mo con los fon­dos). Si al prin­ci­pio no tie­nes fuer­za, no te preo­cu­pes, es nor­mal. La cla­ve es po­der usar­las a las dos se­ma­nas de co­men­zar.

Des­can­so: Co­mo en cual­quier en­tre­na­mien­to, el tiem­po que le de­di­cas a re­la­jar tus múscu­los es be­ne­fi­cio pa­ra ellos. Los múscu­los re­nue­van sus fi­bras en la eta­pa de des­can­so, por lo que so­bre­en­tre­nar­los pro­vo­ca­rá un ma­yor can­san­cio y pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar. Con tres días por se­ma­na y 15 mi­nu­tos por se­sión ten­drás más que de so­bra pa­ra co­men­zar. Pue­des usar cre­mas, pe­ro só­lo son efec­ti­vas con ejer­ci­cio, ejer­ci­cio, ejer­ci­cio.

Cons­tan­cia: De na­da nos va­le es­tar un mes “a full” pa­ra lue­go aban­do­nar­nos du­ran­te dos me­ses. La cons­tan­cia es cla­ve pa­ra ver re­sul­ta­dos. Si aún tie­nes du­das, pi­de a al­guien que te ha­ga una fo­to des­pués del ejer­ci­cio y ve­te com­pa­rán­do­las se­ma­na tras se­ma­na. Ve­rás qué cam­bio.

Fle­xi­bi­li­dad y elas­ti­ci­dad: Re­cuer­da ca­len­tar an­tes del en­tre­na­mien­to y no ha­cer mo­vi­mien­tos brus­cos ni in­ten­tar lle­gar al fi­nal de la re­pe­ti­ción an­tes de em­pe­zar. La cla­ve de un buen ejer­ci­cio es ha­cer­lo bien, no rá­pi­do. Es por eso que la fle­xi­bi­li­dad es una par­te muy im­por­tan­te. Ve­rás có­mo con­si­gues una ma­yor elas­ti­ci­dad y fuer­za en tus bra­zos.

Pro­gre­sión: Po­co a po­co, sin pri­sa, pe­ro sin pau­sa, la me­jor ma­ne­ra de ob­te­ner una bue­na for­ma fí­si­ca es la pro­gre­sión. Es­tan­car­se en una ru­ti­na, en un pe­so, en un ejer­ci­cio, se­ma­na tras se­ma­na, ha­rá que aban­do­ne­mos.

sin mie­do: Tran­qui­la, no te vas a po­ner co­mo Ma­don­na por más que ejer­ci­tes tus bra­zos. Es muy, muy di­fí­cil que sa­ques múscu­los co­mo lo ha­cen los hom­bres. Cues­tión de ge­né­ti­ca. Tam­po­co te­mas le­sio­nar­te. Si ha­ces co­rrec­ta­men­te los ejer­ci­cios, no de­be­rías te­ner pro­ble­mas. Por otro la­do, en cuan­to sien­tas los sín­to­mas de agu­je­tas, pa­ra. Re­to­ma­rás con más fuer­za in­clu­so.

DA­TOS ADI­CIO­NA­LES

Si se pre­fie­res ha­cer ejer­ci­cios al ai­re li­bre, exis­ten de­por­tes co­mo la na­ta­ción, el vó­lei- bol, el re­mo y el básquetbol que ayu­dan de igual ma­ne­ra a dar­le tono a los bra­zos.

Pa­ra al­can­zar bue­nos re­sul­ta­dos en po­co tiem­po, la ru­ti­na de ejer­ci­cios se pue­de com­ple­men­tar con cre­mas hi­dra­tan­tes, ex­fo­lian­tes y re­afir­man­tes que ayu­dan a re­ge­ne­rar la piel y a man­te­ner­la fir­me y sa­lu­da­ble.

Al mis­mo tiem­po, no se de­be ol­vi­dar lle­var una bue­na nu­tri­ción, con­su­mien­do mí­ni­mo dos li­tros de agua dia­rios, que ayu­da­rán tam­bién a com­ba­tir el ca­lor y a man­te­ner el cuer­po hi­dra­ta­do, ade­más de in­ge­rir ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na E, co­mo la pal­ta y la be­ta­rra­ga, que ayu­da­rán a dar elas­ti­ci­dad a la piel.

Ya sa­bes, si quie­res to­ni­fi­car tus bra­zos, no tie­nes ex­cu­sas, pue­des ejer­ci­tar­se des­de la co­mo­di­dad de tu ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.