Experto plan­tea que Ba­che­let fue de­rro­ta­da en mu­ni­ci­pa­les y que La­gos per­dió li­de­raz­go

El experto Ber­nar­do Na­va­rre­te, re­co­no­ce que el ex Pre­si­den­te fue uno de los per­de­do­res de la jor­na­da y que, a la luz de los re­sul­ta­dos, “La­gos cier­ta­men­te re­sul­ta me­nos atrac­ti­vo que Gui­llier”.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Es­te do­min­go, las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de­ja­ron ga­na­do­res y per­de­do­res no só­lo a ni­vel co­mu­nal. A jui­cio de es­pe­cia­lis­tas, los co­mi­cios es­ta­ban “pre­si­den­cia­li­za­dos”, lue­go de que se hi­cie­ra pú­bli­ca la dis­po­si­ción de car­tas del ofi­cia­lis­mo pa­ra asu­mir el cu­po del sec­tor con mi­ras a La Moneda. De es­ta ma­ne­ra, mien­tras en San­tia­go y Pro­vi­den­cia se aso­ció el triun­fo de Ales­san­dri y Matt­hei a un res­pal­do pa­ra la op­ción del ex Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra, la pér­di­da del PPD en la prin­ci­pal co­mu­na de la ca­pi­tal fue vis­ta co­mo un fuer­te gol­pe a la al­ter­na­ti­va del ex Man­da­ta­rio Ri­car­do La­gos.

Sin em­bar­go, a jui­cio del cien­tis­ta po­lí­ti­co de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, Ber­nar­do Na­va­rre­te, las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de­jan co­mo prin­ci­pal de­rro­ta­da a la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, en tan­to re­pre­sen­ta el li­de­raz­go de la coa­li­ción per­de­do­ra, la Nue­va Ma­yo­ría. Por eso, pa­ra re­sol­ver es­ta si­tua­ción, “lo que ne­ce­si­ta la Pre­si­den­ta Ba­che­let es una pri­ma­ria con can­di­da­tos que con­cu­rran a ella, pa­ra re­sol­ver con­flic­tos in­ter­nos del área pro­gra­má­ti­ca. Las pri­ma­rias tam­bién cum­plen esa fun­ción, de re­tro­traer los pro­ble­mas de las coa­li­cio­nes. En­ton­ces, La­gos es una can­di­da­tu­ra que in­clu­so pa­ra al­gu­nos, más allá de que ga­ne o no, es ne­ce­sa­ria pa­ra la pri­ma­ria”, ex­pli­ca.

El es­pe­cia­lis­ta agre­ga que, en es­ta ins­tan­cia, la can­di­da­tu­ra del ex Je­fe de Es­ta­do in­clu­so se ve me­jor pro­yec­ta­da que otras del ofi­cia­lis­mo. “La­gos pue­de ser, per­fec­ta­men­te, el ga­na­dor de una pri­ma­ria al in­te­rior de los par­ti­dos”, in­di­ca.

No obs­tan­te, el aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de Hu­ma­ni­da­des re­co­no­ce que el ex mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas fue uno de los derrotados tras las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. “Mien­tras Pi­ñe­ra fue a sa­lu­dar a los ga­na­do­res en San­tia­go y Pro­vi­den­cia, La­gos iba a apo­yar a quién per­dió y, ade­más, da un men­sa­je erra­do: que Ca­ro­li­na Tohá tie­ne un fu­tu­ro por de­lan­te, es­ta­ble­cien­do así que si lle­ga al Go­bierno, po­drá ser mi­nis­tra. Eso es en­ten­der mal el men­sa­je en la elec­ción mu­ni­ci­pal.

“Uno de los per­de­do­res de la no­che fue el can­di­da­to de la Nue­va Ma­yo­ría, lo que no nos pue­de ha­cer per­der la idea de que quien per­dió acá, des­de el pun­to de vis­ta del li­de­raz­go que sus­ten­ta la coa­li­ción, es la Pre­si­den­ta Ba­che­let. La res­pon­sa­bi­li­dad política es­tá en la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca”, in­sis­te.

El pro­fe­sio­nal con­ti­núa se­ña­lan­do que es­to “no es una bue­na no­ti­cia pa­ra La­gos, por­que va a te­ner que dar ex­pli­ca­cio­nes por la abs­ten­ción y por los can­di­da­tos que pier­den. Aho­ra, si se pue­de in­ter­pre­tar eso co­mo un li­de­raz­go ca­paz de ex­pli­car las de­rro­tas, pue­de ser al­go muy in­tere­san­te des­de el pun­to de vis­ta co­mu­ni­ca­cio­nal”.

