Abs­ten­ción, la (no) par­ti­ci­pa­ción en elec­cio­nes

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ro­ber­to Po­ble­te Zapata Dipu­tado de la Re­pú­bli­ca

Apro­pó­si­to de los cien­tos y mi­les de per­so­nas que no acu­die­ron a vo­tar es­te fin de se­ma­na, de aque­llos que se que­jan de las au­to­ri­da­des “que les to­can”, o de los que “no es­tán ni ahí” con la política, de los que se de­cla­ran abier­ta­men­te Apo­lí­ti­cos.

Son mu­chas las cau­sas de los que de­ci­die­ron res­tar­se del pro­ce­so elec­cio­na­rio, y que, por su­pues­to tie­nen el le­gí­ti­mo de­re­cho a ma­ni­fes­tar su opo­si­ción a aque­llo que no les agra­da. Me pre­gun­to ¿Ha­cer­se par­te de es­te pro­ce­so, no es ha­cer­se car­go de nues­tros pro­ble­mas? ¿Có­mo pro­mo­ve­mos el cam­bio si nos ne­ga­mos a ex­pre­sar nues­tra vo­lun­tad en las ur­nas, si nos pri­va­mos de un de­re­cho de­fen­di­do a fue­go y san­gre en las ho­ras más os­cu­ras de nues­tra man­ci­lla­da de­mo­cra­cia?

Creo que cuan­do la ciu­da­da­nía de­ci­de ele­gir a sus go­ber­nan­tes, se ha­ce car­go de la so­lu­ción de sus pro­ble­mas, se ha­ce car­go de pro­pi­ciar los cam­bios, pe­ro por so­bre to­do, se ha­ce car­go de man­te­ner la de­mo­cra­cia, por­que la de­mo­cra­cia no se ejer­ce por só­lo al­gu­nas per­so­nas, es un ejer­ci­cio que de­be­mos cui­dar y man­te­ner día a día.

¿He­mos reac­cio­na­do en con­tra del po­der de la “cla­se política”? en mi opinión tal cla­se No exis­te, só­lo apa­re­ce cuan­do la ciu­da­da­nía –don­de real­men­te re­si­de el po­der– se nie­ga a ejer­cer­lo. Por­que es­tá cla­ro: Na­da es­ca­pa del ám­bi­to de lo po­lí­ti­co. El dra­ma­tur­go y poe­ta ale­mán Ber­told Brecht, en su poe­ma “El Anal­fa­be­to Po­lí­ti­co”, sos­tie­ne “que el cos­to de la vi­da, el pre­cio de los po­ro­tos, del pes­ca­do, de la ha­ri­na, del arrien­do, de los za­pa­tos y de las me­di­ci­nas de­pen­den de las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, y ha­cia el fi­nal del poe­ma agre­ga que “de nues­tra ig­no­ran­cia política pro­vie­ne la pros­ti­tu­ta, el me­nor aban­do­na­do, el asal­ta­dor, y el peor de los ban­di­dos, que es el po­lí­ti­co apro­ve­cha­dor, em­bau­ca­dor y co­rrup­to, la­ca­yo de las em­pre­sas na­cio­na­les y mul­ti­na­cio­na­les”.

Nues­tro Chi­le se es­tá lle­nan­do de de­sen­can­ta­dos, de anal­fa­be­tos po­lí­ti­cos por op­ción, de un sis­te­ma que des­pre­cian, pe­ro que se nie­gan a cam­biar con su apa­tía.

La abs­ten­ción de los vo­tan­tes no es só­lo fal­ta de mo­ti­va­ción o des­con­ten­to, es tam­bién su ex­pre­sión de re­cha­zo a un sis­te­ma que di­cen no los re­pre­sen­ta.

Es tam­bién res­pon­sa­bi­li­dad de quie­nes es­ta­mos lla­ma­dos a ga­ran­ti­zar sus de­re­chos, de quie­nes de­be­mos mo­ti­var­los a ejer­cer es­te de­re­cho uni­ver­sal de su­fra­gio, en for­ma li­bre y de­mo­crá­ti­ca.

El re­cien­te pro­ce­so elec­cio­na­rio nos de­be mo­ver ha­cia la re­fle­xión de có­mo in­cen­ti­var la par­ti­ci­pa­ción de ese es­qui­vo 70% de la po­bla­ción que de­ci­dió no ha­cer­se par­te de es­te pro­ce­so de­mo­crá­ti­co.

Nues­tro Chi­le se es­tá lle­nan­do de de­sen­can­ta­dos, de anal­fa­be­tos po­lí­ti­cos por op­ción, de un sis­te­ma que des­pre­cian, pe­ro que se nie­gan a cam­biar con su apa­tía. La abs­ten­ción de los vo­tan­tes no es so­la­men­te fal­ta de mo­ti­va­ción, es tam­bién su ex­pre­sión de re­cha­zo a un sis­te­ma que di­cen no los re­pre­sen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.