La­jino pi­de con ur­gen­cia apo­yo pa­ra ope­rar­se la ca­de­ra

Ne­ce­si­ta in­ter­ve­nir­se con ur­gen­cia an­tes de di­ciem­bre o per­de­rá su tra­ba­jo.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Un hom­bre de la co­mu­na de La­ja es­tá a pun­to de per­der su tra­ba­jo, fue diag­nos­ti­ca­do con una se­ve­ra ar­tro­sis, y de­bi­do a su con­di­ción, re­quie­re con ur­gen­cia so­me­ter­se a una ci­ru­gía, que le per­mi­ti­ría vol­ver a ca­mi­nar con nor­ma­li­dad y su­pe­rar los cons­tan­tes do­lo­res y mo­les­tias en sus ca­de­ras, y con ello vol­ver a tra­ba­jar.

Luis Ri­car­do Arroyo Arroyo, de 49 años de edad, cho­fer de la mu­ni­ci­pa­li­dad de La­ja, con­tó a La Tri­bu­na que des­de el mes de ju­lio es­tá con li­cen­cia de­bi­do a una di­fi­cul­tad fí­si­ca que po­see.

Ex­pli­có que en mar­zo se le de­cla­ró una os­teo­po­ro­sis que te­nía des­de pe­que­ño, “co­men­cé a sen­tir mu­chos do­lo­res en la ro­di­lla, me sa­ca­ron ra­dio­gra­fías y sa­lía que no te­nía na­da. Se­guía con mu­cho do­lor, a lo que des­pués des­cu­brie­ron que eran mis ca­de­ras las que es­ta­ban com­ple­ta­men­te da­ña­das por la mis­ma do­len­cia, y la­men­ta­ble­men­te me tie­ne ca­si con un 98% de in­va­li­dez. Ca­si ya no pue­do ca­mi­nar”, re­ve­ló Arroyo.

A ello, agre­gó que por la con­di­ción en la que se en­cuen­tra, des­de el mes de ju­lio es­tá con li­cen­cia mé­di­ca, tiem­po en el que ha es­ta­do tra­tán­do­se la en­fer­me­dad, lo que no le ha da­do ma­yo­res re­sul­ta­dos.

“El pro­ble­ma es que ya nin­gún re­me­dio me cal­ma es­tos fuer­tes do­lo­res, ha­ce dos me­ses que no hay re­me­dio que me cal­me, los que se tras­for­ma­ron en al­go cons­tan­te e in­so­por­ta­ble, que ya ni si­quie­ra me de­ja dor­mir”, sos­tu­vo el afec­ta­do.

A to­da es­ta si­tua­ción, se le su­ma la an­gus­tia an­te la po­si­bi­li­dad de per­der su úni­co in­gre­so eco­nó­mi­co, -con el que man­tie­ne su ca­sa e hi­jos- lo que le ha pro­vo­ca­do una fuer­te de­pre­sión, y por ello acla­ró que “des­de el 19 de ju­lio es­toy con li­cen­cia, y des­pués de 6 me­ses uno co­rre el ries­go que lo echen no más”.

Por tal mo­ti­vo, “don Luis” cla­ma por ayu­da, que to­men en cuen­ta su ca­so, y así pue­da con­se­guir que di­cha ope­ra­ción se le reali­ce lo an­tes po­si­ble.

“Yo no ne­ce­si­to pla­ta, ne­ce­si­to que me ope­ren, es com­pli­ca­do por­que pa­go pen­sión ali­men­ti­cia y es­toy con li­cen­cia. Ne­ce­si­to vol­ver a mi tra­ba­jo lo an­tes po­si­ble”, sos­tu­vo.

CON­TRA EL TIEM­PO

“Ges­tio­né to­do en el hos­pi­tal de Los Án­ge­les, el doc­tor que me aten­dió hi­zo un in­for­me so­li­ci­tan­do la ope­ra­ción con ur­gen­cia, por­que mi si­tua­ción es muy com­pli­ca­da, ten­go las ca­de­ras de una per­so­na de 90 años”, re­mar­có.

De es­te mo­do, se­ña­ló que “es­toy lu­chan­do pa­ra con­se­guir la ope­ra­ción, el doc­tor me di­jo que si no me ope­ra­ba lue­go ten­dría que em­pe­zar a pe­dir ayu­da, y pe­lear por mi ope­ra­ción”.

A es­to, tam­bién des­ta­có que ya es­tán co­men­zan­do a pre­sen­tar­se al­gu­nas tra­bas, es más, con­tó que la se­ma­na pa­sa­da fue ci­ta­do por el trau­ma­tó­lo­go del Com­pin, quien le ha­bría ase­gu­ra­do que si no se ope­ra­ba de aquí a no­viem­bre ten­drían que cor­tar su li­cen­cia.

LA ÚNI­CA SO­LU­CIÓN

La úni­ca so­lu­ción a los pro­ble­mas de Luis Arroyo, es una ope­ra­ción que tie­ne un va­lor apro­xi­ma­do de 15 mi­llo­nes de pe­sos -en for­ma par­ti­cu­lar- la cual no pue­de pa­gar con su suel­do. Por lo mis­mo, es­tá es­pe­ran­do ser ope­ra­do en el hos­pi­tal.

Por lo que el afec­ta­do ape­la a que su diag­nós­ti­co, el que ne­ce­si­ta una ci­ru­gía de ca­rác­ter ur­gen­te, sea to­ma­do en cuen­ta y pue­dan rea­li­zar­le el pro­ce­di­mien­to en el re­cin­to hos­pi­ta­la­rio.

“To­dos mis do­cu­men­tos es­tán en el Ser­vi­cio de Sa­lud de Los Án­ge­les, sin em­bar­go, se­gún lo que di­jo el di­rec­tor del hos­pi­tal, exis­te una enor­me lis­ta de es­pe­ra pa­ra ci­ru­gía de ca­de­ra. Ya no sé qué ha­cer, es­toy de­ses­pe­ra­do, no dis­pon­go del di­ne­ro, mis do­lo­res ya no los cal­ma nin­gún me­di­ca­men­to. Ne­ce­si­to ayu­da ur­gen­te”, acen­tuó Luis Arroyo.

Fi­nal­men­te, el afec­ta­do re­cal­có que no ne­ce­si­ta que le den di­ne­ro, “no me que­jo de eso, so­la­men­te pi­do que me ayu­den a vol­ver a tra­ba­jar lo an­tes po­si­ble, y la úni­ca al­ter­na­ti­va pa­ra eso, es con­se­guir ope­rar­me lo an­tes po­si­ble”, ce­rró Luis Arroyo, la­jino afec­ta­do de una gra­ve do­len­cia en sus ca­de­ras, lo que po­dría ter­mi­nar cos­tán­do­le su fuen­te la­bo­ral.

HOM­BRE DE 49 AÑOS, en­fa­ti­zó que só­lo pi­de que lo ayu­den a vol­ver a tra­ba­jar lo an­tes po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.