Pe­se a ello, y con las cifras a mano, “La­gos cier­ta­men­te re­sul­ta me­nos atrac­ti­vo que Gui­llier, por­que, di­cho sea de pa­so, el úni­co par­ti­do que su­be en su vo­ta­ción es el Par­ti­do Ra­di­cal. Des­de el pun­to de vis­ta de lo sus­tan- ti­vo, cuán­tos vo­tos y car­gos se tie­nen, el PR fue más exi­to­so y eso pu­die­ra tras­pa­sar­lo a la fi­gu­ra de Gui­llier, lo cual no se da en el res­to de los par­ti­dos de la coa­li­ción que po­drían apo­yar a La­gos”, afir­ma.

Aún con esos an­te­ce­den­tes, el experto re­cha­za la idea de aso­ciar los re­sul­ta­dos de las mu­ni­ci­pa­les a una even­tual re­nun­cia del ex Man­da­ta­rio a con­ti­nuar su ca­rre­ra por el si­llón pre­si­den­cial. “Es­ta­ría­mos asu­mien­do que la me­mo­ria de los elec­to­res y del sis­te­ma de par­ti­dos es au­to­má­ti­ca, y que si hay una crí­ti­ca sus­tan­ti­va hoy, es­ta se va a man­te­ner en los pró­xi­mos me­ses. Eso no fun­cio­na, por lo que los can­di­da­tos se pue­den rear­ti­cu­lar co­mo quie­ran”, en­fa­ti­za.

SE­BAS­TIÁN PI­ÑE­RA

Pa­ra Na­va­rre­te, con los re­sul­ta­dos de la mu­ni­ci­pal, Pi­ñe­ra no ne­ce­si­ta ca­pi­ta­li­zar ur­gen­te­men­te el triun­fo, sin­ce­ran­do su as­pi­ra­ción de re­ele­gir­se. “Des­de el pun­to de vis­ta del jue­go de imá­ge­nes, Pi­ñe­ra se pue­de to­mar to­do el tiem­po del mun­do, por­que la ima­gen de éxi­to ya la tie­ne re­suel­ta. En con­se­cuen­cia, pa­re­cie­ra que na­die hoy se le­van­ta­ra pa­ra com­pe­tir­le”.

IN­DE­PEN­DIEN­TES

El es­pe­cia­lis­ta des­car­ta que el Mo­vi­mien­to Au­to­no­mis­ta le­van­te una car­ta pre­si­den­cial el pró­xi­mo año, en con­si­de­ra­ción a lo que ocu­rrió en Val­pa­raí­so, don­de el triun­fa­dor fue Jor­ge Sharp.

“De ahí no va a sa­lir una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, eso no se ins­ta­la en un año. Na­die se lo ex­pli­ca­ría. Lo cla­ve y que le ocu­rrió a Jo­se­fa Errá­zu­riz en Pro­vi­den­cia, es que no bas­ta só­lo con un buen dis­cur­so, res­ca­tan­do la im­por­tan­cia de la par­ti­ci­pa­ción, de la trans­ver­sa­li­dad y de po­lí­ti­cas co­mo las ci­clo­vías. Los ciu­da­da­nos qui­zá pe­dían otra co­sa en Pro­vi­den­cia y ella lo asu­mió muy bien des­pués, al se­ña­lar que no tu­vo la sin­to­nía pa­ra en­ten­der lo que se le es­ta­ba pi­dien­do. Eso tam­bién pue­de pa­sar en Val­pa­raí­so. Hay que ver si tras los cua­tro años, los ciu­da­da­nos de Val­pa­raí­so ter­mi­nan re­eli­gien­do a Sharp”, sos­tie­ne.

ABS­TEN­CIÓN

Pa­ra el ana­lis­ta, las al­tas ta­sas de abs­ten­ción son el re­fle­jo de una “be­ne­vo­len­te in­di­fe­ren­cia” de la ciu­da­da­nía con el sis­te­ma po­lí­ti­co. “Es­to no tie­ne que ver no con la ofer­ta, sino con la ca­pa­ci­dad ob­je­ti­va de rea­li­zar los cam­bios que la gen­te cree que se pue­den ha­cer”, sos­tie­ne.

Al res­pec­to, com­ple­men­ta, se­ña­lan­do que “la de­mo­cra­cia no es un cir­co, por lo que es di­fí­cil ge­ne­rar atrac­ción o in­te­rés en las per­so­nas en elec­cio­nes que no son crí­ti­cas. Na­da cam­bia en Chi­le en for­ma ra­di­cal y, en con­se­cuen­cia, los chi­le­nos no van a ver en las can­di­da­tu­ras del pró­xi­mo año una si­tua­ción en que un can­di­da­to A es­té di­cien­do 100% lo opues­to del can­di­da­to B. To­dos se mue­ven en lí­neas so­cial­de­mó­cra­tas, in­de­pen­dien­te que de­cla­ren po­si­cio­nes más a la de­re­cha o a la iz­quier­da”.

EL PRO­FE­SIO­NAL ase­gu­ra que La­gos fue un gran de­rro­ta­do. “Mien­tras Pi­ñe­ra fue a sa­lu­dar a los ga­na­do­res en San­tia­go y Pro­vi­den­cia, La­gos iba a apo­yar a quién per­dió”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.