La lec­ción de las elec­cio­nes

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Da­niel Sán­chez Br­kic Aca­dé­mi­co Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les Uni­ver­si­dad Cen­tral

Mu­chos pen­sá­ba­mos que la abs­ten­ción en las elec­cio­nes bor­dea­ría el 60%. Na­da ha­cía su­po­ner un por­cen­ta­je tan ele­va­do no dis­pues­tos a va­li­dar un sis­te­ma tan se­gre­ga­do co­mo el nues­tro, la ci­fra fi­nal; cer­ca­na al 66% da cuen­ta de una si­tua­ción que tar­da­rá tiem­po en ana­li­zar­se si se ha­ce de for­ma se­ria.

Na­die, a de­cir ver­dad, pue­de de­cla­rar­se ga­na­dor en es­te pro­ce­so ( pe­se al afán de mu­chos) cuan­do só­lo un 34% de elec­to­res ha asis­ti­do a ma­ni­fes­tar su vo­lun­tad. No es po­si­ble que nos di­gan que por ejem­plo Evelyn Matt­hei ha ga­na­do si só­lo 32.000 per­so­nas la han es­co­gi­do de un pa­drón de 162.963; es de­cir, 19.6% no re­sul­ta re­pre­sen­ta­ti­va de na­da.

Cul­par a quie­nes no vo­tan en es­tas elec­cio­nes re­sul­ta un ar­gu­men­to sim­ple, tar­dío y fa­laz. De­be­mos ele­gir en­tre can­di­da­tos que asig­nan, re­par­ten y co­lo­can los par­ti­dos po­lí­ti­cos y sus di­ri­gen­tes ( hay si­tua­cio­nes en que es­to se re­suel­ve en una co­ci­na); nos pi­den asis­tir (ca­si co­mo im­pe­ra­ti­vo éti­co) a es­co­ger uno de los que ellos de­ci­den; con es­to es­ta­mos va­li­dan­do es­te mo­de­lo de asig­na­cio­nes al vo­leo y de esa ma­ne­ra nue­va­men­te vuel­ven a sa­lir los mis­mos de siem­pre, en­ton­ces nos cul­pan de no obe­de­cer­les ¡Pa­tra­ñas¡

Es es­te el mo­men­to pa­re­cie­se ser de al­zar la voz con de­te­ni­mien­to y ob­ser­var lo que ha pa­sa­do por ejem­plo en Val­pa­raí­so: si bien es cier­to ha si­do elec­to Jor­ge Sharp, con el 53% de los vo­tos, só­lo el 33% de los elec­to­res del puer­to asis­tió a su­fra­gar; re­sul­ta una elec­ción tam­po­co re­pre­sen­ta­ti­va en tér­mi­nos es­ta­dís­ti­cos. Lo va­lio­so al pa­re­cer se­ría el que mu­chos han de­ci­di­do apos­tar por ven­ti­lar el puer­to y lim­piar­lo un po­co.

Los po­lí­ti­cos de­ses­pe­ra­dos en día de las elec­cio­nes ha­cien­do lla­ma­dos a to­da ho­ra pa­ra “le­van­tar­se” a vo­tar tam­bién re­sul­ta re­ve­la­dor del pro­ce­so. Los que ins­tan a asis­tir par­ten de la ba­se que es­tán to­dos en ca­ma, dur­mien­do o ha­cien­do otras co­sas y que “le­van­tar­se” a vo­tar re­sul­ta el ca­mino ló­gi­co pa­ra sa­lir del has­tío que nos ge­ne­ra es­ta elec­ción, ba­jo la con­sig­na: “le­ván­ta­te por fa­vor pues sa­be­mos que ha­ces al­go más en­tre­te­ni­do que ve­nir”, lo que a de­cir ver­dad es cier­to, siem­pre hay co­sas me­jo­res que asis­tir a un en­ga­ño.

Po­dría tam­bién re­vi­sar­se la gran ofer­ta pro­gra­má­ti­ca de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pre­pa­ran­do su día de trans­mi­sio­nes con pro­gra­mas fan­tás­ti­cos que ser­vi­rían pa­ra ayu­dar a to­mar de­ci­sio­nes in­for­ma­das. Al fi­nal, evi­den­te­men­te, so­la­men­te pa­tra­ñas y las­tre de un gru­po de per­so­nas po­seí­das por los egos y las lu­ces. En­tre tan­to lla­ma­do los ca­na­les de te­le­vi­sión abier­ta mos­tra­ban hu­mo­ris­tas con ru­ti­nas de ha­ce 10 años; mo­de­los; pa­ya­sos ju­gan­do a ser can­di­da­tos; co­ci­ne­ros (otra vez) ha­cien­do sus ma­gias; te­le­se­ries gas­ta­das in­vi­tan­do a la ciu­da­da­nía a caer en sus fau­ces y cuan­ta co­sa sin sen­ti­do que úni­ca­men­te lle­na de va­cío nues­tros co­ra­zo­nes.

Con to­do ello la ta­sa de abs­ten­ción pa­re­ce la in­di­ca­da; es de es­pe­rar que al­gu­nos com­pren­dan que la ciu­da­da­nía ha ha­bla­do y ha ma­ni­fes­ta­do su opinión. Ha ga­na­do la abs­ten­ción y el in­te­rés por otras co­sas. Ha arra­sa­do la op­ción “us­ted no me in­tere­sa”, “lo que pien­sa no me im­por­ta”.

¿Quié­nes han ga­na­do? Los que rea­li­zan los ver­da­de­ros cam­bios que nues­tra so­cie­dad ne­ce­si­ta; los pro­fe­so­res en el au­la pro­mo­vien­do las mi­ra­das que ne­ce­si­ta­mos, ma­más y pa­pás edu­can­do y cui­dan­do a los ni­ños; cam­pe­si­nos cul­ti­van­do la tie­rra pa­ra dar­nos ali­men­tos, y to­dos los que en de­fi­ni­ti­va rea­li­zan un tra­ba­jo no­ble, ahí re­sue­nan esas pa­la­bras: “Les pi­do que se va­yan a sus ca­sas con la ale­gría sa­na de la lim­pia vic­to­ria al­can­za­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.