Ab­suel­ven a hom­bre que fue acu­sa­do por por­te ile­gal de ar­ma de fue­go

Du­ran­te el jui­cio, no pu­do afir­mar­se que el acu­sa­do qui­sie­ra aten­tar con­tra la vi­da o in­te­gri­dad de una per­so­na. Tam­po­co se lo­gró com­pro­bar que di­cha ar­ma es­tu­vie­se vin­cu­la­da di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te con un de­li­to o que se­ría uti­li­za­da pa­ra co­me­ter uno.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - POLICIAL -

Los jue­ces del Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de Los Án­ge­les de­ci­die­ron ab­sol­ver a un hom­bre acu­sa­do por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co co­mo au­tor del de­li­to de por­te de ar­ma de fue­go prohi­bi­da.

La de­ci­sión fue adop­ta­da en un fa­llo uná­ni­me, al es­ta­ble­cer que la no­che del 16 de ju­lio de 2015, el hom­bre se en­con­tra­ba en el sec­tor ru­ral de Por­ve­nir, en la co­mu­na de Los Án­ge­les, ca­zan­do pa­tos.

“Hay cier­tas con­duc­tas que, si bien vul­ne­ran el tex­to ex­pre­so de la Ley, en esen­cia no cons­ti­tuían un de­li­to si es que no afec­tan el bien que se tra­ta de pro­te­ger con esa Ley. Me re­fie­ro a que, en el ca­so con­cre­to, es­ta per­so­na an­da­ba ca­zan­do en el cam­po con una es­co­pe­ta que -en de­fi­ni­ti­va- ha­bía si­do de su abue­lo y lo úni­co que no ha­bía he­cho era ins­cri­bir­la”, re­la­tó el juez ti­tu­lar del Tri­bu­nal de Jui­cio Oral en lo Pe­nal de Los Án­ge­les, Ch­ris­tian Os­ses Bae­za.

En vir­tud de esos an­te­ce­den­tes, el tri­bu­nal no con­si­de­ró que eso era cons­ti­tu­ti­vo de un de­li­to pues­to que lo que la ley pre­ten­de pro­te­ger “es que es­tas ar­mas no cai­gan en po­der de de­lin­cuen­tes ni se co­me­tan ilí­ci­tos con ellas”, re­la­tó Os­ses.

Co­mo en es­te ca­so no ocu­rría así, aña­dió el juez, se con­si­de­ró que fal­ta­ba un ele­men­to del de­li­to que es el an­ti­ju­ri­ci­dad.

“Con es­ta re­so­lu­ción no es­ta­mos de­ro­gan­do el por­te ile­gal de ar­ma ni mu­cho me­nos di­cien­do que se pue­de por­tar li­bre­men­te un ar­ma sino que, pa­ra es­te ca­so con­cre­to, (el he­cho) no era cons­ti­tu­ti­vo de de­li­to a jui­cio del tri­bu­nal”, ex­pli­có.

Du­ran­te el jui­cio, ade­más, que­dó acre­di­ta­do que el fin de es­ta per­so­na no era ocu­par el ar­ma pa­ra co­me­ter al­gún de­li­to ni tam­po­co ha­bía ries­go de que ca­ye­ra en ma­nos de un de­lin- cuen­te. Os­ses ma­ni­fes­tó que, la idea, es que las per­so­nas que se de­di­can a la ca­za y que es­tán en po­se­sión de un ar­ma, la ten­gan ins­cri­tas y en for­ma le­gal.

En ca­so con­tra­rio, “es bueno reite­rar el lla­ma­do que rea­li­zan las au­to- ri­da­des a que en­tre­guen esas ar­mas que, a lo me­jor, no es­tán de­bi­da­men­te po­seí­das y que las ha­gan lle­gar a Ca­ra­bi­ne­ros y evi­tar pro­ble­mas”, re­la­tó Os­ses.

En ca­so de ser de­cla­ra­do cul­pa­ble por el de­li­to de por­te ile­gal de ar­ma de fue­go, la pe­na es de cár­cel efec­ti­va y arries­ga una con­de­na de co­mien­za en los 3 años y un día.

La sa­la es­tu­vo com­pues­ta por los ma­gis­tra­dos An­to­nia Flo­res Ru­bi­lar, Ch­ris­tian Os­ses Bae­za y Ma­ri­sol Pa­nes Vi­ve­ros.

EL JUI­CIO SE REALI­ZÓ en de­pen­den­cias del Tri­bu­nal de Jui­cio Oral en lo Pe­nal de Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.